¿Qué es el método científico?

El método científico es un proceso mediante el cual los científicos investigan fenómenos, adquieren nuevos conocimientos y ponen a prueba los antiguos. El número de pasos puede variar en función de la naturaleza de la investigación. A continuación se describe una posible progresión lógica a través del método científico. Muchos de estos pasos no se realizan siempre y pueden tener lugar en un orden diferente. Esto suele depender de la complejidad del problema, de cuánta información de fondo se conozca ya, de cuántos experimentos previos se hayan realizado y también de quién lo realice como parte de su formación.

El método científico es un conjunto de técnicas para investigar fenómenos, adquirir nuevos conocimientos o corregir e integrar conocimientos anteriores. Para ser calificado de científico, un método de investigación debe basarse en pruebas empíricas o mensurables sujetas a principios específicos de razonamiento. El Oxford English Dictionary define el método científico como «un método o procedimiento que ha caracterizado a las ciencias naturales desde el siglo XVII, consistente en la observación sistemática, la medición y el experimento, y la formulación, comprobación y modificación de hipótesis».

El término método científico se refiere a los procedimientos generales que siguen quienes pretenden investigar la naturaleza. Estos procedimientos incluyen la realización de observaciones sobre la naturaleza, la realización de experimentos y la recopilación de datos sobre los resultados de un experimento, el análisis de los datos mediante el uso de las matemáticas para producir información que pueda ser contrastada con futuros experimentos, la verificación de sus conclusiones con otros científicos, la publicación de sus hallazgos para que otros científicos puedan leerlos y llevar a cabo nuevos estudios si están interesados en hacerlo.

Los pasos del método científico son:

1. Observación:

Observar el fenómeno y registrar las observaciones de forma sistemática.

Para observar el fenómeno, tenemos que utilizar el método de observación. El método de observación es una forma sistemática de observar algo para poder observarlo con atención y precisión. La observación nos ayudará a ver todo lo que tenemos que ver para hacer un buen informe sobre nuestra investigación. El primer paso es identificar lo que queremos observar. Esto significa que tenemos que saber qué queremos averiguar sobre nuestro tema. Por ejemplo, si voy a hacer mi investigación sobre «¿Cuál es el efecto de desayunar en la concentración de los alumnos?», tengo que decidir primero qué quiero averiguar sobre este tema antes de hacer mi investigación. Esto me ayudará a asegurarme de que lo que quiero averiguar está realmente relacionado con mi investigación y también me ayudará a asegurarme de que no se me escapa ninguna información importante durante mi proceso de investigación porque a veces hay mucha información que puedes pensar que no es importante pero que en realidad lo es para tu informe más adelante. Así que cuando decidas lo que quieres averiguar, te resultará más fácil recopilar datos durante tu investigación.

2. Preguntar:

Formular preguntas sobre el fenómeno que puedan ser respondidas utilizando los conocimientos existentes

El siguiente paso es formular preguntas sobre el fenómeno que estás estudiando. Puedes empezar con preguntas sencillas como «¿Qué es esto?» o «¿Cómo funciona?», pero con el tiempo pasarás a otras más complejas como «¿Cómo funciona este proceso?» o «¿Por qué ocurre esto?». Tu objetivo es acotar tu enfoque formulando una serie de preguntas que te conduzcan hacia una respuesta.

Si estás estudiando un fenómeno en la escuela, pregúntate qué pregunta te gustaría responder sobre él. Una vez que tengas una idea general de la pregunta que te gustaría responder, acota tu enfoque haciendo preguntas más específicas hasta que encuentres una que aún no haya sido respondida.

3. Investigar:

Investigar las posibles respuestas a las preguntas utilizando los conocimientos existentes (y posiblemente la experimentación)

Esta es la etapa más importante del método científico. Consiste en investigar si tu hipótesis es cierta o no, y es donde la mayoría de la gente se atasca en el ciclo. En esta etapa, debes utilizar los conocimientos existentes (y posiblemente la experimentación) para investigar las posibles respuestas a las preguntas.

He aquí algunos ejemplos:

Tienes la corazonada de que comer más verduras hace que la gente esté más sana, así que organizas un experimento en el que alimentas a un grupo de personas con verduras y a otro con comida basura durante un mes. A continuación, mide los resultados de salud de ambos grupos al final del mes y los compara.

Tienes curiosidad por saber cuánto tiempo se tarda en cocer la pasta en agua hirviendo, así que mides el tiempo que tarda en cocerse a fuego alto (8 minutos), a fuego medio (10 minutos) y a fuego lento (12 minutos). Luego calculas las medias de cada grupo y las comparas.

4. Hipótesis:

Formular una conjetura sobre lo que podría estar causando un fenómeno concreto.

Una hipótesis es una conjetura o una afirmación hecha para explicar ciertos hechos. En el método científico, un científico formula una hipótesis y luego la pone a prueba haciendo predicciones y recopilando datos. Si los resultados del experimento coinciden con la predicción, la hipótesis se confirma. Si no, se rechaza.

Los científicos también pueden utilizar los términos «proposición» o «predicción» en lugar de hipótesis. La palabra «hipótesis» procede del griego antiguo ὑποθυμι(ὁ), que significa «suponer, pensar».

El método científico exige que los científicos formulen y comprueben hipótesis como parte de su trabajo, pero no exige que sean correctas en todos los casos. Incluso si una hipótesis ha sido refutada por el experimento, puede seguir considerándose útil para la investigación posterior si proporciona una visión de un fenómeno o si su fracaso conduce a otras hipótesis que son más útiles.

5. Predicción:

Predicción de lo que ocurrirá si una hipótesis es verdadera (o falsa) haciendo predicciones que pueden ser comprobadas mediante futuros experimentos.

Una predicción es una previsión del futuro hecha con confianza. La predicción puede ser inductiva (basada en la experiencia) o deductiva (utilizando la lógica). La mayoría de las predicciones se basan en el razonamiento inductivo (inferencia retrospectiva), que consiste en razonar a partir de observaciones específicas hasta llegar a leyes universales, en las que no se puede ir de lo específico a lo general, sino que se pueden deducir principios generales a partir de lo específico.

 

Dada la abundancia de información poco fiable, pruebas falsas pero convincentes y resultados contradictorios en Internet, es difícil saber a quién o qué creer. El método científico es importante porque nos dice cómo determinar la diferencia entre los datos buenos y los defectuosos: podemos determinar qué datos probablemente valen la pena y merecen nuestro tiempo.

 

El método científico es una herramienta que nos permite obtener información más precisa sobre el mundo que nos rodea.

1/5 - (1 voto)

Deja un comentario