Tabla de multiplicar del 1

La tabla de matemáticas del 1 es la base de los cálculos aritméticos, es muy fácil de entender y que se utilizan con mayor frecuencia en la multiplicación y la división.

La multiplicación significa la suma repetida y cuando tienes un problema de multiplicación, te dice cuántas veces debes sumar un cierto número, la tabla de multiplicar del 1 producirá el número original ya que la suma de un número en una cantidad de veces es el mismo número.

La multiplicación de cualquier número con 1 da como resultado el número original. Por ejemplo, 1 × ‌5 = 5, 1 × ‌9 = 9 y así sucesivamente.

Al inicio del aprendizaje de las tablas de multiplicar, debemos recordar que el orden en que se multiplican los números no importa. Puedes hacer multiplicaciones en cualquier orden, no solo hablamos de la tabla de multiplicar del 1, en todas las tablas la respuesta será la misma.

Forma de enseñar la tabla de multiplicar del 1

Aprender las tablas de multiplicar es ante todo una cuestión mnemotécnica, exactamente cómo estudiar un poema y luego poder recitarlo delante de toda la clase, y no existe una forma correcta o incorrecta de hacerlo.

Nuestros hijos tienen que estudiar las tablas de multiplicar y practicar todo lo posible de forma escrita para memorizarlas, comenzando a repetir las tablas más simples, para luego pasar a las más complejas, sin desanimarse por los primeros errores inevitables.

Además de la memoria, los niños pueden utilizar algunos trucos para poder no solo recordar las multiplicaciones, sino también comprender los procedimientos matemáticos para llegar a un resultado aparentemente más difícil de memorizar.

En este continuo ejercicio de paciencia y constancia, la ayuda de un adulto es fundamental, sobre todo si encuentras una forma creativa y sencilla de enseñar las tablas de multiplicar, sin depender únicamente de las palabras y repetición.

Por ejemplo, puedes enseñarles que la tabla de multiplicar del 1 es más fácil si la memorizas lógica y visualmente, porque por cada dígito que se multiplica da el mismo resultado. 

Además, puedes desafiar tu conocimiento haciendo ejercicios o pequeñas competencias, retándose unos a otros, incluso en medio de las tareas diarias.

Las tablas de multiplicar no deben convertirse en una tarea triste y que se haga pesada, o que se queden olvidadas para estudiarlas después de las vacaciones de verano. 

Con un poco de imaginación y creatividad podemos ofrecer a nuestros hijos unos métodos agradables, divertidos y sobre todo efectivos, que les ayuden a recordar las tablas de multiplicar

Dependerá de nosotros dedicarle un poco de tiempo, para ayudarles a superar este pequeño obstáculo y encontrar ideas para experimentar.

Como una vez fue

Un primer método muy tradicional puede ser decirles a nuestros hijos qué sistema usamos a su edad para memorizar las tablas de multiplicar

Saber que su padre de hecho ha tenido problemas similares y que, con habilidad, pudo resolverlos, puede ser una herramienta que puede darle confianza y aliento para ponerse a prueba.

Podemos explicarle que, en la práctica, las tablas de multiplicar son un concepto simple, basado en una secuencia lógica lineal: esencialmente no hay diferencia entre multiplicar dos factores y hacer una serie de sumas repetidas muchas veces. 

Para enseñarles, podemos ayudarlos con nuestras manos a contar la sucesión de números con los dedos.

También podemos desvelar algunos pequeños trucos mentales para estudiar las diferentes tablas de multiplicar, desde las más simples hasta las más complejas:

  • Todos los números multiplicados por 0 da 0.

  • Multiplicados por 1 se dan ellos mismos.

  • La tabla de multiplicar del 5 solo alterna números crecientes que terminan en 5 y 0.

  • Para la tabla de multiplicar del nueve, a partir del nueve, para cada producto será necesario sumar uno a las decenas y restar una unidad hasta 90 y así sucesivamente.

Siempre comienza con las operaciones más simples, como la tabla de multiplicar del 1 y 2, que incluye números con los que los niños están más familiarizados. 

Entonces dile que ahora empezamos con los números grandes, para aumentar la atención, pero mantén un nivel fácil, dedicándote a la tabla de multiplicar del 10 y al del 5.

Una vez que el niño aprenda los más fáciles, pasa a los demás y empieza invertir los factores: por lo que 6×5 ya no parecerá tan difícil, porque el niño sabe que conoce el resultado de 5×6.

Alternativamente puedes utilizar la rima, un apoyo útil para memorizar los resultados de una forma divertida: el más clásico el 6 x 8 = 48. Y las matemáticas serán aún más fáciles y divertidas si usamos nuestra creatividad para inventar rimas efectivas con nuestros hijos.

