¿Qué es un cuark?

Los quarks son uno de los dos constituyentes básicos de la materia, el otro son los leptones. Los quarks se mantienen unidos mediante gluones, de forma similar a como los electrones se mantienen unidos al núcleo mediante fotones. Los quarks pueden comportarse tanto como una partícula como una onda. Hay seis tipos diferentes, o «sabores», de quarks que conocemos. Los sabores más conocidos son los quarks up y down. Cada quark va acompañado de una antipartícula, con una carga opuesta. Los físicos nunca han observado un solo quark aislado, pero han encontrado algunas partículas subatómicas que contienen tres quarks (bariones) y otras que contienen cuatro (mesones). El barión más conocido es el protón, que está formado por dos quarks up y un quark down. Es posible que haya otros sabores de quarks que aún no se han detectado

Los quarks son uno de los dos constituyentes básicos de la materia, el otro son los leptones.

Los quarks son uno de los dos constituyentes básicos de la materia, el otro son los leptones. Los leptones no tienen carga eléctrica y son los electrones y los neutrinos. Los quarks tienen carga, y cada tipo lleva una cantidad fraccionaria de esa carga: los up-quarks llevan 2/3 de la carga positiva unitaria (e) de un electrón y los down-quarks llevan -1/3 e. Todos los sabores de quarks (los distintos tipos o «sabores» de quarks) combinados crean un número entero para la carga eléctrica total de una partícula elemental; por ejemplo, un protón contiene dos up-quarks y un down-quark, lo que le da una carga eléctrica neta total de +1 e.

Los quarks se mantienen unidos por los gluones, de forma similar a como los electrones se mantienen unidos al núcleo por los fotones.

Los quarks se mantienen unidos por los gluones, de forma similar a como los electrones se mantienen unidos al núcleo por los fotones. Los gluones tienen un alcance muy corto, pero cuando interactúan entre sí producen más quarks y antiquarks. De esta manera se pueden hacer más partículas compuestas a partir de las tres originales (quarks) y una sola (antiquark).

Los quarks pueden comportarse tanto como una partícula como una onda.

Los quarks no son partículas, son más bien ondas. Pueden considerarse como ondas de color, de energía o de espín. Si quieres entender los quarks, tienes que pensar en ellos en términos de su función de onda como un todo.

Hay seis tipos diferentes, o «sabores», de quarks que conocemos.

En total, hay seis tipos diferentes, o «sabores», de quarks que conocemos: up/down (u/d), strange (s), charm (c), top/bottom (t/b) y la antítesis del bottom-top-y anti-top. Cada sabor tiene sus propias propiedades. Los quarks u y d forman los protones y los neutrones; s, c y t forman los mesones; y b es una versión más pesada de t que se encuentra en ciertos mesones.

Los sabores más conocidos son los quarks up y down.

Puede que hayas oído que hay seis sabores de quarks. Pero estos seis sabores no son como los helados de chocolate, vainilla y fresa del congelador del supermercado. Son diferentes tipos de quarks con diferentes propiedades, y todos ellos se agrupan para formar protones y neutrones, que son dos tipos de partículas que se encuentran en los núcleos atómicos dentro de los átomos.

Los sabores más conocidos son los quarks up y down. Los quarks up y down tienen cargas de +2/3 o -1/3, respectivamente; esto significa que si se suman todas las cargas positivas de los protones (procedentes de sus tres quarks) más todas las cargas negativas de los electrones (procedentes de su tercer electrón), se obtendrá una media cercana a cero, el mismo tipo de neutralización de carga que se observa en el número atómico.

Cada quark viene acompañado de una antipartícula, con una carga opuesta.

Cada quark va acompañado de una antipartícula, con una carga opuesta. Por ejemplo, el quark up tiene carga positiva y su antipartícula, conocida como quark down (pero que no debe confundirse con la partícula del mismo nombre), tiene carga negativa. Las antipartículas tienen exactamente la misma masa que sus correspondientes partículas, pero diferentes cargas eléctricas y otras propiedades, porque cada generación de materia está formada por opuestos de antimateria.

Las antipartículas se producen siempre por pares -materia/antimateria-, al igual que los objetos reales se emparejan en cosas como moléculas o átomos o moléculas que pueden combinarse más en estructuras complejas como el ADN..

Los físicos nunca han observado un solo quark aislado, pero han encontrado algunas partículas subatómicas que contienen tres quarks (bariones) y otras que contienen cuatro (mesones).

Los quarks se mantienen unidos gracias a los gluones, que son partículas portadoras de la fuerza nuclear fuerte. Esto significa que los quarks pueden comportarse tanto como una partícula como una onda.

Esta propiedad de los quarks se conoce como su «naturaleza compuesta», y es lo que les permite formar protones y neutrones, los componentes básicos de los átomos. Los quarks nunca se han observado individualmente; siempre se encuentran en partículas subatómicas como los protones, los neutrones y los mesones (que están formados por un quark más su contraparte de antimateria). Los bariones están formados por tres quarks (por ejemplo, bottom-quark + top-quark + strange-quark), mientras que los mesones contienen dos quarks (los signos +/- denotan electrón o muón).

El barión más conocido es el protón, que está formado por dos quarks up y un quark down.

El barión más conocido es el protón, que está formado por dos quarks up y un quark down. El protón tiene carga positiva, como todos los bariones.

Es posible que haya otros sabores de quarks que aún no se han detectado.

En los últimos años, los científicos han conseguido detectar y confirmar la existencia de sólo quarks de sabor 1/3. Es posible que haya otros sabores de quarks que aún no se hayan detectado. Los físicos teóricos están trabajando en esta cuestión, con la esperanza de que permita una comprensión más completa de partículas como los protones y los neutrones, los componentes básicos de toda la materia de nuestro universo.

El Modelo Estándar clasifica todas las partículas conocidas en 6 categorías distintas, conocidas como «sabores» de quark.

El Modelo Estándar clasifica todas las partículas conocidas en 6 categorías distintas, conocidas como «sabores» de quarks. Estos son:

  • Los quarks up tienen una carga de +2/3 e y tienen una carga eléctrica de 1.
  • Los quarks down tienen una carga de -1/3 e y una carga eléctrica de -1.
  • Los quarks encanto (c) tienen una masa aproximadamente 1,25 veces mayor que la del protón, pero mucho menor que la del quark top o bottom. Se encuentran en el núcleo de hadrones como los protones y los neutrones. Los quarks con cargas encantadas pueden encontrarse fuera de las colisiones de iones pesados, mientras que también es posible que formen pares que se comporten como mesones; por ejemplo, el barión Lambda está compuesto por dos antiquarks encantados; este tipo de partícula se llama mesón, no porque tenga relación con los mesones en la QCD (cromodinámica cuántica), sino porque contiene uno o más pares (o múltiplos) de antiquarks encantados unidos por gluones[5].

Conclusión

Los quarks son uno de los dos constituyentes básicos de la materia, el otro son los leptones. Los quarks se mantienen unidos mediante gluones, de forma similar a como los electrones se mantienen unidos al núcleo mediante fotones. Los quarks pueden comportarse tanto como una partícula como una onda. Hay seis tipos diferentes, o «sabores», de quarks que conocemos. Los sabores más conocidos son los quarks up y down. Cada quark va acompañado de una antipartícula, con una carga opuesta. Los físicos nunca han observado un solo quark aislado, pero han encontrado algunas partículas subatómicas que contienen tres quarks (bariones) y otras que contienen cuatro (mesones). El barión más conocido es el protón, que está formado por dos quarks up y un quark down. Es posible que haya otros sabores de quarks que aún no se hayan detectado.

Deja un comentario