Todo lo que necesitas saber sobre un mosaico

Al hablar de un mosaico, nos referimos a una expresión artística se da comúnmente por medio de la unión de teselas para formar una figura. Cautivando al mundo con estética distintiva los mosaicos han formado parte de nuestra historia desde la época mesopotámica. Mediante el uso de piedras conchas y marfil nuestros antepasados realizaban mosaico de forma decorativa y abstracta.

A diferencia de los creadores de esta técnica los artistas clásicos recrearon imágenes y patrones en sus mosaicos. Desde el siglo IV han adornado basílicas católicas de toda Italia con imágenes que representan Santos u otras figuras bíblicas.

¿Qué es un mosaico?

Es una obra pictórica que se realiza combinando diferentes elementos como piezas de piedra, cerámica o vidrio. Están unidas por yeso u otro aglomerante, para formar composiciones decorativas o geomáticas. A través, de estas figuras se pueden decorar paredes pisos, techos o incluso sustituir revestimientos.

También, puede hacerse en madera, por extensión cualquier obra compuesta por fracciones diversas es un mosaico.  Su creación es un arte muy antiguo, desde la edad de bronce, en Creta ya se desarrollaba esta habilidad. Por lo general, son de fondo oscuro y la figura en tonos claros con delimitaciones en metal.

Cómo se hace un mosaico

Existen diversos materiales con los que puede hacerse un mosaico. Van desde el papel, guijarros, teselas, cerámica y vidrio. Una vez seleccionado el material a utilizar es necesario un aglomerante que fije la figura. En caso de usar papel el aglomerante seria pegamento, y si se utiliza cerámicas piedra o vidrio seria cemento.

En primer lugar, se escogen los colores y la figura deseada inspirándose en la naturaleza o figuras geométricas. Luego trazan una guía de la figura sobre el material que usaran como base para el mosaico.

Mediante la aplicación de pega o cemento se da forma y color a través de cada pieza. Al culminar la figura se rellenan el espacio externo con teselas de un color neutro para darle relevancia y contraste.

Historia de los mosaicos

Los mosaicos más antiguos que se conocen datan del siglo V A.C y se hacían con pequeñas piedras de colores llamadas guijarros. En virtud de ello se dice que esta técnica fue perfeccionada por artesanos griegos.

 Ellos acumulaban guijarros de diferentes tonos que iban del blanco al negro y sin cortarlos o manipularlos componían mosaicos en pisos. Así mismo, con ayuda del cemento los romanos dieron un gran salto en el desarrollo del mosaiquismo.

 En base a este trabajo se inventaron las teselas abriendo paso a la creación de los mosaicos a finales del siglo VIII. Las escenas representadas con guijarros de color blanco, negro, rojo y verde, suelen ser del repertorio Homérico o culto a Dionisio.

El periodo de mayor esplendor para el mosaico fue el Bizantino.Ya que en él se incorporaron el uso de piedras preciosas como oro, rubí y esmeralda. Fue con la incorporación de estos materiales que elaboraron las obras más maravillosas. Se puede observar muchas de ellas en Italia en lugares como Iglesia San vital o Basílica de San Marcos.

A diferencia de otras artes como la arquitectura o pintura el mosaiquismo tuvo una época de recesión. De allí pues, que en el siglo XX con la llegada del modernismo de la mano de Antoni Gaudí se reinventa.

Actualmente podemos observar como la elaboración de mosaicos ha ido evolucionando. En la actualidad este tipo de obras combinan la técnica romana con la modernista. Dichas obras incorporan otros tipos de arte como la pintura la vitrofusión y la cerámica.

Cómo hacer un mosaico de fotos

Crear un mosaico de fotos implicaría crear una imagen a partir de otras, lo que supone un gran trabajo de organización. Incluso en fotografía analógica era un trabajo muy laborioso. Por esta razón existen aplicaciones digitales para construir mosaicos que te facilitan cuantiosamente el trabajo.

Armar un mosaico a partir de fotos solo te llevara 5 sencillos pasos:

Paso 1: Selecciona la figura

Antes que nada, debes seleccionar la imagen principal de tu mosaico.

Paso 2: Elige las imágenes

Elegir la cantidad de imágenes que formarán el mosaico y cuáles serán. Es recomendable elegir imágenes que tengas fondos claros acordes con los colores de la foto principal. Por ejemplo, si la imagen principal es de fondo negro y eliges imágenes con colores fosforescentes no tendrá el impacto que deseas.

Paso 3: Selecciona la aplicación

Para este punto ya debes tener la aplicación en tu teléfono o computadora. Solo debes colocar el Google las palabras “Como hacer un mosaico de fotos con Photoshop” y escoger una aplicación. Incluso hay aplicaciones reconocidas que disponen de este formato.

Paso 4: Carga las fotos

Ahora cargaras en la aplicación la imagen que deseas transformar y luego las imágenes secundarias. Configurando los parámetros, que serían las medidas de la imagen general y las secundarias.

Paso 5: Crea el mosaico

Para culminar pulsa crear y finalmente tendrás tu mosaico de fotos.

 Como hacer un mosaico para niños

La creación de un diseño figurativo mediante la observación de la naturaleza fortalece la administración del espacio visual. Para realizar un mosaico para niños debemos seleccionar una figura colorida, en este caso usaremos como ejemplo una mariposa.

Por medio de la observación definiremos el tamaño y los detalles que tiene la mariposa. Posteriormente, de acuerdo a la edad y nivel educativo del niño podrá dibujar la figura y sus detalles por sí mismo.

En caso de que sea un niño muy pequeño lo dibujaremos para que pueda desarrollar el resto de la técnica.  Seguidamente, el niño seleccionara el papel o cartulina de los colores de su preferencia para recortarlos en cuadros pequeños.

En esta fase debe separar por grupos los colores y formas con los que rellenara el dibujo. Finalmente, pegara los trozos pequeños de papel a través de la figura y recreara de forma creativa la mariposa.

En resumen, esta técnica artística también ayuda a los niños a desarrollar habilidades psicomotrices y la creatividad, estimulando la expresión. Debido a que es una actividad rítmica y repetitiva requiere un alto grado de concentración. Por esta razón, es calmante reconfortante y competitiva lo que nos ayuda a aliviar el estrés haciéndonos menos ansiosos y más felices.

 

 

 

 

 

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario