¿Qué tienen que ver el pararrayos y los cometas voladores?

Los rayos son impresionantes, pero también pueden provocar incendios, causar cortes de electricidad e incluso matar a personas. En Estados Unidos es un fenómeno predominantemente veraniego, y en el último siglo los rayos han matado a más estadounidenses que los tornados. Benjamin Franklin realizó su famoso experimento de la cometa en 1752 para demostrar que los rayos eran electricidad y allanar el camino para los pararrayos en los edificios, que todavía hoy protegen algunas de nuestras estructuras más altas de ser alcanzadas por los rayos.

Benjamín Franklin realizó su experimento de la cometa en Filadelfia en 1752.

Benjamin Franklin nació en Boston, pero se trasladó a Filadelfia en 1723. Fue un científico e inventor muy conocido durante su época. Realizó su experimento de la cometa el 10 de mayo de 1752.

El experimento de la cometa voladora tuvo lugar un domingo por la tarde, alrededor de las 14 horas, cuando el tiempo era bueno y soleado (las condiciones necesarias para llevar a cabo el experimento).

Franklin utilizó un hilo de cáñamo para atar la cometa a un pañuelo de seda, y ató una llave a la cuerda de la cometa.

El cáñamo es una planta. Crece de forma natural, sin utilizar pesticidas ni fertilizantes.

Se puede utilizar de muchas maneras: como cuerda y tejido, como ropa y papel, para fabricar biocombustible y mucho más.

El experimento no se llevó a cabo durante una tormenta eléctrica, como se suele decir.

Otro error común es que el experimento se realizó durante una tormenta eléctrica. El experimento original se realizó en junio de 1752, durante una tormenta eléctrica. Sin embargo, Franklin no estaba interesado en observar los rayos, sólo quería probar su hipótesis sobre si los pararrayos podían proteger los edificios de ellos. Por lo tanto, utilizó una cometa como antena para atraer los rayos a su pararrayos improvisado y luego utilizó un carrete de cinta de seda como conductor de la electricidad enviada a través de la cuerda del mismo con su mano (que había sido empapada en salmuera). Dado que la seda sólo es ligeramente conductora en el mejor de los casos y no soporta bien las altas temperaturas (y probablemente se habría derretido si Franklin la hubiera sujetado), esta «cuerda de cometa» no era lo suficientemente fuerte como para conducir la electricidad por sí sola; por lo tanto, Franklin necesitaba tanto el elemento metálico de la cometa como su extremo expuesto cubierto de seda como dos caminos separados para que la electricidad viajara a través de uno hecho por la naturaleza (la cometa), otro hecho por el hombre (la cinta de seda).

Franklin tocó la llave y observó chispas en sus nudillos.

Franklin tocó la llave y observó chispas en sus nudillos. Los nudillos no se quemaron. Franklin llevaba un pañuelo de seda en las manos, que le protegía de las chispas de la electricidad estática. La seda amortiguaba el flujo de electricidad para que no llegara a su piel.

Franklin volvió a intentarlo con otra llave, esta vez con un guante de cuero. De nuevo vio chispas en su mano cuando tocó la llave para ver si se producía alguna carga al frotarla contra la piel o la tela de lana (este experimento fue importante para su posterior uso en pararrayos). Sin embargo, una vez más, la mano de Franklin no se lastimó porque se había protegido usando el cuero como aislante de la electricidad estática.

Franklin llegó a la conclusión de que el rayo es electricidad, y que la electricidad puede ser conducida por conductores como una línea de cáñamo.

Quizá se pregunte qué relación existe entre los pararrayos y las cometas. La respuesta es sencilla: ambos tienen que ver con el famoso experimento del pararrayos de Benjamin Franklin, que realizó en 1752 durante una tormenta en su casa de Filadelfia. Este experimento demostró que el rayo es electricidad, y que la electricidad puede ser conducida por conductores como un hilo de cáñamo (si te interesa saber más sobre esto, consulta nuestro artículo «El experimento del pararrayos de Benjamin Franklin»).

El experimento de la cometa demostró que los edificios podían protegerse de los rayos fijando una varilla metálica en la parte superior del edificio y conduciéndola lejos del mismo con un cordel de cáñamo.

El experimento de la cometa demostró que el rayo es electricidad. También demostró que la electricidad puede ser conducida por conductores como la cuerda de cáñamo. Y demostró una forma de proteger los edificios de los rayos: colocando una barra de metal en la parte superior del edificio y alejándola del mismo con una cuerda de cáñamo.

Esta idea se sigue utilizando hoy en día en la mayoría de los edificios altos de las ciudades.

Quizá se pregunte si los pararrayos se siguen utilizando hoy en día. La respuesta es sí y no. Son eficaces en algunos edificios, pero no en todos. Esto se debe a que un pararrayos sólo funciona si el edificio ha sido diseñado para atraer los rayos, y no necesariamente al revés.

El famoso experimento de la cometa de Benjamín Franklin demostró que el rayo es electricidad y allanó el camino para los pararrayos en los edificios.

Lo que debería sacar de esta historia es que los pararrayos pueden utilizarse para proteger edificios y personas. Además, debes saber que el experimento de la cometa no se llevó a cabo durante una tormenta eléctrica, como se suele afirmar.

También puedes utilizar esta información para impresionar a la gente en las fiestas: «¿Sabías que Benjamin Franklin voló una cometa en una tormenta eléctrica?». Si te dicen que no, puedes preguntarles si alguna vez han volado una ellos mismos (probablemente no lo hayan hecho).

Conclusión

Así que, la próxima vez que veas una cometa volando en el cielo, quizá no sea sólo porque alguien quiera jugar con sus hijos. En cambio, ¡piensa en los grandes descubrimientos que hay detrás de un objeto tan sencillo!

Deja un comentario