¿Por qué las paellas tienen los mangos de madera o de plástico?

Si vas a cocinar una paella, necesitas una sartén grande. Pero, ¿por qué las asas de algunas de estas sartenes parecen hechas de árboles? ¿Intentan dar una buena impresión a sus clientes? En realidad, las asas están ahí por una razón bastante práctica: ayudan a proteger las manos para que no se quemen al cocinar con una de estas enormes sartenes. Así es como funciona.

La mayoría de las paelleras son de acero inoxidable.

Una sartén de acero inoxidable es una gran elección para la paella, pero no la única.

  • El acero inoxidable es duradero y fácil de limpiar
  • El acero inoxidable es un buen conductor del calor
  • Es barato hacer una sartén de una sola pieza de metal (es decir, no tienes que pagar por varias piezas que encajen)
  • Se puede trabajar fácilmente con él

El metal conduce el calor mejor que la madera o el plástico.

El metal, a diferencia de la madera y el plástico, es un buen conductor del calor. Esto significa que la sartén se calentará rápida y uniformemente. El metal puede utilizarse entonces para transferir el calor a lo que se esté cocinando en él.

Los mangos de madera no son buenos conductores del calor; no se calientan lo suficiente como para transferir una cantidad significativa de energía de un lugar a otro. Los mangos de plástico tampoco son buenos conductores, pero aíslan mejor que la madera, por lo que pueden ser un poco más eficaces que los de madera (pero no tan eficaces como los de metal).

Los mangos están aislados para no quemarse al tocarlos.

  • Las asas de una paellera están aisladas para que no se quemen al tocarlas.
  • Son de madera o de plástico, según el tipo de paellera que compres.

Es fácil hacer una paellera barata y pesada con una sola pieza de metal.

Es mucho más fácil hacer una paellera barata y pesada que una sartén con mango.

La razón es sencilla: El metal del borde de la sartén tiene que ser más grueso, lo que significa más material y, por tanto, más peso. Una paellera de fondo grueso pesará aproximadamente el doble que una sartén equivalente sin mango.

Ese mayor peso hace que la transferencia de calor desde el fondo de la sartén a los alimentos sea más lenta (lo que llamamos «masa térmica»), así que si buscas resultados de calentamiento rápido como los que producen las ollas de hierro fundido o acero al carbono, quédate con algo más ligero en lugar de invertir en este tipo de vajilla.

Porque es probable que las asas se calienten si cocinas en una estufa.

Las asas de una paellera están hechas de un material que puede ser madera o plástico, según se prefiera. Pero no son sólo para la apariencia: el mango aislante evita que el cocinero se queme los dedos al remover la mezcla en la sartén. Si alguna vez has cogido accidentalmente una sartén caliente sin pensarlo y te has quemado, ya sabes por qué esto es importante.

Las asas también permiten mover las sartenes de un lado a otro sin preocuparse de que se resbalen de las manos y se caigan a la encimera o al suelo; eso sería una mala noticia para cualquiera que intente preparar la cena rápidamente (o en absoluto).

Conclusión

Una de las cosas más importantes que hay que recordar es que las asas de una paellera pueden calentarse mucho, así que ten cuidado cuando cocines con ella. La mejor manera de evitar las quemaduras es utilizar guantes o no tocarlas en absoluto.

Deja un comentario