Portafolio de inversión – Qué es, definición y concepto

Definición de

Cartera de inversión uno cartera es una carpeta que se utiliza principalmente para almacenar y transferir documentos y documentos. El término, que proviene del francés carteratambién se utiliza simbólicamente para aludir a lo necesario para guardar o llevar algo.

uno inversión, en cambio, es una transacción realizada para obtener beneficios de un activo financiero. Mediante las inversiones, los recursos se utilizan estratégicamente con el objetivo de obtener beneficios en un período determinado.

Se llama cartera de inversión O cartera de inversiónen esta imagen, a uno combinación de bienes. EL persona decide invertir simultáneamente en varios activos, generalmente tanto de renta variable como de renta fija, creando así la cartera.

La principal ventaja de la cartera de inversión es diversificación del riesgo. No asignar el dinero a un solo activo, el sujeto no ata su fortuna a una única inversión y, por tanto, tiene más posibilidades de resistir cualquier resultado adverso.

Según los expertos de Finanzas, debe desarrollarse una cartera de inversión con al menos cinco activos diferentes y no más de doce. Sin embargo, las características de la cartera dependerán del perfil de inversor y del suyo mayor o menor tolerancia al riesgo.

Una cartera de inversión puede tener acciones, los buenos, monedas yo materia prima, por citar algunas opciones. Estos activos deben gestionarse con cuidado para realizar compras y vender en el momento adecuado, maximizando las ganancias y minimizando las pérdidas.

Hay muchos consejos para maximizar el rentabilidad de una cartera de inversión, pero cada persona debe evaluar y probar aquellas que se adapten a sus necesidades hasta encontrar las más adecuadas. Uno de ellos, que suele citarse como primer paso, está constituido por determinar la asignación de activos ideal. Todo comienza con una valoración de tu situación financiera para diseñar un plan con los objetivos que quieres alcanzar.

Cartera de inversiónAlgunos de los parámetros a tener en cuenta que recomiendan los expertos son los siguientes:

*: nuestra edad y el tiempo que tardarán en crecer nuestras inversiones;

*: la cantidad de capital que podemos invertir;

*: los ingresos que necesitaremos en el futuro.

Aunque todo el mundo conoce sus necesidades económicas, no es tan habitual que nos detengamos a evaluar cada detalle de nuestros ingresos y gastos; sin embargo, es ideal antes de embarcarse en esta actividad. Cuando hemos estudiado el nuestro situación con cuidado y determinado nuestros objetivos, es hora de hacerlo desarrollar la cartera.

Algunos de los pasos a seguir en esta etapa son la división de las acciones y bonos, la clasificación de los diferentes activos y el análisis del potencial y la calidad de las inversiones que compramos. Antes de proceder a la asignación de una cuota de capital en acciones, debemos informarnos sobre temas como el sector, el mercado, las fluctuaciones de precio y la situación de la empresa de nuestro interés. Por lo que respecta a los bonos, el tipo, la calificación, la fecha de vencimiento y el tipo de interés general son algunos de los puntos clave.

Gestionar con éxito una cartera de inversión no consiste sólo en una sólida fase de planificación, sino en un seguimiento constante. Debemos estar preparados para adaptarnos o cambiar nuestras estrategia a cada paso si vemos que los resultados no son los que esperábamos. En ese momento, los impuestos entran en juego en todos nuestros movimientos, a menudo nos inducen a cambiar las decisiones sobre la marcha para maximizar los beneficios. Se recomienda seguir las publicaciones de analistas de renombre por beneficiarse de la investigación antes de tomar decisiones importantes.

Deja un comentario