Verduras por diversión: 10 consejos para un programa exitoso de huertos urbanos para niños

Mi objetivo al trabajar con programas de jardinería para niños es abrirles los ojos a un mundo dentro del espacio de clase al aire libre que está lleno de flores y tratar de hacer de la experiencia un evento que recordarán por mucho tiempo.

Cuando se trabaja con un programa de horticultura urbana para niños en edad escolar primaria, es importante comprender qué hará que un programa de horticultura para niños sea exitoso. Primero hay que darse cuenta de que los objetivos de jardinería de un niño difieren de los de un adulto. Los programas de jardinería de las escuelas intermedias y secundarias difieren de los de los niños más pequeños en los métodos y los planes de estudios presentados. El objetivo principal de los niños en la jardinería es el descubrimiento y la experimentación. En otras palabras, no miden el éxito por la cantidad o calidad de una cosecha; es la recompensa de experimentar el proceso. Los niños utilizarán los cinco sentidos para explorar y descubrir el entorno del jardín. La horticultura para niños no solo estimulará sus sentidos, sino que creará una conexión de por vida con la naturaleza, opciones más saludables y cuidado de nuestro medio ambiente. Los niños sienten curiosidad por las maravillas de la naturaleza; les gusta aprender haciendo y les encantará jugar en un jardín diseñado pensando en ellos. Un programa de jardinería para niños debe presentarse y planificarse como una actividad de aprendizaje divertida rodeada de un mundo de descubrimientos. Ya sea que trabaje con un niño o con una docena de ellos, encontrará útiles estos consejos para personalizar su programa de jardinería.

Como se mencionó anteriormente, el interés de los niños por la jardinería es diferente al de los adultos. La aspiración de los adultos en la horticultura se agrupa en tres categorías, todas basadas en el «factor de pulgar verde» que son; una fuente sostenible de productos frescos, el factor económico, la salud y la nutrición orgánica. Estos tres objetivos se pueden incorporar en un plan de estudios para un programa de jardinería infantil equilibrado. Al presentar un plan de estudios de jardinería, funciona mejor cuando se presenta como «momentos de enseñanza».