Aprendiendo jugando

Utilizar el juego para hacer que los niños estudien es siempre una buena estrategia, pues muchas veces un acercamiento lúdico al conocimiento permite que los conceptos que se van aprendiendo se fijen más profundamente en la memoria, acompañándolos de una experiencia emocional y un recuerdo positivo. 

Además, especialmente para los niños de primaria que, ante un problema o dificultad, podrían entrar en crisis y decidir abandonar el aprendizaje, utilizar el juego puede ser una buena forma de llamar su atención y hacer que se concentren en el estudio a realizarlo con un enfoque diferente.

Incluso las tablas de multiplicar se pueden memorizar jugando: un truco utilizado por muchos educadores y padres es usar materiales de colores para crear una especie de rompecabezas, donde se asocian colores y números. 

De hecho, la memoria visual y fotográfica es muy útil para algunos niños, incluso para memorizar las cosas y los conceptos más difíciles, y también se puede utilizar para calcular las tablas de multiplicar.

Para hacerlo, solo necesitas usar objetos simples como tarjetas de papel: utilízalos para crear una tabla de cuadrícula con 100 cajas blancas, formadas por la intersección de 10 filas y 10 columnas de números. 

La intersección entre los dos será el producto, y por lo tanto el resultado de su multiplicación, que se debe sumar durante el juego colocando sobre ellos los respectivos resultados marcados en cartulinas de colores. 

De esta forma puedes completar la fila y columna de cada número, quizás usando un solo color para cada uno, que corresponderá a su tabla de multiplicar.

Una variante para darle vivacidad al juego puede ser dibujar los números directamente en los recuadros o configurar el juego como un cuestionario de puntos, para ser asignado a quienes podrán calcular el resultado de forma correcta y rápida.

Hay muchas formas de jugar con las tablas de multiplicar: con cartón, tijeras y pegamento puedes darte el gusto de crear cuestionarios, tablas y rutas matemáticas

Un juego bonito y fácil es el crucigrama con números, donde en lugar de palabras tienes que escribir el resultado de la multiplicación, mientras que un juego un poco más elaborado que ayuda mucho a memorizar las tablas de multiplicar es la batalla naval

En este caso, los jugadores pueden acertar si adivinan el resultado de multiplicar los números que se cruzan en la posición del barco.

Toquemos algo de música

Entre los métodos más acreditados para aprender las tablas de multiplicar está el basado en la música y el ritmo

Dado que a nuestros niños no les cuesta aprender canciones de memoria, poner las tablas de multiplicar en la música, estudiar canciones o rimas infantiles para cada número, puede ser un buen método mnemónico para ayudarlos a memorizarlos.

En la web hay muchos contenidos musicales que pueden ser para ti, pero si tienes alma creativa y propensión personal a la música, puedes escribir y musicalizar las canciones a medida de tus hijos tú mismo. 

De esta forma, además de ayudarles a memorizar las tablas de multiplicar, te divertirás con tus hijos y les darás una canción personalizada que será un dulce recuerdo para ellos una vez que sean adultos y que podría ser una tradición familiar, ser utilizado a su vez con sus hijos.

Si tienes algo de tiempo libre y deseas que tu hijo se concentre en los números de una manera más original y divertida, combina rimas y canciones infantiles con la creación de una tabla de multiplicar

Puedes hacerlo con un cuaderno o con tarjetas del tamaño de un diario especialmente perforadas y atadas con una cinta o cordón. 

Para cada tarjeta pon una pestaña con el número y elige qué insertar en cada página: además de hacer un esquema de la tabla, los niños pueden agregar la canción o rimas asociadas a esa tabla y se quedarán en la memoria.

Matemáticas y tecnología

En la sociedad contemporánea, dominada por dispositivos móviles como tablets y teléfonos inteligentes siempre a mano, una buena solución puede ser usarlos también para ayudar a nuestros niños a mejorar su nivel de aprendizaje. 

Incluso en lo que respecta a los cálculos y las tablas de multiplicar, hay muchas aplicaciones hechas a medida, que combinan gráficos atractivos, juego e interacción para ayudar a nuestros niños a memorizar las tablas de multiplicar y entrenar su cerebro para hacer cálculos simples.

El aprendizaje a través de herramientas tecnológicas también se está probando cada vez más en los colegios y puede ser un método válido para combinar con lápiz y papel

Sin embargo, estos dispositivos requieren una educación para su uso: selecciona las aplicaciones y usa el dispositivo junto con el niño, para que aprenda a usar la tecnología no para distraerse, sino para educarse y crear.

El hecho de estudiar matemáticas utilizando un dispositivo interactivo puede ser un momento de gran diversión; lo importante es ayudar a nuestros hijos a acercarse a estas herramientas, seleccionando el software indicado y ayudándoles a entender su funcionamiento. 

También es bueno no dejar que la situación se salga de control, sería mejor si estos momentos tuvieran una duración limitada y estuvieran siempre supervisados ​​por un adulto responsable.

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario