¿Qué órgano del cuerpo humano consume más energía?

El cuerpo humano utiliza la energía para mantener su integridad estructural, para que el corazón siga latiendo y para otras funciones esenciales. La principal fuente de energía para la mayoría de las células es la glucosa, un azúcar que se convierte en ATP (trifosfato de adenosina), la molécula utilizada para almacenar y transportar energía dentro de las células.

El cuerpo utiliza energía para respirar, bombear sangre y hacer funcionar el cerebro.

El cuerpo utiliza energía para respirar, bombear sangre y hacer funcionar el cerebro.

El cuerpo humano utiliza mucha energía para llevar a cabo sus funciones diarias. El cuerpo utiliza energía para respirar, bombear sangre y hacer funcionar el cerebro. De hecho, se calcula que el 60% de todas las calorías que ingerimos se utilizan sólo para estas tres funciones.

Las proporciones de uso de energía en el cuerpo vienen dadas por el consumo de oxígeno por órgano y por unidad de tiempo

En el cuerpo humano hay varios órganos que consumen una gran cantidad de energía. El cerebro utiliza alrededor del 20% de la energía del cuerpo; el corazón, alrededor del 10%; y los riñones, alrededor del 5%. Estos tres órganos han sido etiquetados como «grandes consumidores» porque consumen mucha energía.

La función del hígado en el metabolismo no es quemar calorías, sino convertir los nutrientes en moléculas que puedan ser utilizadas por otras células y devolver el exceso de moléculas a la circulación para su eliminación o almacenamiento en las células grasas. Este proceso utiliza una pequeña cantidad de la energía de nuestro cuerpo (2%), lo que lo convierte en uno de nuestros órganos más eficientes.

Los pulmones no consumen directamente el oxígeno, sino que utilizan esta molécula como donante de electrones durante las reacciones redox con proteínas como la citocromo c oxidasa, que en última instancia producen ATP (adenosín trifosfato).

La mayor parte de la energía la consumen los músculos.

Lo más importante que debes saber es que los músculos son los que más energía consumen. De hecho, utilizan más de la mitad del suministro de glucosa de su cuerpo para que esto ocurra. Las células musculares contienen una enzima llamada piruvato deshidrogenasa (PDH), que descompone los carbohidratos en glucosa. A continuación, la PDH convierte la glucosa en energía mediante una reacción química denominada fosforilación oxidativa. Este proceso produce ATP (trifosfato de adenosina), que es lo que alimenta a las células del cuerpo y les da energía para que hagan bien su trabajo.

Es necesario que haya mucho oxígeno cuando te ejercitas o realizas una actividad intensa porque es necesario para esta reacción química.

Y hablando de oxígeno… ¡también tus pulmones trabajan duro! Aunque no tienen mucha masa muscular en comparación con la de otros órganos, son responsables de suministrar alrededor del 20% del gasto energético total de tu cuerpo (1). La mayoría de la gente piensa que el corazón late más rápido que los pulmones durante el ejercicio, pero en realidad ambos órganos aumentan su carga de trabajo de forma espectacular a niveles de intensidad más altos, especialmente durante los ejercicios aeróbicos de intensidad moderada, como el footing, en los que ambos órganos experimentan cambios significativos en la frecuencia cardíaca y el volumen de carrera (2).

Sin embargo, órganos como el cerebro y el corazón consumen más oxígeno que los músculos por unidad de tiempo aunque su masa sea muy pequeña.

Sin embargo, órganos como el cerebro y el corazón consumen más oxígeno que los músculos por unidad de tiempo aunque su masa sea muy pequeña. El cerebro es un órgano muy pequeño, pero consume mucha energía. El corazón también es un órgano que consume mucha energía. Los músculos consumen mucha energía, pero también son muy grandes

El cerebro es el que más oxígeno consume, mientras que los músculos son los que más glucosa consumen.

Así, el cerebro consume más oxígeno que cualquier otro órgano del cuerpo. Los músculos contienen más mitocondrias, que son las células responsables de descomponer los nutrientes en ATP y liberar energía a las células. El corazón utiliza más oxígeno que cualquier otro músculo del cuerpo, pero también es un órgano pequeño en comparación con la mayoría de los demás.

El corazón también utiliza más glucosa que otros órganos porque necesita grandes cantidades de energía para bombear la sangre por nuestro cuerpo a altas presiones. Necesita este combustible extra porque trabaja constantemente.

¿Te sientes cansado? Quizá sea el momento de ir al gimnasio.

Conclusión

Hemos aprendido que el cerebro consume mucha energía y que es el que más oxígeno utiliza de todos los órganos humanos. Esto significa que es el que más oxígeno consume por unidad de masa en el cuerpo. También podemos ver que los músculos son más eficientes que otros órganos cuando se trata de utilizar la glucosa para la producción de energía.

Deja un comentario