¿Son muy grandes las nubes?

Cielos nublados, lluvias torrenciales, una suave niebla… lo has visto todo. Pero, ¿te has preguntado alguna vez cómo de grandes son las nubes? Pues aquí tienes la respuesta: ¡son enormes! Y aquí tienes otros datos interesantes sobre ellas:

Hay dos tipos principales de nubes

Hay dos tipos principales de nubes: cumuliformes y no cumuliformes. Las nubes cumuliformes son aquellas que tienen una base visible. Incluyen los siguientes subtipos:

  • Cirrus (altura), que se compone de cristales de hielo fibrosos y difusos que se forman en lo alto de la atmósfera
  • Cirrocúmulos (capa media), que son nubes blancas en forma de disco u onduladas.
  • Cirrostratus (capa media), que es una lámina de cristales de hielo en forma de diamante. A veces puede verse como un indicador temprano de la llegada de la lluvia más tarde en el día

Las nubes no cumuliformes son las que no tienen bases visibles debajo, incluyendo estos subtipos:

  • Estratocúmulos (nivel medio): montículos en capas con centros oscuros que indican que es probable que se produzcan precipitaciones pronto
  • Estratos (nivel bajo) – láminas planas de gotas de agua que caen a baja velocidad debido a la falta de vientos
  • Altostratus y Nimbostratus (nivel medio) – capas grises gruesas que cubren gran parte del cielo con poca visibilidad a través de ellas

La palabra nube procede del inglés antiguo clud o clod, que significa colina o masa de roca.

La palabra nube viene del inglés antiguo clud o clod, que significa colina o masa de roca. Las nubes no son rocas. Están hechas de agua. El agua (H2O) está formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. Cuando se calienta el agua, se convierte en un gas -vapor de agua- que es lo que forma las nubes.

Las nubes se forman cuando el aire húmedo sube a la atmósfera y se encuentra con temperaturas más frías y acaba convirtiéndose en gotas de agua.

Las nubes se forman cuando el aire húmedo sube a la atmósfera y se encuentra con temperaturas más frías. Al subir, el aire húmedo se enfría y se condensa, formando nubes. Esto se llama formación de nubes por condensación. Los diferentes tipos de nubes se clasifican en función de su altura en la atmósfera, así como de su formación.

Las nubes se forman en capas:

  • Nubes de nivel alto: se producen a alturas superiores a 6 kilómetros sobre el nivel del mar (o 3 millas)
  • Nubes de nivel medio: se producen entre 2 y 6 km sobre el nivel del mar o entre 1 y 3 millas de altura.
  • Nubes de nivel bajo: se producen a menos de 2 km sobre el nivel del mar o a 1 milla de altura

Las nubes más altas se encuentran a unos 16 kilómetros de la superficie de la Tierra.

Probablemente te estés preguntando cuáles son las nubes más altas. Resulta que están a unos 16 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra.

La altura de las nubes se mide en kilómetros. Depende de la ubicación, la temperatura y el contenido de humedad del aire: si hay más vapor de agua en una zona determinada, las nubes se formarán a menor altura de lo que lo harían en caso contrario. También hay una amplia gama de alturas para los diferentes tipos de nubes. Sin embargo, en general, «alto» significa entre 5 y 7 kilómetros (aproximadamente 16-25 mil pies). Algunas gotas de agua líquida sobreenfriada pueden incluso encontrarse a mayores alturas, como 11 km (36 000 pies).

Conclusión

Si quieres saber más sobre las nubes y otros fenómenos meteorológicos, consulta nuestra tabla de nubes.

Deja un comentario