¿Qué ocurriría si se derritieran los casquetes glaciares?

Es fácil imaginar cómo sería el mundo si se derritieran todos los casquetes polares. Por ejemplo, puedes imaginarte tu ciudad de playa favorita siendo tragada por el agua. Puedes ver cómo eso podría afectar al turismo en general y hacer subir el precio de las propiedades frente a la playa. Pero ése es sólo uno de los efectos del derretimiento de los casquetes polares, y hay muchas más formas en que el cambio climático afecta a nuestro planeta. En este artículo, examinaremos algunos de estos efectos y consideraremos lo que significan para cada uno de nosotros que vivimos en este hermoso orbe azul que flota en el espacio…

Los países de latitudes septentrionales tendrían mejores condiciones para la agricultura.

El derretimiento de los casquetes polares también tiene algunos beneficios. Los países de latitudes septentrionales tendrían mejores condiciones para la agricultura, ya que la temperatura y las precipitaciones aumentarían. La duración de la temporada sin heladas aumentaría, lo que significa que habría más luz solar que llegaría al suelo, lo que ayudaría al crecimiento de las plantas. Además, el aumento del dióxido de carbono en la atmósfera estimula el crecimiento de las plantas.

Hawái y otros países tropicales se volverían vulnerables a los huracanes.

Probablemente sepas que los países tropicales son cálidos y soleados, pero ¿sabías que también son vulnerables a los huracanes? Si los casquetes polares se derritieran, estos países tendrían más lluvias, más inundaciones y más deslizamientos de tierra.

Es cierto que la mayoría de estos lugares ya cuentan con amplias protecciones naturales contra los fenómenos meteorológicos extremos (como los famosos volcanes de Hawai). Pero esas protecciones podrían verse comprometidas si el clima sigue cambiando.

Los países mediterráneos como Grecia, Italia y el sur de Francia podrían convertirse en desiertos.

Pero hay un problema con esta idea: Los países mediterráneos ya son desiertos. De hecho, el mar Mediterráneo es la parte más baja de una región más amplia conocida como la cuenca mediterránea, que abarca también gran parte de África y Asia. La razón por la que se llama cuenca es porque no tiene salida al océano como la mayoría de los mares: se llena de agua procedente de las precipitaciones y las nevadas en las montañas y colinas circundantes. La cuenca mediterránea recibe muy pocas precipitaciones al año (entre 500 y 2.000 milímetros), por lo que, aunque parezca un océano cuando se está en sus orillas, la mayor parte no tiene salida al mar.

Sucede que muchos países a lo largo de sus costas dependen bastante de la agricultura para su subsistencia. Por ello, cualquier cambio importante en su clima podría ser devastador para ellos; la desertificación ya es un problema para muchos agricultores de estas regiones que dependen de la lluvia para el riego en lugar de medios artificiales como pozos o bombas (que también pueden estar contaminados por el agua salada del subsuelo).

Estos cambios podrían provocar la extinción de muchas especies animales.

A medida que los casquetes polares se derritan, muchas especies animales se extinguirán. Algunos animales serán capaces de adaptarse a los cambios, pero otros se extinguirán. Los animales más vulnerables son los que viven en el Ártico y el Antártico. Muchas de estas criaturas ya se han visto obligadas a abandonar sus hábitats por los cambios climáticos y algunas ya se han extinguido como consecuencia de estos cambios.

A medida que aumente el nivel del mar, aumentarán los daños en las zonas costeras donde viven y trabajan las personas, por lo que también puede haber menos puestos de trabajo para los humanos.

Estados Unidos y Canadá podrían cultivar más si reciben más lluvia.

Si los casquetes polares se derritieran, se produciría un aumento de las temperaturas mundiales. Los Estados Unidos y Canadá podrían cultivar más si recibieran más lluvia. De hecho, ¡los agricultores podrían tener que lidiar con algunos años de demasiada lluvia! Pero esto es algo bueno porque el calor extremo y la sequía pueden dañar los cultivos, así que la humedad extra ayudará a reponer el suelo que ha sido dañado por las sequías o las inundaciones.

