¿Qué son los animalistas?

Un animalista es una persona que cree que los animales tienen derechos y deben ser tratados con respeto. Los animalistas protegen a los animales asegurándose de que no sean maltratados o abandonados. Los animalistas creen que todas las criaturas, independientemente de su especie, tienen un derecho intrínseco a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Los órdenes de animales incluyen mamíferos, aves, reptiles, anfibios, peces, insectos y arácnidos. Los animalistas pueden considerarse la versión animal de los humanistas. Los animalistas creen que todos los animales tienen derecho a su propia libertad y vida. Hay muchas organizaciones de derechos de los animales, como PETA y Vegan Outreach.

Un animalista es una persona que cree que los animales tienen derechos y deben ser tratados con respeto.

Es posible que haya oído antes la palabra «animalista», pero ¿sabe lo que significa? Un animalista es una persona que cree que los animales tienen derechos y deben ser tratados con respeto. Los animalistas protegen a los animales asegurándose de que no sean maltratados o descuidados. Trabajan para concienciar sobre la crueldad hacia los animales, de modo que pueda detenerse antes de que se produzcan más daños.

Los animalistas creen que todas las criaturas, independientemente de su especie, tienen un derecho intrínseco a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Es importante que todo el mundo reconozca este hecho porque mucha gente no entiende la importancia de tratar bien a los animales o por qué deberían preocuparse por ellos.

Los animalistas protegen a los animales asegurándose de que no sean maltratados o abandonados.

Los animalistas trabajan para que los animales no sean maltratados ni abandonados.

Mucha gente siente debilidad por los animales, incluidos los que tienen mascotas, disfrutan interactuando con ellos en sus hábitats naturales y nunca considerarían comerse uno. Pero también hay personas que creen que los animales merecen más consideración de la que actualmente reciben de la sociedad en general; estas personas pueden elegir dedicarse total o parcialmente a ayudar a proteger los derechos de los animales. Los que adoptan esta postura se engloban bajo el término «animalista», que se refiere en general a cualquiera que trabaje para mejorar las condiciones de las criaturas no humanas de cualquier manera posible.

Los animalistas pueden dividirse en dos grupos principales: los activistas por los derechos de los animales y los defensores del bienestar animal. El primer grupo busca la protección legal de todos los seres sintientes -incluidos los peces, las aves y los reptiles-, mientras que el segundo se centra en cuestiones relacionadas específicamente con los animales domésticos, como los perros y los gatos (aunque muchos grupos de bienestar animal apoyan la legislación dirigida directamente a eliminar prácticas como la cría industrial). Ambos tipos comparten objetivos similares en cuanto a la protección de especies individuales, pero difieren significativamente en cuanto a la forma de llevar a cabo sus tareas; mientras que los activistas por los derechos de los animales suelen emplear tácticas de acción directa como la desobediencia civil o las marchas de protesta pública durante las cuales bloquean físicamente los puntos de acceso, como las carreteras que conducen a los mataderos o los laboratorios en los que se mantienen cautivos a los animales de investigación hasta que los necesitan los investigadores que buscan nuevos tratamientos farmacológicos utilizando voluntarios humanos en lugar de utilizar sujetos de prueba reales, como ratones, ratas, cobayas, conejos, ovejas, cerdos, ganado, monos, etc.

Los animalistas creen que todas las criaturas, independientemente de su especie, tienen un derecho intrínseco a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.

Los animalistas creen que todas las criaturas, independientemente de su especie, tienen un derecho intrínseco a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. No aceptan la idea de que los animales puedan ser considerados propiedad.

Los animalistas también señalan que los animales son seres sensibles que piensan y actúan de forma similar a los humanos. Por lo tanto, creen que los animales deben ser tratados con respeto al igual que los humanos, y a menudo argumentan que esto significa adoptar una dieta vegana porque trata a los animales con humanidad.

Los órdenes de animales incluyen mamíferos, aves, reptiles, anfibios, peces, insectos y arácnidos.

El reino animal se divide en muchos grupos diferentes. Los más importantes para este proyecto son los que han sido afectados por el ser humano, como los mamíferos, las aves, los reptiles y los anfibios.

El orden de los mamíferos incluye a los animales con pelo (los humanos están incluidos en este grupo), que alimentan a sus crías con leche de glándulas especiales. Los mamíferos más comunes son los perros y los gatos.

Las aves también pertenecen a la clase de los vertebrados de sangre caliente que alimentan a sus crías con leche procedente de glándulas especiales, pero tienen plumas en lugar de pelo. Las aves también tienen alas y picos que les ayudan a volar por el aire o a picotear la comida en el suelo o en los árboles, donde viven a menudo a gran altura entre las ramas, donde los depredadores no pueden alcanzarlas fácilmente porque no pueden trepar por los árboles como podrían hacer los osos cuando buscan huevos de peces escondidos bajo los troncos, etc.

Los reptiles ponen huevos, mientras que los anfibios respiran tanto por los pulmones como por las branquias, por lo que pueden sobrevivir tanto en tierra como bajo el agua, respirando aire por los pulmones y utilizando las branquias/pulmones cuando se sumergen en el agua. Estas dos funciones trabajan juntas, como hacen los pájaros cuando vuelan por el cielo a gran altura sin disponer de suficiente oxígeno, por lo que deben «planear» hacia la tierra hasta que una mayor proximidad les permita volver a ingerir suficiente oxígeno, antes de continuar el vuelo de nuevo hacia altitudes más elevadas, donde existe menos presión que a nivel del mar.

Los animalistas pueden considerarse la versión animal de los humanistas.

Los animalistas pueden considerarse la versión animal de los humanistas. Los humanistas creen que los humanos son importantes, y como los animales también son seres vivos, también tienen derechos y merecen ser tratados con respeto.

Los animalistas se diferencian del humanismo en que no sólo se centran en los derechos de los animales, sino también en el veganismo (no comer ni utilizar ningún producto derivado de los animales) y en la liberación animal (la idea de que todos los animales deben estar libres de la opresión).

Los animalistas creen que todos los animales tienen derecho a su propia libertad y vida.

Los animalistas creen que todos los animales tienen derecho a su propia libertad y vida. Creen esto porque consideran que los animales son seres pensantes, que tienen sentimientos y experiencias al igual que los humanos. El movimiento animalista también cree en la igualdad entre las especies. Esto significa que no se debe permitir que los humanos traten a otras especies como inferiores, o que se aprovechen de ellas para su propio beneficio.

Además de creer en los derechos de los animales, hay otras creencias asociadas a ser «animalista». Algunos ejemplos son:

  • Todos los seres vivos deben estar libres de la interferencia humana – ¡esto significa no hacer pruebas en animales!
  • Los animales merecen respeto: el hecho de que no puedan hablar no significa que no merezcan nuestro amor y cuidado.

Hay muchas organizaciones que defienden los derechos de los animales como PETA y Vegan Outreach.

Hay muchas organizaciones de derechos de los animales, como PETA y Vegan Outreach. People for the Ethical Treatment of Animals (PETA) es una organización formada por personas que están en contra de la utilización de animales por cualquier motivo. Creen que los seres humanos no deberían utilizar a los animales para alimentarse, vestirse o entretenerse. Algunas personas tienen un problema con esto porque significa que no pueden comer carne o usar zapatos de cuero o abrigos de piel si quieren seguir sus creencias. Otra organización de defensa de los derechos de los animales, llamada Vegan Outreach, cuenta con voluntarios que recorren las comunidades de Estados Unidos repartiendo folletos sobre la importancia de dejar de comer productos cárnicos y sobre cómo afecta negativamente a nuestro planeta.

Los animalistas creen que debemos tratar a los animales con empatía y compasión.

Los animalistas creen que debemos tratar a los animales con empatía y compasión. Piensan que todos los animales deben ser tratados con respeto, independientemente de su especie o de si son humanos o no.

Los animales son seres sensibles que merecen ser tratados como tales, y no ser utilizados para alimentarse, vestirse o entretenerse. Esto significa que los animalistas nunca comerían carne, ni llevarían prendas de cuero (o cualquier otro producto fabricado con piel de animal), ni utilizarían cosméticos probados en animales, ni siquiera asistirían a circos en los que se obliga a los animales salvajes a realizar trucos para divertir al público.

Un animalista es una persona que cree que los animales tienen derechos y deben ser tratados con respeto.

Los animalistas son amantes de los animales que creen que éstos tienen derechos y deben ser tratados con respeto. Hay muchas organizaciones de derechos de los animales en todo el mundo, algunas de las cuales son PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales), FARM (Movimiento por los Derechos de los Animales de Granja) y Peta2.

Los animalistas quieren ver el fin de la ganadería industrial para que todos los animales puedan vivir libremente en su entorno natural sin ser esclavizados por los humanos o sometidos a prácticas crueles. Quieren que se ponga fin a todas las formas de caza, a la experimentación con animales, a los zoológicos y a los acuarios donde se les mantiene cautivos con fines de entretenimiento. También creen que está mal que la gente tenga animales de compañía a menos que sean capaces de cuidarlos adecuadamente en casa sin descuidarlos ni maltratarlos de ninguna manera.

Conclusión

Si quieres ser animalista, lo único que tienes que hacer es creer que los animales son dignos de nuestro respeto. Esto significa respetar su derecho a vivir en la naturaleza o en granjas, y tratarlos con empatía cuando son maltratados o abandonados por los humanos. No necesitas ninguna formación o certificación especial para este trabajo, sólo tu pasión por los animales.

Deja un comentario