Robótica

La robótica se caracteriza por ser la ciencia y la tecnología que tienen la capacidad de recrear artificialmente máquinas para realizar las actividades que hace una persona. Por lo tanto, estamos ante una rama interdisciplinaria de la ingeniería, que se encarga de estudiar el diseño y analizar las máquinas automáticas para sus diferentes usos y aplicaciones.

Entendemos como robot, una máquina programable que posee cierto grado de inteligencia y es capaz de ejecutar tareas de manera automática. También, podemos decir que la tecnología es la encargada de realizar tareas específicas según su programación.

Por lo tanto, este término ya no es algo nuevo en el vocabulario. Cada vez es más común entre los jóvenes, ya que este campo es muy atractivo para todos ellos. El papel que cumple en la sociedad cada vez tiene más importancia por sus enormes ventajas y beneficios.

En un principio, la robótica iba ligada a la construcción de artefactos que intentaban materializar el deseo de las personas de crear seres a su imagen y semejanza. En las últimas décadas, se ha observado un gran avance al combinar diversas disciplinas como la mecánica, la electrónica, la inteligencia artificial, la informática, la ingeniería de control o la física, entre otras.

Robótica: clasificación

La robótica se puede clasificar según su cronología, estructura y aplicaciones. Pero, sobre todo, vamos a atender a este último aspecto para conocer con mayor detalle sus diferentes usos.

  • Robótica industrial

Este tipo de robótica permite realizar tareas que tienen que ver con el proceso de ensamble y manufactura de los distintos componentes de la industria. El objetivo principal es reducir los costes y el tiempo de producción, así como los errores que se producen en la manufactura humana con el fin de mejorar los procesos.

  • Robótica espacial

En este caso, predomina el diseño de robots cuya actividad es la espacial a través de la asistencia o la exploración planetaria. Este tipo de robótica es muy útil también para obtener muestras del terreno y estudiar la composición del suelo y la atmósfera, entre otras.

  • Robótica de servicio

Este tipo de modalidad se caracteriza por el diseño de robots que se dedican a ofrecer servicios. Opera de manera autónoma o parcial y se emplean en tareas de entretenimiento, limpieza doméstica, cuidado de personas, cirugía, etc.

En los últimos tiempos, hemos visto cómo la robótica se usa para crear ciudades inteligentes y mucho más seguras. Incluso, puede ayudar a agilizar la construcción de edificios y realizar estudios de interés sobre el terreno. Por lo tanto, su papel es fundamental en el desarrollo tecnológico del siglo XXI.

Además, esta área está en continuo desarrollo porque sirve para investigar en una gran variedad de campos y solucionar problemas que imperan en la sociedad actual. Hoy en día, tenemos que referirnos a los robots de la 3ª Generación. Estos son aquellos que se manejan con control sensorizado. Hay un controlador que ejecuta las órdenes de un programa y las envía para realizar todos los movimientos necesarios.

En definitiva, la robótica no es una cuestión ajena, ya que en esta «sociedad híbrida» su papel empieza a ser verdaderamente importante. Aunque el término robot se popularizó en el año 1920, hoy en día está experimentando un enorme auge.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario