¿Quién puso los nombres a los dinosaurios?

Hasta principios del siglo XIX, la mayoría de la gente creía que los dinosaurios eran un mito. En 1824, el científico inglés Richard Owen acuñó el término «dinosaurio» y demostró que estaban equivocados. Desde entonces, muchos otros científicos han bautizado diferentes especies de estos animales extintos con sus descubrimientos, y algunos de esos nombres son bastante creativos. Pero, ¿por qué estas criaturas tienen nombres tan inusuales? La respuesta no es tan sencilla como podría pensarse…

Un científico llamado Richard Owen acuñó el término «dinosaurio».

La palabra «dinosaurio» fue acuñada por Richard Owen, anatomista del Real Colegio de Cirujanos de Londres. En 1842, pronunció una conferencia ante la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia sobre los recientes descubrimientos de fósiles de dinosaurios en Inglaterra. Expuso su opinión de que los dinosaurios no eran reptiles extintos, sino un grupo de animales que compartían ciertas características, la primera vez que se hizo. Con ello, creó lo que hoy conocemos como paleontología y se convirtió en uno de los fundadores de la paleontología moderna.

Además de su trabajo con los dinosaurios y otros organismos (también describió varias especies), Owen contribuyó a desarrollar nuevos métodos de conservación de especímenes para que pudieran estudiarse más fácilmente después de ser recogidos y transportados de vuelta a casa desde tierras lejanas como África o la India (de donde procedían muchos especímenes).

La palabra «dinosaurio» significa lagarto terrible.

Quizá le sorprenda saber que la palabra dinosaurio, que hoy utilizamos con tanta frecuencia, fue en realidad acuñada por Owen. El término proviene de dos palabras griegas: deinos que significa «terrible» y sauros que significa «lagarto». Aunque hay otros idiomas en los que dinosaurio no se refiere específicamente a las criaturas que conocemos como dinosaurios; por ejemplo, el japonés utiliza la palabra kujira (ballena). Esto puede resultar confuso para las personas que hablan inglés pero no otros idiomas. Por eso es importante tener en cuenta este origen al hablar de los dinosaurios.

Otros nombres para los dinosaurios son Dinosauria, deinos que significa «terrible» y sauros, que significa «lagarto».

  • Otros nombres para los dinosaurios son Dinosauria, deinos que significa «terrible» y sauros, que significa «lagarto».
  • Un dinosaurio es un miembro del grupo Dinosauria. Este superorden contiene los órdenes Ornithischia, Saurischia y Sauropodomorpha.
  • El clado Dinosauria consiste en todas las aves, desde las especies modernas hasta las extintas, que están más estrechamente relacionadas que las aves con los cocodrilos o los mamíferos. En términos generales, esto incluye a todos los dinosaurios excepto las aves modernas.

Los nombres de los dinosaurios no son específicos de un idioma.

Los nombres de los dinosaurios no son específicos de la lengua.

Los nombres de los dinosaurios no son específicos del género.

Los nombres de los dinosaurios no son específicos de la raza.

Los nombres de los dinosaurios no son específicos de la especie.

Los nombres de dinosaurios no son específicos de un país, al menos en Estados Unidos y Canadá, donde se consideran «nombres comunes». Pero como estas criaturas se originaron en los siete continentes (e incluso más allá), utilizaremos el término «dinosaurio» como un cajón de sastre para todo lo que deambuló durante su apogeo, hace aproximadamente 230 a 65 millones de años.

Los dinosaurios tienen nombres inusuales que pueden ser difíciles de pronunciar.

Si alguna vez has ido a un museo de historia natural o has visto un esqueleto de dinosaurio, te habrás dado cuenta de que algunos de sus nombres son bastante difíciles de pronunciar.

Por ejemplo, la palabra «dinosaurio» se pronuncia Die-NOS-aur, no Dee-Noise-Awr como mucha gente cree.

Esto se debe a que la mayoría de los dinosaurios fueron nombrados por paleontólogos que procedían de distintos países y hablaban diferentes idiomas (francés, alemán, griego…). Así que crearon sus propias pronunciaciones para el nombre de cada dinosaurio. Por ejemplo, Stegosaurus fue nombrado por una palabra alemana que significa «lagarto con techo» y Diplodocus fue nombrado por palabras griegas que significan «doble viga».

Las nuevas especies de dinosaurios suelen recibir nuevos nombres.

Ahora que ya conoces a los dinosaurios, es el momento de aprender los nombres de algunos de los más famosos. Para ello, hemos elaborado una lista de datos sobre los dinosaurios y cómo obtuvieron sus nombres.

  • Las nuevas especies suelen llevar el nombre de su descubridor.
  • Las nuevas especies también pueden llevar el nombre de otras cosas, como un lugar o una persona.
  • Una nueva especie de dinosaurio puede llevar el nombre de una persona famosa que no tuvo nada que ver con su descubrimiento (por ejemplo: «Tyrannosaurus rex» significa «rey tirano»). Mucha gente piensa que esto es injusto porque estos nombres ya no significan nada, ya que todo el mundo sabe de qué tipo de animal se trata. Pero todavía hay muchas más posibilidades para nombrar a los dinosaurios si no te gustan estas opciones tampoco… se podría decir entonces que «Allosaurus» significa «lagarto diferente», lo que tiene sentido teniendo en cuenta lo único que parece cada espécimen individual en comparación con todos los demás dentro de su género (linajes de la familia). Otra posibilidad sería llamar a su descubrimiento algo general como «Coelophysis», que significa «lagarto de las cavernas» debido a que su hábitat se encuentra sólo dentro de las cavernas subterráneas; sin embargo, dado que nunca se encontró ninguno vivo fuera de esos entornos, sólo podemos especular basándonos en las pruebas fósiles y en los posibles comportamientos descubiertos a través de los estudios de comparación con los reptiles existentes en la actualidad; ¡quizás algún día!

Los nombres de los dinosaurios son creativos pero prácticos.

Si alguna vez has querido saber la historia que hay detrás de los nombres de los dinosaurios y por qué se les da la forma que tienen, este artículo es para ti. ¡Hay un montón de datos interesantes sobre cómo los dinosaurios obtuvieron sus nombres, y todo es gracias a algunas personas muy inteligentes!

Las especies de dinosaurios tienden a recibir nombres de palabras griegas o latinas (en algunos casos una o ambas). Esto tiene sentido porque eran dos de las lenguas más habladas en la época en que los científicos descubrieron y describieron a los dinosaurios. Sin embargo, hay excepciones: algunos dinosaurios han recibido nombres únicos que no siguen el sistema de nomenclatura de ninguno de los dos idiomas, ¡y eso está bien!

A las nuevas especies de dinosaurios se les suelen asignar nuevos nombres científicos, ya que sería confuso que cada animal recién descubierto se llamara «Tyrannosaurus rex» o algo similar. Así que, aunque es posible que no veamos muchos más casos en los que se vuelva a utilizar un nombre antiguo para una criatura similar (por ejemplo, que se utilice «Allosaurus» en su lugar), ¡me entusiasma ver qué otras formas creativas se encontrarán con el tiempo!

Conclusión

A pesar de su edad, los dinosaurios han sido una fuente de fascinación durante miles de años. Creemos que sigue mereciendo la pena estudiarlos hoy en día, ya que proporcionan pistas sobre nuestro antiguo pasado y sobre cómo la Tierra fue en su día diferente de lo que es hoy.

Deja un comentario