  1. Defina las metas para formar este club de jóvenes jardineros. ¿Qué espera lograr en esta situación de jardinería? ¿Será un lugar para la meditación tranquila, la enseñanza de la ciencia, la creación de un mercado de agricultores o un lugar para una alimentación saludable? Saber esto lo ayudará a decidir el tipo de entorno de jardín que creará, como una planta nativa, una reliquia familiar, orgánico, a base de hierbas o de exhibición.
  2. Confíe en los expertos. Tome prestadas las reglas, los consejos y las técnicas de jardinería de un exitoso programa comunitario de jardinería en su área. Los jardines de tipo comunitario más exitosos cuentan con el apoyo de un grupo de personas involucradas. Este es el momento de reunir a un grupo de maestros con ideas afines y ayudantes de su círculo de influencia. Los jardineros maestros locales, las oficinas de granjas, las organizaciones de jardines botánicos y orgánicos y los viveros pueden brindar orientación y apoyo.
  3. Dé a los niños su propio espacio en el jardín para el principio de posesión. Esto les dará a los niños un sentido de ‘propiedad’ de un espacio familiar y fomentará el compromiso y la responsabilidad con el proyecto de jardinería. Ya sea que use camas elevadas, contenedores reutilizados o una parcela de tierra tradicional, asegúrese de darles a los niños su propio espacio de jardín separado y anímelos a ensuciarse las manos.
  4. Haga que el jardín sea atractivo para los sentidos, las flores coloridas se suman a la imagen; cultivos aromáticos que atraen al olfato, así como productos que se pueden comer de la vid. Elija una variedad de vegetales que se adapten bien a su región y temporada de crecimiento. También sería genial incluir algunas flores comestibles para el color y hierbas para la fragancia. Los niños quedarán fascinados con las diferentes formas y texturas. Para tener un buen comienzo, plante verduras fáciles de cultivar como pepinos, col rizada, calabacín, lechuga, frijoles, guisantes, calabaza de verano, pimientos y acelgas, todos fáciles de cultivar.
  5. Prepare a los jóvenes jardineros para el éxito con las mejores condiciones de suelo y luz disponibles. Esto es parte de la estrategia de planificación. En los entornos urbanos es común encontrar situaciones como malas condiciones del suelo; contaminante, jardinería en áreas de formas irregulares rodeadas de asfalto o cemento. Recuerde que la mayoría de los huertos requieren al menos de seis a ocho horas de luz solar al día. También es útil tener fácil acceso al agua. No se desanime si el sitio de su jardín tiene demasiados obstáculos, posiblemente sea una señal de que debe considerar la jardinería en contenedores.
  6. Comience el jardín a partir de semillas. Los niños aprenderán más al ver el proceso de crecimiento a medida que comienza. Esta es una parte importante del proceso de descubrimiento; notarán el sistema de raíces y harán sus propias observaciones sobre el desarrollo y los ciclos de vida de las plantas. El cuidado que se le da a la germinación de las semillas y al cuidado de las plántulas jóvenes es una parte valiosa de la experiencia de jardinería. Además, las semillas se convertirán en plantas más saludables si se inician en el interior de una habitación cálida. Una vez que las hojas verdaderas han brotado, se pueden trasplantar a la cama del jardín según la temporada de crecimiento.
  7. Es posible que deba ayudar ‘detrás de escena, ‘hacer un poco de trampa’. No tienen que saber acerca de cada pequeño problema que haya corregido. Es posible que deba salir antes o después de la sesión del programa para quitar babosas e insectos de las verduras. Patrulle regularmente para detectar plagas, pero no use pesticidas. Los niños no deben estar expuestos a las toxinas. En su lugar, elimine los insectos arrojándolos con agua. Cambie algunas plantas que fueron severamente dañadas debido al mal manejo; reemplace las semillas en camas que fueron plantadas incorrectamente. Que los niños sientan un sentido de propiedad en la trama es lo principal. Un buen resultado en la jardinería basado únicamente en el esfuerzo de los niños es secundario.
  8. Usa el tiempo asignado sabiamente. Tener una hora establecida de inicio y finalización de las sesiones. Cambie la actividad para mantener a los niños entusiasmados con ir al jardín. La hora del jardín para los niños debe ser en el fresco del día. Incluya actividades relacionadas con el jardín, juegos y manualidades en su programa. Tenga en cuenta que es posible que los niños no estén listos en todo momento para todas las tareas del jardín. Es posible que no todos los niños disfruten de todas las tareas del jardín. Hay algunos que no disfrutarán el proceso de plantar afuera en la tierra, incluso aquellos que pueden estar asustados por los insectos. La incorporación de actividades temáticas de jardín le dará a sus hijos una variedad necesaria. Esto asegurará que los niños esperen con ansias las sesiones futuras y tendrá un impacto positivo en el comportamiento.
  9. Las herramientas y el equipo de jardinería son una necesidad. Cuando les proporcionas herramientas a los niños, estás reconociendo la importancia del trabajo que están haciendo. También en la categoría de herramientas de jardinería, hay muchos objetos de cocina que se pueden reutilizar para uso en jardinería. Los utensilios de cocina de plástico duro son excelentes herramientas de jardín; se pueden utilizar como una pala o pala. Usamos botellas de agua potable para los recipientes de riego. Si es necesario, permítales usar sus herramientas manuales bajo estrecha supervisión. Los usos de herramientas de jardinería de plástico baratas son peores que no tener ninguna herramienta; se rompen fácilmente y desalentarán a cualquier usuario.
  10. Involúcrelos durante todo el proceso, desde la semilla hasta la mesa. El jardín es un lugar para los momentos de enseñanza con los niños. Los niños aprenden mejor cuando entienden el contexto de su actividad. Aprenderán que la jardinería es una actividad divertida, un lugar para hacer amigos, así como un lugar donde contribuyen a la comunidad. La jardinería les da a los niños la oportunidad de aprender una habilidad importante para la vida, una que se pasa por alto en los planes de estudios escolares estándar. La jardinería también es una excelente manera de enseñar conciencia ambiental al explorar el funcionamiento de la naturaleza. Ciencias ambientales Los ciclos de vida de las plantas y la germinación de semillas se enseñan fácilmente en el salón de clases al aire libre. También lo son las matemáticas, la escritura creativa, la lectura, los estudios sociales, la nutrición, la observación y las bellas artes. Además de plantar y nutrir sus lechos de jardín, asegúrese de que sean una parte activa en la cosecha y preparación de sus vegetales para la mesa, sin importar cuán modesto sea el rendimiento de la cosecha.

Un jardín de vegetales para niños abrirá sus mentes a una experiencia de aprendizaje de ‘clase mundial’ sobre plantas y flores.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario