¿Qué dinosaurio tocaba el trombón?

Mi hijo está obsesionado con los dinosaurios. Le gustan tanto que tiene su propia colección de juguetes de plástico, todos con nombres de dinosaurios (por si te lo estabas preguntando). Su dinosaurio favorito es el Brontosaurio, al que llamó así porque es muy grande y fuerte. Pero hace poco empezó a hacerme preguntas sobre otros dinosaurios. ¿Quién tenía el cuello más largo? ¿Cómo caminaba el estegosaurio sobre sus patas traseras? ¿Podía un Triceratops abrir la boca lo suficiente como para comerse a otro dinosaurio? Me vi incapaz de responder a ninguna de estas preguntas porque estaba demasiado ocupado intentando no reírme de lo ridículas que eran. Así que, en lugar de darle una respuesta seria, decidí decirle cómo sonaría cada animal si fuera capaz de tocar el trombón mientras decía sus nombres en voz alta…

Tenía un ceceo.

El ceceo es un impedimento del habla que hace que se añadan uno o varios sonidos de más, normalmente la letra «s», a las palabras. Esto puede deberse a que la lengua de una persona no puede moverse correctamente, o a que la persona tiene dientes demasiado grandes para su boca. Algunos dinosaurios tenían ceceo y otros tenían impedimentos para hablar.

Algunos dinosaurios tenían miedo de otros dinosaurios con ceceo y algunos dinosaurios tenían miedo de otros dinosaurios con impedimentos del habla porque pensaban que sonaban raro cuando hablaban porque nadie más hablaba como ellos.

Algunos dinosaurios tenían miedo de los ruidos fuertes, como las tormentas eléctricas y los huracanes, porque les asustaba mucho oír esos ruidos fuertes cuando no había ningún lugar donde esconderse de ellos (como debajo de las sábanas).

Insistía en tocar siempre la misma canción.

En el mundo de los dinosaurios, había uno que insistía en tocar siempre la misma canción. Era un fanfarrón, un caballo de un solo truco. Carecía de variedad -y por tanto de sorpresa y valor de entretenimiento-, pero también era predecible, lo que significaba que la mayoría de la gente sabía qué esperar de él cada vez que le oía tocar.

Sonaba como dos patos peleando.

Si alguna vez has oído pelear a un pato, sabrás que hacen un sonido muy característico. Es como si dos patos se pelearan, pero con el cuello y el pico. Los patos tienen esta pequeña llamada que se dan entre sí cuando se sienten amenazados. Lo hacen cuando protegen su territorio o su comida, o si uno de ellos siente que el otro está intentando convertirse en su pareja reproductora (los patos son monógamos).

Es una llamada agresiva y suena más o menos así: ¡cuac! ¡cuac! ¡cuac! ¡cuac! ¡cuac!

Nadie podía entenderle.

Pero el dinosaurio no estaba acostumbrado a hablar así, y acabó sonando como una mezcla de graznido de pato y rugido de león. No sólo eso, sino que su voz era demasiado grave o demasiado aguda, demasiado fuerte o demasiado suave, rápida o lenta, ¡y era aguda o grave!

Tenían miedo de que se los comiera.

Es un error común pensar que los dinosaurios eran todos iguales. En realidad, hay muchos tipos diferentes de dinosaurios: herbívoros, carnívoros y omnívoros (que comen tanto plantas como carne).

Es importante tener esto en cuenta a la hora de imaginar qué tipo de dinosaurio podría haber sido. Si quieres imaginarte a tu propio dinosaurio tocando el trombón, piensa si sería vegetariano o si comería carne de vez en cuando, y si fuera uno que sólo comiera plantas, imagina cómo cambiaría su dieta con los cambios climáticos.

Tenía miedo de otros dinosaurios.

Hay muchos tipos de dinosaurios. Eran grandes y pequeños, rápidos y lentos. Algunos eran muy inteligentes, otros muy tontos. Algunos eran amigables, otros eran malos. A mí me daban miedo los demás dinosaurios porque todos tenían un aspecto diferente al mío y hacían ruidos espantosos que parecían trombones sonando en una cueva.

 O era demasiado ruidoso o pensaban que se los comería.

En definitiva, probablemente sea seguro asumir que los dinosaurios se extinguieron debido a una combinación de varios factores. Pero si quieres saber qué los mató, creo que podemos decir con seguridad que probablemente los dinosaurios eran demasiado ruidosos o pensaron que se los comerían.

Si quieres saber más sobre los fósiles, consulta mi guía sobre la mejor manera de hacer una tortilla al final de esta página.

Conclusión

Este fue un proyecto muy divertido para mí. Nunca había utilizado el humor, y fue interesante explorar cómo se puede utilizar el humor en la escritura. Creo que es importante recordar que la gente no siempre responde bien cuando escucha algo gracioso procedente de una voz de robot (por eso no fuimos tan lejos con este ejemplo). También debes tener en cuenta que, si eliges este tono, es posible que tu público no aprecie tanto el chiste debido a su naturaleza robótica.

Deja un comentario