Sin embargo, hay algunos lugares en los que toda esta agua sería un problema: las ciudades se inundarían cuando llueva mucho (porque en lugar de drenar hacia los ríos como es habitual, se acumularía encima de todo). Y los agricultores que viven cerca de los valles podrían verse inundados si sus tierras se mojan demasiado, lo que podría ocurrir porque el nivel del agua sube cuando el hielo se funde en forma líquida

Las personas que viven en los valles excavados por los glaciares podrían perder sus hogares a causa de las inundaciones y los corrimientos de tierra.

Si los casquetes polares comienzan a derretirse, es de esperar que aumente el nivel del mar. Esto provocará inundaciones y corrimientos de tierra en las zonas bajas.

En los valles excavados por los glaciares, esto podría ser especialmente grave. Los corrimientos de tierra pueden sepultar casas y otros edificios, causando importantes daños económicos a las familias y a los propietarios.

El nivel del mar subiría hasta 100 metros, anegando la mayoría de las grandes ciudades del mundo.

El aumento del nivel del mar es una de las consecuencias más graves del cambio climático. Esto se debe a que el derretimiento de los casquetes polares hace que el agua se expanda, lo que eleva el nivel del mar en todo el mundo. El nivel del mar lleva siglos subiendo, y seguirá subiendo mientras aumenten las temperaturas. Pero el ritmo de esta subida se ha acelerado en las últimas décadas, y no es posible predecir exactamente cuánto subirá el nivel del mar en los próximos años.

Si se derritiera todo el hielo de la Tierra, el nivel del mar aumentaría unos 70 metros. Dado que es probable que sólo una parte de esta cantidad se derrita en el transcurso de nuestra vida, es difícil para los científicos establecer una cifra exacta de cuánto podría aumentar el nivel de los océanos sólo durante este siglo; algunas proyecciones sugieren que podríamos ver aumentos de entre 20 y 60 centímetros (8-24 pulgadas) para el año 2100.

El cambio climático a gran escala podría afectar a los patrones meteorológicos globales de forma impredecible.

El cambio climático es un fenómeno complejo, y es difícil predecir cómo repercutirán sus efectos en los patrones meteorológicos. Lo que sí sabemos es que el cambio climático podría hacer que algunas regiones sean más cálidas y otras más frías, lo que afectaría a la frecuencia y gravedad de las tormentas. Por ejemplo, un aumento de la temperatura global significaría más vapor de agua en la atmósfera, y más vapor de agua significa más precipitación cuando cae en forma de lluvia o nieve.

En otras palabras: El cambio climático podría provocar un aumento tanto de las inundaciones graves como de las sequías en todo el mundo.

El mundo tendrá un aspecto muy diferente cuando se derritan los casquetes polares, y no estamos seguros de cómo será de diferente.

Es posible que hayas notado que los casquetes polares se están derritiendo. Tienes razón en preocuparte. El clima está cambiando y nos afecta a todos.

La buena noticia es que, aunque no sabemos lo que ocurrirá en el futuro, hay cosas que puedes hacer ahora para ayudar a proteger a los animales y sus hábitats. Por ejemplo, cuando compras una bombilla de bajo consumo, estás ahorrando dinero en tu factura eléctrica y contribuyendo a reducir las emisiones de CO2 de las centrales eléctricas a la atmósfera en un 75%.

Conclusion

Vivimos en una época en la que el mundo está cambiando tan rápidamente que tenemos que adaptarnos para estar a la altura. Hemos visto cómo el cambio climático está afectando a nuestro entorno, pero ¿qué ocurrirá si se derriten los casquetes polares? Esta pregunta sólo puede responderse con más investigación y, tal vez, con un poco de imaginación.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario