Recuperan parte del genoma de una extinta cabra de Baleares

Un equipo de investigadores de la Universidad de Huddersfield (Reino Unido) ha conseguido recuperar parte del genoma de una especie de cabra extinguida, la cabra balear. Los investigadores describen su serie de experimentos y hallazgos en un artículo publicado en la revista Conservation Genetics.

Las Islas Baleares están situadas en el Mediterráneo occidental y pertenecen a España. A lo largo del tiempo se han encontrado cuatro especies diferentes de cabra viviendo en estado salvaje en tres de las islas, pero tres de ellas se han extinguido, una de ellas desde hace unos 6.000 años. Los científicos informan de que han conseguido extraer el ADN de un fragmento de hueso subfósil descubierto en 2004 en Mallorca utilizando un método conocido como Targeted Enrichment (enriquecimiento dirigido) que fue desarrollado por la colega del equipo Emanuela Cristiani, también del University College de Londres: este método permite limitar los esfuerzos de secuenciación del ADN a ciertas áreas (conocidas como exones) en lugar de a todas las partes; este enfoque se utiliza ahora comúnmente con la tecnología moderna también para fines de investigación genética.»

Un genoma es la totalidad de la información hereditaria de un organismo, incluidos los genes y otros elementos genéticos. La cabra balear es un fragmento de hueso subfósil que contiene ADN. El enriquecimiento selectivo se refiere a un procedimiento utilizado en paleogenómica en el que se eliminan determinados compuestos químicos de la muestra para que pueda ser analizada mediante secuenciación de nueva generación. La paleogenómica utiliza técnicas de varias disciplinas, como la biología molecular, la estadística y la bioinformática, para estudiar muestras de ADN antiguas. Puede aplicarse a material obtenido previamente (como los subfósiles) o directamente en muestras tomadas de animales o plantas muertos recientemente para determinar su diversidad genética pasada con el fin de comprender mejor su historia evolutiva y ayudar a preservar la biodiversidad restante mediante medidas de conservación, si es posible.

Las Islas Baleares están situadas en el Mediterráneo occidental y pertenecen a España.

A lo largo del tiempo se han encontrado cuatro especies diferentes de cabra viviendo en estado salvaje en tres de las islas, pero tres de ellas se han extinguido, una de las cuales ha desaparecido hace unos 6.000 años.

Las Islas Baleares son un grupo de islas situadas en el Mediterráneo occidental. Pertenecen a España.

A lo largo del tiempo se han encontrado cuatro especies diferentes de cabras viviendo en tres de las islas, pero tres de ellas se han extinguido, una de ellas desde hace unos 6.000 años.

Los científicos informan de que han conseguido extraer el ADN de un fragmento de hueso subfósil descubierto en 2004 en Mallorca utilizando un método conocido como Targeted Enrichment (enriquecimiento selectivo) que fue desarrollado por la colega del equipo Emanuela Cristiani, también de la Universidad de Huddersfield: el método permite limitar los esfuerzos de secuenciación del ADN a ciertas áreas del genoma de un organismo en lugar de a todas las partes.

El método permite limitar los esfuerzos de secuenciación del ADN a ciertas áreas del genoma de un organismo en lugar de a todas las partes.

El método fue desarrollado por la colega del equipo Emanuela Cristiani, también de la Universidad de Huddersfield.

Los científicos informan de que utilizaron la paleogenómica y la modelización de nichos ambientales para examinar los patrones de colonización de las cabras en la zona a lo largo del tiempo: observan que dos especies convivieron en Mallorca, mientras que otras tres lo hicieron en Menorca, pero sólo una sobrevivió: la cabra salvaje sarda común. Sugieren que este hecho sugiere que la presencia humana desempeñó un papel en la extinción.

Mediante el uso de la paleogenómica y la modelización de nichos ambientales, los científicos han hallado pruebas de que la cabra balear, hoy extinta, fue en su día común en las islas de Mallorca y Menorca.

Los investigadores estudiaron el ADN extraído de los huesos de una cabra encontrada en una excavación arqueológica en Menorca, así como pruebas de otros yacimientos de las islas. Determinaron que dos especies coexistieron en Mallorca, incluida una que se creía extinguida desde hacía miles de años, hasta justo antes de la llegada de los humanos a la isla, hace 15.000 años.

«Nuestros hallazgos muestran que no hubo una sola causa para la extinción de estas cabras», dijo el autor principal, Jordi Roselló-Díaz, en una conferencia de prensa en la que se anunciaron sus resultados: «No podemos decir si fue sólo el cambio climático o la actividad humana; es posible que haya habido múltiples factores de estrés involucrados».

Conclusión

En general, este estudio demuestra que la recuperación de genomas parciales de huesos antiguos puede ser útil para entender la evolución de las especies. También demuestra que los humanos desempeñaron un papel en la extinción de las cabras en dos islas.

Deja un comentario