Robert Waring Darwin

Robert Waring Darwin (1766-1848) fue un médico inglés, botánico y uno de los primeros aficionados británicos expertos en esta ciencia. Dedicó gran parte de su tiempo libre a la botánica y fue uno de los primeros aficionados británicos interesados en este campo.

Robert Waring Darwin (16 de diciembre de 1766 – 13 de enero de 1848) fue un médico y botánico inglés.

Robert Waring Darwin (16 de diciembre de 1766 – 13 de enero de 1848) fue un médico y botánico inglés. Fue el padre de Charles Darwin.

Robert nació en Shrewsbury, Inglaterra, hijo de William Darwin y Susannah Wedgwood. Asistió al University College School de Londres antes de estudiar medicina en la Universidad de Edimburgo, donde se graduó como médico en 1793. Robert se trasladó a Lichfield, donde ejerció como médico hasta su jubilación en 1851, cuando regresó a Shrewsbury con su esposa Emma Wedgwood (de soltera, Darwin).

Fue hermano de Erasmus Darwin y padre de Charles Darwin y Caroline Sarah Darwin.

Robert Waring Darwin era hermano de Erasmus Darwin y padre de Charles Darwin y Caroline Sarah Darwin. Fue un botánico, médico y párroco que estudió las plantas por recreación.

Estudiante indolente en la escuela de Shrewsbury y en la Christ Church de Oxford, fue párroco del campo durante 30 años y luego se convirtió en médico en Lichfield.

Robert Waring Darwin fue un naturalista y botánico inglés. Era el segundo hijo del Dr. Robert Darwin, un médico de éxito en Shrewsbury, pero su mala salud le impidió ir a la universidad. En su lugar, trabajó como tutor durante dos años antes de ingresar en el Christ Church College de Oxford en 1827 para estudiar divinidad. En 1830 se trasladó a la Universidad de Cambridge, donde se licenció en 1831 y luego pasó unos meses estudiando teología antes de volver a Shrewsbury como clérigo anglicano.

Se casó con Emma Wedgwood el 29 de enero de 1839. Murió a los 78 años el 2 de diciembre de 1896, tras padecer un cáncer de mama durante 18 años. Richard Dawkins ha sugerido que Charles Darwin desarrolló una manía como resultado de esta pérdida, ya que él mismo sufrió una depresión tras la muerte de su madre cuando tenía 22 años.

Dedicó gran parte de su tiempo libre a la botánica y fue uno de los primeros aficionados británicos expertos en esta ciencia.

Robert Waring Darwin fue un botánico británico que dedicó gran parte de su tiempo libre a la botánica y fue uno de los primeros aficionados británicos expertos en esta ciencia. Nació el 27 de febrero de 1839 (1809) en Shrewsbury, Inglaterra. Su padre era médico y su madre un ama de casa que compartía el interés de su hijo por las plantas y las flores.

Darwin sembró las semillas de la revolución industrial al inventar una máquina de hilar para fabricar hilo de algodón.

Puede que no haya oído hablar de Robert Waring Darwin, pero fue un botánico como su abuelo y su bisabuelo. Su apellido es muy conocido porque Charles Darwin, el naturalista que escribió El origen de las especies, era uno de sus parientes.

Darwin sembró las semillas de la revolución industrial al inventar una máquina de hilar para fabricar hilo de algodón. En 1769 Richard Arkwright inventó una hilandería que podía fabricar hilo de algodón en grandes cantidades de una sola vez utilizando la fuerza del agua para hacer girar los husos en cubas de fibras líquidas; se llamó «water frame».

A finales de 1700 todavía no había máquinas para trabajar el hilo.

A finales del siglo XVIII todavía no había máquinas para trabajar el hilo. El hilado a mano requería mucho trabajo y tiempo. Por lo tanto, el hilo era caro y sólo estaba al alcance de las personas que podían permitírselo o fabricar el suyo propio.

El hilado a mano lo realizaban las mujeres, los niños y los presos (a los que a menudo se les conocía como «niñeras tejedoras»).

A pesar de sus deficiencias, RWD contribuyó a inspirar la innovación tecnológica.

Lo más importante que hay que recordar de Robert Waring Darwin es que fue un gran botánico y ayudó a inspirar la innovación tecnológica.

Hizo grandes contribuciones al campo de la biología, como su trabajo sobre la evolución y la selección natural. También ayudó a inspirar a otros científicos que harían sus propios e importantes descubrimientos en estas áreas, como Charles Darwin (sin parentesco) y Gregor Mendel.

Conclusión

Es hora de que avancemos. Tenemos que dejar de mirar atrás a nuestros errores del pasado y empezar a centrarnos en mejorar las cosas para todos.

Deja un comentario