¿Por qué las paellas son de metal?

La paella es un plato tradicional español que se prepara en una sartén metálica poco profunda llamada paellera. La palabra «paella» proviene de la palabra valenciana para sartén, que se utilizaba originalmente para cocinar este plato. Hoy en día, el término se utiliza para referirse tanto a la sartén como a los alimentos que se cocinan en ella: arroz, carne o marisco (o incluso los tres) mezclados con verduras y hierbas y cocinados a fuego lento con condimentos hasta que estén bien cocidos.

Antes de entender por qué las paellas son de metal, hay que comprender la física del calor.

Para entender por qué las paelleras son de metal, primero hay que comprender la física del calor. El calor es la energía que provoca fluctuaciones de temperatura en la materia. Cuando un objeto absorbe el calor de otro con mayor temperatura (mayor concentración de energía), cambia su propia temperatura y se calienta más. Si un objeto absorbe el calor de otro con menor energía (menor concentración), se enfriará. Cuanto más denso es el material, más lentamente conduce el calor; la conductividad térmica describe lo bien que un material conduce la energía térmica. El tipo de metal utilizado en las paelleras tiene una alta conductividad térmica y, por lo tanto, transfiere rápidamente el calor a toda la sartén sin dejar que la comida se queme demasiado rápido o se cocine en exceso antes de llegar a comerla.

El calor es una forma de energía.

El calor es una forma de energía. Pero no es lo mismo que la temperatura. La temperatura es la medida de lo caliente o frío que está algo, mientras que el calor es la medida de la cantidad de energía que hay dentro de esa cosa.

El calor pasa de las cosas calientes a las más frías, así que si pones la mano en la estufa y la dejas ahí durante mucho tiempo sin moverla, empezará a transferir su calor a tu mano y acabará estando muy caliente.

El calor se desplaza de mayores a menores concentraciones de energía.

El calor se desplaza de las temperaturas más altas a las más bajas, al igual que el agua. El agua caliente se escapa al aire (y acaba cayendo a la tierra en forma de lluvia), mientras que el agua fría se hunde en el fondo de una piscina. Esto se debe a que el calor quiere extenderse uniformemente por el espacio hasta alcanzar un punto de equilibrio, en el que su energía se ha distribuido uniformemente por todo el entorno.

Este mismo principio se aplica a las paellas: la sartén metálica conduce el calor mejor que el arroz, así que cuando cocinas la paella sobre el fuego, básicamente estás dejando que su temperatura aumente más rápido que la de la mezcla de arroz para que se cocine todo a la vez.

Cuanto más denso sea un objeto, más lentamente conducirá el calor.

Cuanto más denso es un objeto, más lentamente conduce el calor.

Los materiales más densos, como los metales, son mejores conductores del calor que los menos densos, como la madera. Esto significa que los objetos metálicos transferirán el calor a otras superficies en contacto con ellos de forma más eficiente que los de madera. Por ejemplo: supongamos que estamos cocinando una paella en el fuego y decidimos meter la cuchara de metal en la sartén para removerla sin quemarnos; cuando la sacamos de la sartén, no se aprecian marcas de quemaduras en su superficie porque el metal conduce el calor mucho más rápido que la madera.

La conductividad térmica mide lo bien que un material conduce la energía térmica a través de sí mismo: cuanto más alto sea este número (en vatios por metro kelvin), mejor conductor de la energía térmica será esa sustancia.

La conductividad térmica describe lo bien que conduce el calor un material.

La conductividad térmica es una medida de la capacidad de un material para conducir el calor. La conductividad térmica depende del tipo de material, su densidad y su temperatura. La conductividad térmica se mide en vatios por metro por kelvin.

La forma en que cocinamos la mayoría de las cosas, utilizando líquidos como el agua o el aceite, se llama cocina por convección.

La cocina por convección es una forma de cocina por conducción, lo que significa que el calor se mueve de un objeto a otro. La cocina por convección implica el movimiento del calor y se utiliza para hornear, asar y asar a la parrilla. También se utiliza para freír cuando se utiliza una freidora.

La paellera está diseñada para hacer circular el aire caliente alrededor de los alimentos en su interior para que todos los lados se cocinen uniformemente a la vez, ¡tal y como queremos que hagan nuestras recetas favoritas! Por eso las paellas están hechas de metal: ¡permiten obtener la máxima distribución del calor en el arroz sin que pierda su sabor en cada bocado!

Otra forma de cocinar las cosas se llama conducción.

Cuando escucha la palabra «conducción», ¿qué le viene a la mente?

  • La capacidad de transferir calor
  • Un modo de transferencia de calor
  • Una palabra que suena similar a penetración

Tienes razón en las tres cosas. La conducción es un tipo de transferencia de energía térmica que se produce cuando dos cuerpos están en contacto. Esto significa que la conducción sólo puede producirse cuando hay un contacto directo entre dos objetos, pero no tiene por qué ser un contacto directo entre sus superficies: también puede ocurrir a través de un líquido o un gas que los rodee. El calor fluye desde la sustancia (u objeto) más caliente hacia la más fría porque ambas tienen temperaturas diferentes; este proceso se denomina conducción térmica y se produce porque la materia tiene menos energía interna que el espacio vacío (y por tanto quiere acercarse).

Los woks son un ejemplo de la cocina por conducción en acción: el fondo plano de un wok permanece en contacto directo con la fuente de calor, mientras que su lado curvado permite que los alimentos se revuelvan y combinen sin dejar de estar en contacto con la superficie caliente.

El wok es un buen ejemplo de cocina por conducción en acción. El fondo plano de un wok permanece en contacto directo con la fuente de calor, mientras que su lado curvo permite remover y combinar los alimentos mientras siguen en contacto con la superficie caliente.

La convección se produce cuando la temperatura de los alimentos aumenta al calentarse, pero el aire que los rodea también se calienta al mismo tiempo, por lo que comienza a moverse. Esto provoca corrientes de convección, que pueden ayudar a distribuir el calor de manera uniforme en el plato, minimizando los puntos calientes o fríos (donde los alimentos tienden a quemarse).

Las paelleras también están hechas para la cocción por conducción, pero no se basan en el lanzamiento para mezclar los ingredientes, sino que se trata de colocar y remover.

También es importante tener en cuenta que las paelleras están hechas para la cocción por conducción, pero no se basan en el batido para mezclar los ingredientes, sino que se trata de colocar y remover. La forma de la paellera (un recipiente poco profundo) permite que el calor se disipe uniformemente, por lo que se obtienen resultados constantes en todo momento. Además, el metal conduce el calor mejor que otros materiales como el plástico o la madera.

Las paelleras tienen lados poco profundos para que puedan disipar el calor de manera uniforme, y están hechas de metal porque el metal conduce el calor mejor que otros materiales como el plástico o la madera.

Estas son algunas de las razones por las que le conviene utilizar una sartén de metal:

  • El metal conduce el calor mejor que otros materiales como el plástico o la madera. Esto significa que cocinará los alimentos más rápido y de forma más uniforme.
  • Los lados de las paelleras tienen poca profundidad, por lo que pueden disipar el calor uniformemente por todo el plato.

Conclusión

La próxima vez que cocine una paella, tómese un momento para apreciar la ciencia que hay detrás.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario