Virus

Los virus son causantes de diversas enfermedades y muchas de ellas pueden ser letales, como también pueden ser de menores consecuencias.

La gripe común, la influenza, el Covid-19, VIH, el sarampión, la viruela, el ébola, entre otras, son algunas de las enfermedades causadas por los virus.

Algunas de ellas son muy comunes, como el refriado o la gripe, y otras son muy graves, incluso, hasta fatales como el ébola.

Los virus son en realidad microscópicos y están hechos de material genético, ARN o ADN, encapsulados por una membrana proteica.

Su función es alterar el material genético de las células que infestan para multiplicarse, y muchas veces durante este proceso, ¡la célula infestada muere!

En este caso, los virus no pueden ser tratados con antibióticos, por lo que deben elaborarse antivirales y vacunas con material genético del mismo virus para contrarrestarlo.

Sin embargo, es el sistema inmunológico del cuerpo humano quien debe defenderse de estos microrganismos. Es por esa razón, que este sistema debe reforzarse para poder contraatacar al virus.

En ciertos casos, al contraer un virus, es posible que la persona no sufra la enfermedad, ya que el sistema inmunológico se encarga de eliminarlo por sí mismo.

Pero, algunos virus son muy resistentes y rápidos en esparcirse en el cuerpo humano, infestando muchas células y causando así las enfermedades.

Para estos tipos de virus más fuertes, se necesita un refuerzo como lo son los antivirales y las vacunas.

Recordemos que los antibióticos no funcionan con los virus, ya que no tienen la misma constitución que las bacterias.

Tipos de virus

Hay diferentes tipos de virus según su composición y forma de replicarse. La clasificación Baltimore, llamada así debido a su autor, los clasifica de la siguiente manera:

 

 

Virus de ADN:

Estos virus están codificados en forma de ADN. Para multiplicarse, se filtran a través de la membrana de una célula sana, fusionándose con ella. Este tipo de virus es dependiente de la síntesis de ADN de la célula.

Virus de ARN:

Estos virus utilizan el ácido ribonucléico o ARN de la célula. Mientras que los virus de ADN se alojan en el núcleo de la célula, los virus de ARN se alojan en el citoplasma.

Por otro lado, los virus de ARN utilizan sus propios ARN para replicarse, y no dependen de la célula que infestan.

¿Cómo se transmiten los virus?

Los virus se encuentran en la naturaleza desde el inicio de los tiempos. Y, también se han fabricado virus en laboratorios utilizando muestras de otros ya existentes.

Ha pasado que algunos virus, durante el proceso de replicación, han mutado y se vuelven más resistentes a los antivirales fabricados.

Su forma de transmitirse de un huésped a otro también varía: pueden transmitirse por vía aérea al respirar, se pueden obtener directamente de las madres, pueden ser ingeridos cuando la persona está alimentándose, por picaduras de insectos o a través de relaciones sexuales.

Poe ejemplo, el Covid-19, un virus que está haciendo estragos a nivel mundial, se transmite por vía aérea a través de gotículas cuando respiramos o hablamos.

Recordemos que los virus necesitan un período de incubación, el cual puede ser muy corto o algo largo manteniéndose en latencia, como es el caso del HIV o virus del Sida.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario