¿Qué le ha pasado a la Tierra desde su inicio?

La Tierra es un planeta dinámico y en constante cambio. Nuestro hogar ha pasado por muchos cambios a lo largo de miles de millones de años. Este artículo explorará cómo ha cambiado nuestra Tierra y qué puede deparar el futuro a nuestro planeta.

Según la ciencia, la Tierra se creó hace 4.540 millones de años.

Según la ciencia, la Tierra se creó hace 4.540 millones de años. Se trata de un periodo de tiempo llamado «era primordial». Durante esta era, la materia se formó a partir de átomos de hidrógeno y helio en el espacio. Las masas de gas que giraban se condensaron en estrellas que luego explotaron en supernovas, creando elementos pesados como el carbono y el oxígeno.

Estos elementos se dispersaron por todo el universo mediante nubes gigantes de polvo que acabaron formando planetas como el nuestro. Unos cientos de millones de años después de la creación de nuestro planeta, la actividad volcánica produjo temperaturas superficiales lo suficientemente altas como para que existiera agua líquida (y vida) en la superficie de la Tierra.

La Tierra comenzó como una bola de magma

Al principio, nuestro planeta era sólo una bola de magma sin atmósfera ni agua líquida.

La Tierra se formó cuando una enorme nube de gas y polvo comenzó a colapsar debido a la gravedad. Esta nube se llamó nebulosa solar. La nebulosa solar estaba formada principalmente por hidrógeno, helio y pequeñas cantidades de otros elementos como oxígeno y dióxido de carbono. La nebulosa solar tenía mucha energía porque contenía mucha masa (materia). A medida que la nebulosa solar se colapsaba, se calentaba más porque todo su material se comprimía a altas temperaturas durante miles de millones de años hasta que, finalmente, algunos trozos se desprendieron unos de otros en diferentes formas y tamaños formando planetas, incluyendo la Tierra, que es uno de ellos.

La Tierra se enfrió

La Tierra se enfrió y pasó de ser una bola de magma a un sólido.

La Tierra era originalmente más caliente que ahora. El núcleo de la Tierra aún estaba fundido cuando apareció la primera vida en su superficie, pero con el tiempo la corteza se enfrió primero y luego su núcleo.

El agua apareció en su superficie

La Tierra está formada por diferentes capas, como la corteza, el manto y el núcleo. La corteza es una fina capa que constituye la superficie sólida de nuestro planeta. Está formada principalmente por roca y suelo que puede dividirse en tres tipos: corteza continental (que forma los continentes), corteza oceánica (que forma las dorsales oceánicas) y plataformas continentales (las zonas planas entre las costas).

A lo largo del tiempo, esta superficie ha sido moldeada por una serie de procesos, algunos lentos pero poderosos, otros rápidos pero aparentemente insignificantes. Uno de estos procesos es el agua. El agua es esencial para la vida en la Tierra; cubre el 70% de la superficie de nuestro planeta en océanos y lagos, así como en acuíferos subterráneos o en arroyos y riachuelos que corren por las laderas de las montañas, donde se acumulan en pequeños charcos antes de desembocar en masas más grandes, como los ríos. Se podría pensar que toda esta agua se secaría rápidamente durante los periodos en los que las temperaturas suben lo suficiente como para evaporar toda la humedad de su superficie, pero afortunadamente para nosotros, hay algunas salvaguardas incorporadas en el plan de diseño de la naturaleza.

La contaminación creó una atmósfera que empezó a bloquear la luz ultravioleta

La Tierra ha tenido una atmósfera desde su creación. Comenzó siendo principalmente hidrógeno y helio, pero con el tiempo, al aumentar la temperatura de la Tierra, se formó vapor de agua y otros gases como el dióxido de carbono para ayudar a atrapar el calor. Estos gases crearon lo que hoy conocemos como nuestra atmósfera.

Pero, ¿por qué es importante? La luz ultravioleta es perjudicial para la vida porque puede destruir el ADN de los organismos vivos si están expuestos a demasiada cantidad durante mucho tiempo. Esto significa que si no hubiera una capa de ozono que nos protegiera de los rayos del sol, podríamos vivir en la Tierra, pero sólo bajo tierra o bajo el agua, donde la luz ultravioleta no puede llegar fácilmente, ya que la mayoría de los animales necesitan al menos algo de luz solar durante el día para hacer la fotosíntesis (que da energía a las plantas) o el frío durante la temporada de hibernación para que las funciones corporales no se apaguen por falta de ingesta de alimentos durante largos períodos sin comer nada, ¡como los osos que entran en hibernación durante los meses de invierno!

La vida comenzó a aparecer

Uno de los acontecimientos más importantes de la historia de la Tierra es la aparición de la vida. Ocurrió hace unos 3.500 millones de años, lo que significa que tardó unos 2.000 millones de años en formarse la Tierra. También tardó unos 1.000 millones de años en aparecer el agua en la Tierra, y otros 700 millones de años para que la vida empezara a aparecer en la tierra, ¡pero ese es un tema para otro artículo!

La tierra ha pasado por muchos cambios, pero nuestra tierra ha tenido una rica historia antes de que llegáramos aquí, y seguirá cambiando mucho después de que nos hayamos ido. ¿Qué cambios está dejando atrás?

Eres parte del universo y seguirás siendo parte de él mucho después de que te hayas ido. La Tierra ha tenido una rica historia antes de que llegáramos, y seguirá cambiando mucho después de que nos hayamos ido. ¿Qué cambios estás dejando atrás?

Como humanos, podemos dejar nuestra huella en este planeta por la forma en que vivimos nuestras vidas hoy. ¿Qué tipo de impacto quieres dejar atrás?

Conclusión

La tierra ha pasado por muchos cambios, pero nuestra tierra ha tenido una rica historia antes de que llegáramos aquí, y seguirá cambiando mucho después de que nos hayamos ido. ¿Qué cambios está dejando atrás?

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario