qué nos supone la ciencia

El velo comenzó a correr en el mes de julio del 2009, en el momento en que un médico japonés posteó un comentario sobre la versión 2008 de la presente revisión Cochrane sobre INestaba basada esencialmente en los datos de un solo archivo: una revisión sustentada económicamente por la industria farmacéutica publicada en 2003 en la gaceta Archives of Internal Medicine. Entonces los autores de la revisión Cochrane le solicitaron al laboratorio financiador ahora los autores de los únicos 2 estudios publicados en gacetas con revisión de pares si podían hacer más simple los reportes terminados de la investigación original (“clinical study reports”, CSR). Una revisión Cochrane puso en cuestión el ecosistema de evaluación y regulación de fármacos y patentizó la relevancia de la transparencia y la disponibilidad de datos. ¿Qué sucede en el momento en que las agencias gubernativos de todo el planeta aprueban un fármaco con evidencia a nivel científico incompleta, malinterpretada u omitida? Esto ocurrió con inhibidores de la neuraminidasa (IN), medicamentos empleados en la prevención y régimen de la influenza (gripe). Desde 2002 hasta esta época, los gobiernos de distintas países han gastado siderales cantidades de dinero a IN, en especial para frenar pandemias de influenza tras el brote del virus H1N1 de 2009. Resumimos aquí los hechos mucho más interesantes mucho más extensamente descritos en una publicación reciente.

Los dos autores se excusaron por diferentes fundamentos (entre ellos, una mudanza que habría hecho perder información) y el laboratorio ha dicho estar presto a dar la información si los revisores firmaban un convenio de confidencialidad. Esta condición no fue admitida y 2 problemas básicos, entre otros, comenzaron a aflorar: ¿Cuáles eran los daños y provecho reales de los IN? y ¿hasta qué punto el cuerpo libre de prueba sobre IN era confiable? Tras una fuerte presión académica, los financiadores entregaron los CSR extensamente requeridos.,

STEAM en el currículo

El marco normativo de la escuela de hoy reconoce el avance de la rivalidad STEM como clave. Adoptar una metodología STEAM supone concebir el trabajo de sala como situación complicada, diversa y también interdisciplinar. Piensa dar al estudiante un prominente nivel de importancia en el momento de planear su trabajo, fortaleciendo al tiempo su autonomía. Al fin y al cabo, hablamos de efectuar una transferencia real y eficaz del peso y el liderazgo del trabajo de sala, quitando al enseñante una parte del importancia dominante propio de los enfoques pedagógicos mucho más habituales.

Supone un cambio de papel por la parte de los enseñantes y deja su función clásico de fuente única de conocimiento para transformarse en un catalizador de la construcción del estudio de sus alumnos. En este sentido, piensa una enorme exigencia desde el criterio profesional, pero es un requisito preciso para lograr enfocar el trabajo de sala de manera activa y eficaz.

Deja un comentario