¿Qué temperatura puede llegar a alcanzar una estrella?

La temperatura de una estrella depende de su tamaño y edad. El Sol, por ejemplo, tiene una temperatura superficial de unos 10.000 grados Fahrenheit (5.500 Celsius). Una estrella más pequeña puede tener una temperatura superficial de 1.800 grados Fahrenheit (1.000 Celsius), mientras que una estrella más grande puede alcanzar los 14 millones de grados Fahrenheit (7 millones de Celsius).

El sol, una estrella, es lo suficientemente caliente como para reducir las rocas a lava fundida

El sol, una estrella, es lo suficientemente caliente como para reducir las rocas a lava fundida. Aunque se podría pensar que ésta es la temperatura más alta que puede alcanzar una estrella, resulta que hay muchas estrellas más calientes que la nuestra.

Una temperatura superficial de 1.800 grados Fahrenheit es posible para una estrella pequeña.

La temperatura de la superficie del sol es de 5.500 grados Fahrenheit. Esto es lo suficientemente caliente como para causar quemaduras de tercer grado en menos de un segundo, ¡y es más caliente que la lava! Algunas personas creen que esto significa que las estrellas son bolas de fuego ardientes. Pero sabemos que las estrellas no siempre están en llamas, ya que podemos verlas de día y de noche, cuando no hay llamas alrededor.

Entonces, ¿qué sentido tiene esto?

Una estrella más grande puede tener temperaturas que alcanzan los 14 millones de grados Fahrenheit.

La temperatura de una estrella es proporcional a su masa. Cuanto más grande es la estrella, más caliente es. Las estrellas más calientes son azules y se llaman estrellas O y B. Son muy masivas y extremadamente brillantes, pero no duran mucho porque consumen su combustible de hidrógeno muy rápidamente. El Sol se consideraría una de estas estrellas azules y calientes si estuviera a unos 30 millones de grados Fahrenheit (o 18 millones de grados Celsius).

Como puedes imaginar, nuestro propio sol tiene una temperatura superficial mucho más baja que estos otros tipos de estrellas ultra calientes: Sólo tiene unos 10 mil grados Fahrenheit (5.538 grados Celsius). Esto hace que parezca de color amarillo/naranja en lugar de blanco o azul como las estrellas O o B cuando se ven desde la Tierra[1].

Los científicos han medido las temperaturas superficiales de las estrellas más frías conocidas.

Los científicos han medido las temperaturas superficiales de las estrellas más frías conocidas. Son más pequeñas que nuestro Sol, pero siguen siendo bastante grandes. Se llaman enanas marrones, y no producen luz porque sus temperaturas son mucho más bajas que las nuestras: de unos 900 a 1.700 grados Fahrenheit (500 a 900 Kelvin).

Para medir la temperatura de estas estrellas, los científicos utilizan un instrumento llamado espectrómetro. Este instrumento descompone la luz en los colores que la componen y permite a los científicos determinar qué elementos componen la atmósfera de cada estrella

La temperatura de una estrella depende de su tamaño y edad.

Uno de los factores más importantes para determinar la temperatura de una estrella es su tamaño. Cuanto más grande es una estrella, más caliente es. Otro factor importante que afecta a la temperatura de una estrella es su edad. A medida que las estrellas envejecen, su temperatura también cambia.

Las estrellas pueden pasar por varias etapas de su vida.

Las estrellas nacen, viven y mueren. En otras palabras, pasan por varias etapas de su vida.

Las estrellas pueden clasificarse por su tamaño, temperatura y color. El ciclo de vida de una estrella depende de su masa: cuanto más masiva sea, más corta será su vida.

Las estrellas se calientan

Así es. Las estrellas se están calentando. Y para que quede claro, cuando digo «más calientes» no me refiero a la temperatura de la estrella, sino a su color.

Podemos decir que nuestro sol se está calentando porque empieza a brillar de color naranja y rojo en lugar de amarillo y blanco. Y si observamos otras estrellas de nuestra galaxia (y más allá), también están empezando a cambiar de color.

Conclusion

En conclusión, la temperatura de una estrella depende de su tamaño y edad. El sol es más caliente que una estrella de tamaño medio en unos 500 grados Fahrenheit. La estrella más caliente conocida tiene una temperatura superficial de unos 14 millones de grados Fahrenheit.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario