¿Qué son las moléculas?

Los átomos son los componentes básicos de todo lo que existe en nuestro mundo. Son tan pequeños que se necesitarían unos 10 billones para llenar una cucharilla. Hay más átomos en un solo grano de arena que estrellas en toda la galaxia.

Una molécula es un grupo de átomos que se combinan químicamente.

Una molécula es un grupo de átomos que se combinan químicamente. Las moléculas están formadas por átomos, el componente más pequeño de la materia. Los átomos son los bloques de construcción de todos los compuestos; se combinan para formar moléculas.

Una molécula puede estar formada por dos o más átomos, que pueden ser del mismo tipo (como en el agua) o de tipos diferentes (como en el dióxido de carbono). El número y la combinación de átomos de una molécula determinan sus propiedades y si se disuelve en agua o reacciona con otras sustancias químicas.

Los átomos son los componentes más pequeños de la materia.

Los átomos son los componentes más pequeños de la materia. Se podría pensar que los átomos están formados por electrones, protones y neutrones. Sin embargo, es más exacto decir que los electrones orbitan alrededor de un núcleo que contiene una carga positiva (protones) y una carga negativa (neutrones). El número de protones de un átomo determina su identidad química; por ejemplo, el hidrógeno tiene un protón mientras que el oxígeno tiene ocho.

La disposición de estas partículas es lo que da al átomo sus propiedades. Por ejemplo, los átomos con un solo electrón -como la partícula solitaria del hidrógeno- tienden a ser muy reactivos porque les falta algo en su capa exterior: otro conjunto de electrones que equilibre su carga positiva.

El átomo está formado por un núcleo que contiene protones y neutrones, rodeado de electrones que viajan en órbitas alrededor del núcleo.

El átomo está formado por un núcleo que contiene protones y neutrones, rodeado de electrones que se desplazan en órbitas alrededor del núcleo.

El número de protones determina el elemento: por ejemplo, el hidrógeno tiene un protón; el helio tiene dos protones.

El número de electrones determina las propiedades químicas de un elemento: por ejemplo, el oxígeno tiene ocho electrones; el sodio tiene 11.

Un ion es un átomo que ha ganado o perdido uno o más electrones.

Un ion es un átomo que ha ganado o perdido uno o más electrones. Los iones se forman cuando los átomos ganan o pierden electrones. Cuando un átomo neutro pierde un electrón, su carga se vuelve positiva y el nuevo ion formado se llama catión. Si un átomo gana un electrón, se carga negativamente y el ión recién formado se llama anión.

Los cationes son iones con carga positiva y los aniones son iones con carga negativa.

Para entender cómo funcionan las moléculas, primero hay que saber que los iones son átomos que han ganado o perdido uno o más electrones. Los cationes son iones con carga positiva y los aniones son iones con carga negativa. Los iones pueden formarse mediante reacciones químicas (como cuando un metal se disuelve en agua).

Los iones también pueden formarse al disolver metales en una solución.

Los compuestos iónicos se forman cuando los iones positivos y negativos se combinan para convertirse en moléculas neutras. Suelen ser duros y frágiles.

Los compuestos iónicos se forman cuando los iones positivos y negativos se combinan para convertirse en moléculas neutras. Un ion es un átomo o grupo de átomos con una carga eléctrica neta, creada por uno o más electrones que han sido retirados del átomo, dejándolo con una carga global positiva o negativa.

Un ejemplo de compuesto iónico es el cloruro de sodio (NaCl), también conocido como sal de mesa. Se forma cuando el catión sodio (Na+), que tiene una carga +1, se combina con el anión cloruro de cloro (Cl-), que tiene una carga -1. Los dos iones de carga opuesta se atraen para evitar ser separados por sus cargas opuestas -como dos imanes que se repelen porque tienen polos iguales enfrentados- y así se forman en el NaCl para volver a ser moléculas neutras.

Los componentes básicos de toda la materia de la Tierra, incluidos nosotros mismos, son los átomos.

La conclusión de esta sección es que los átomos son las unidades más pequeñas de la materia. Están formados por protones, neutrones y electrones: los protones y los neutrones forman el núcleo, mientras que los electrones orbitan alrededor del núcleo en una capa de energía.

Es posible que hayas oído hablar de los átomos antes, pero pensabas que eran demasiado pequeños para verlos. Es cierto, ¡no se pueden ver con los ojos! Pero hay otras formas de observar los átomos con equipos como los microscopios o los microscopios electrónicos. De hecho, los científicos llevan estudiándolos desde finales del siglo XIX, cuando descubrieron que todas las sustancias tienen sus propias propiedades en función del número de protones que contienen (lo que se denomina elemento). Por ejemplo, el agua tiene dos hidrógenos (isótopos) por un oxígeno (isótopo), lo que le da su sabor característico, así como otras características como el punto de ebullición o el punto de congelación en comparación con otros líquidos como la gasolina.

Conclusión

Esperamos que ahora entiendas un poco más cómo los átomos forman moléculas y los diferentes tipos de enlaces que se pueden formar entre ellos. Es increíble pensar que todo lo que vemos a nuestro alrededor está formado por estas pequeñas partículas.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario