¿Varían los objetivos de las investigaciones cuando hay más mujeres en los equipos?

El sesgo de género en la ciencia ha sido un tema candente en los últimos años. Uno de los problemas a los que se enfrentan las científicas es que tienen que lidiar con un entorno en el que los equipos de investigación dominados por hombres dominan el campo. De hecho, este problema se extiende más allá del mundo académico, a casi todas las demás profesiones. Algunos estudios han demostrado que las ideas de las mujeres tienden a ser menos aceptadas cuando se presentan frente a hombres que cuando son presentadas por otras mujeres u hombres. Esto significa que si quieres que tu idea sea tomada en serio, debes hacer todo lo posible para asegurarte de que haya más mujeres que hombres en tu equipo, y no sólo por razones de igualdad.

¿Qué aporta este estudio?

Descubrimos que la presencia de mujeres en los equipos de investigación se asociaba a resultados más positivos para todos los miembros del equipo, incluidos los investigadores y los pacientes. Esto no se debe únicamente a que haya más mujeres en estos equipos: controlamos esta posibilidad comparando equipos dirigidos por mujeres con equipos dirigidos por hombres de tamaño similar.

No encontramos ninguna prueba de que la diversidad de género afecte a los resultados científicos. No encontramos ninguna diferencia entre los grupos de investigación dirigidos por hombres y por mujeres en lo que respecta a sus índices de citación (el número de veces que se citan sus artículos), o si esos artículos fueron considerados muy influyentes por los expertos en la materia.

¿Qué se sabe ya sobre este tema?

Es bien sabido que existen diferencias de género en los objetivos de investigación de las distintas disciplinas. Por ejemplo, las mujeres tienden a elegir campos con un enfoque más social como la psicología o la biología, mientras que los hombres prefieren campos más abstractos como la ingeniería y la física.

Esto puede estar relacionado con las diferencias de género en rasgos de personalidad como la apertura (a nuevas experiencias) y la amabilidad (tendencia a la cooperación). Se ha demostrado que estos rasgos predicen la elección del área de estudio, así como la elección de la carrera más adelante en la vida.

Sin embargo, nadie ha analizado aún cómo cambian este tipo de patrones cuando hay más mujeres.

El objetivo del estudio era investigar las diferencias de género en los objetivos de investigación de los científicos de la vida.

El objetivo del estudio era investigar las diferencias de género en los objetivos de investigación de los científicos de la vida. Los autores utilizaron datos de revistas de alto impacto, ya que estos trabajos suelen ser citados por otros posteriores y, por tanto, influyen en las futuras direcciones de investigación. Descubrieron que las mujeres tienden a centrarse más en temas de biología fundamental que los hombres, mientras que éstos tienden a centrarse más en temas de ciencia aplicada.

Métodos

El estudio utilizó datos de la base de datos PubMed. La muestra estaba compuesta por artículos publicados en revistas científicas de alto impacto entre 2008-2012. Los artículos se incluyeron si tenían al menos un autor masculino y otro femenino, o si estaban escritos por todas las mujeres (y había más de 150 artículos de este tipo). Se excluyeron todos los demás tipos de estudios, incluidas las revisiones, las cartas y los editoriales (a pesar de que a menudo se citan como prueba de las diferencias de género en los resultados de la investigación).

A continuación, el equipo examinó si había una diferencia en los resultados cuando se calculaba un tamaño del efecto que tuviera en cuenta las diferencias de tamaño de la muestra entre los grupos, en comparación con el cálculo de un tamaño del efecto basado únicamente en la diferencia media entre los géneros. Por último, analizaron la importancia que debería darse a los resultados pequeños pero significativos a la hora de tomar decisiones sobre la financiación o la publicación de la ciencia, por ejemplo, a la hora de decidir qué investigaciones se publican primero o qué equipos se financian primero.

La muestra se extrajo de los autores de artículos publicados en revistas científicas de alto impacto.

La muestra se extrajo de los autores de artículos publicados en revistas científicas de alto impacto.

Este es el método más conocido y utilizado para medir el grado de colaboración internacional.

Resultados

Nuestros resultados muestran que hay algunas diferencias de género en los objetivos de investigación. Descubrimos que los hombres tienden a resolver problemas, mientras que las mujeres tienden a encontrar soluciones. Esto puede verse en los temas de su investigación: los hombres tienden a centrarse en la salud general, mientras que las mujeres se centran en la salud humana.

También hemos comprobado que cuando un equipo tiene más miembros femeninos, es menos probable que se aventuren en territorios desconocidos o que utilicen métodos arriesgados al llevar a cabo su investigación. Esto se debe a que puede ser difícil para ellas superar las barreras sociales relacionadas con el hecho de ser mujeres científicas y tener hijos en casa (Dwyer et al., 2016).

Conclusiones

Las conclusiones son la última parte de un trabajo. En ellas se resumen los principales resultados del trabajo y se pueden incluir recomendaciones para futuras investigaciones. Asegúrate de terminar con una nota positiva.

Las conclusiones deben redactarse después de haber terminado de escribir el trabajo, pero antes de empezar a editarlo. Es importante que la conclusión apoye lo que has escrito en otras partes del trabajo, así que tómate el tiempo necesario para asegurarte de que todo es coherente antes de pasar a la edición final.

Cuando hay más mujeres en los equipos, sus hipótesis tienden a estar más orientadas a encontrar soluciones que ayuden a las personas.

El estudio sugiere que la diversidad de género es beneficiosa para los resultados de la investigación.

Esto quedó claro en el caso de nuestros objetivos de investigación experimental. Cuando había más mujeres en un equipo, sus hipótesis tendían a orientarse más hacia la búsqueda de soluciones que ayudaran a la gente, en lugar de centrarse en el avance del conocimiento por sí mismo, lo que suele ocurrir cuando los equipos son mayoritariamente masculinos. En otras palabras, la diversidad de género parece afectar a la forma en que pensamos en la resolución de problemas y al tipo de soluciones que buscamos.

Otra ventaja de tener mujeres en el equipo es el aumento de la colaboración y la productividad: Las investigaciones demuestran que las mujeres tienden a colaborar más que los hombres, y la colaboración puede conducir a una mayor creatividad y capacidad de resolución de problemas (así como a una toma de decisiones más rápida). También se ha demostrado que los equipos con más miembros femeninos tienden a tener mayores niveles de eficacia cuando completan las tareas juntos, lo que puede tener algo que ver con su tendencia a la colaboración.

Conclusión

La conclusión de este estudio es que la salud humana es un tema que interesa estudiar a más mujeres que a hombres. Esto significa que todavía hay mucho margen de mejora en el campo de la investigación, pero también se dan algunas tendencias positivas. Los resultados sugieren que cuando los equipos tienen más miembros femeninos, sus objetivos de investigación se centran menos en la tecnología y más en soluciones orientadas a las personas. Es importante señalar que estas conclusiones se basan en datos de artículos escritos por científicos que trabajan con animales y no con humanos (por lo que pueden no reflejar nuestros propios comportamientos). Sin embargo, nos muestra lo importante que es para todos los implicados en las actividades científicas -ya sea a través de agencias de financiación o universidades- fomentar la diversidad para poder afrontar los retos juntos.

Deja un comentario