¿Por qué las matemáticas tienen mala fama?

Cuando estaba en el instituto, las matemáticas me parecían una de las asignaturas más difíciles. Mientras que mis compañeros parecían disfrutar de ella, yo luchaba con los conceptos y sentía que estaban más allá de mis capacidades. No fue hasta la universidad cuando empecé a entender mejor la asignatura y a darme cuenta de que muchas otras personas tenían experiencias similares. De hecho, las matemáticas tienen fama de ser «difíciles», lo que hace que algunos niños se preocupen por tomar clases como álgebra o cálculo cuando sean mayores. Pero, ¿por qué las matemáticas tienen tan mala reputación? ¿Por qué algunos estudiantes tienen problemas con ellas y otros sobresalen? ¿Y qué podemos hacer al respecto?

Las matemáticas son consideradas una asignatura «dura» por muchos estudiantes.

Muchos estudiantes consideran que las matemáticas son una asignatura «difícil». Piensan que hay que memorizarlas y que la única manera de que se te den bien es a través de la práctica. Algunos consideran las matemáticas aburridas, inútiles o demasiado abstractas. También pueden pensar que no fomentan la creatividad o la interacción social.

Esta visión de las matemáticas puede llevar a algunos estudiantes a creer que su propia capacidad en este campo es limitada porque no tienen aptitudes para los números y las fórmulas.

Es cierto: ¡las matemáticas no son fáciles para todos! Pero si has tenido problemas con las matemáticas en la escuela, no hay razón para que dejes de creer en ti mismo sólo porque tus compañeros parezcan mejores que tú para resolver ecuaciones o porque tu profesor no vea tu potencial como ingeniero o físico algún día.

En una encuesta mundial sobre los 10 mejores países para estudiar matemáticas, Estados Unidos ocupó el séptimo lugar.

Estados Unidos ocupa el séptimo lugar en el mundo.

Estados Unidos está por detrás de China, Rusia, Japón, Corea del Sur y Vietnam.

Está por delante de Francia, Alemania e Italia, pero aún por detrás del Reino Unido.

Algunos afirman que el problema está en cómo se enseñan las matemáticas, no en cómo se aprenden.

  • Los profesores deben estar mejor formados
  • Los estudiantes deben estar más motivados
  • Los estudiantes deben estar más comprometidos
  • Los estudiantes deben ser más creativos
  • Los estudiantes deben tener más éxito

Otros dicen que se trata de cómo estamos conectados, no de cómo se nos enseña.

Otros dicen que se trata de cómo estamos conectados, no de cómo nos enseñan. Las matemáticas son un idioma, y los idiomas se aprenden por ensayo y error. Si alguna vez has intentado aprender una lengua extranjera en la escuela, sabrás que hay algunas personas que parecen captar los conceptos rápidamente, mientras que otras tienen dificultades hagan lo que hagan.

Las matemáticas también son muy diferentes de la mayoría de las otras asignaturas porque no se pueden aprender leyendo palabras en una página o escuchando a alguien que las diga en su idioma. En cambio, los estudiantes tienen que aprender nuevos símbolos y reglas que describen las relaciones matemáticas entre los números, un proceso llamado «abstracción». Esto es algo que los seres humanos hacemos todo el tiempo cuando aprendemos cualquier cosa: primero hay una idea que parece borrosa; luego se aclara a medida que comprendemos más detalles; finalmente se convierte en parte de nuestro conjunto de herramientas mentales para la vida (¡y quizá incluso para hacer matemáticas!). Pero no todo el mundo puede realizar este proceso correctamente en cada paso del camino: algunos niños parecen no ser capaces de captar completamente las abstracciones en cualquier materia (o quizás incluso cualquier tema fuera de su zona de confort). Incluso aquellos que superan estos obstáculos pueden encontrarse en desacuerdo con los profesores de matemáticas, que esperan que apliquen sus conocimientos en contextos específicos o que «resuelvan» los problemas utilizando determinados algoritmos en lugar de idear soluciones originales basadas en la intuición o la experimentación (lo que a veces puede conducir a agujeros de conejo).

Las matemáticas, como asignatura, son una de las más difíciles de dominar y enseñar.

La razón más común por la que las matemáticas son difíciles de aprender es que los estudiantes no entienden cómo funcionan. Las matemáticas pueden compararse con un idioma porque tienen reglas y patrones que hay que aprender para poder comunicarse con eficacia. Si no conoces la gramática o el vocabulario de un idioma, te resultará difícil comunicar ideas con otras personas que compartan estos conocimientos.

Además, a muchas personas les resultan difíciles las matemáticas porque creen que no tienen ninguna utilidad en la vida cotidiana. Es cierto: no hay muchos trabajos que requieran conocimientos matemáticos avanzados fuera de campos muy específicos como la ingeniería o la física. Pero el hecho de que no utilices algo a diario no significa que no tenga valor aprenderlo o entender cómo funciona.

«Las cosas que nos resultan fáciles suelen ser aquellas con las que disfrutamos y nos sentimos bien».

Así que, si eres un genio de las matemáticas, lo más probable es que tengas un amor innato por esta materia. Y eso es estupendo. Pero también es importante recordar que hay muchas formas de aprender y disfrutar de las matemáticas. Si no eres un matemático, pero quieres saber cómo estudiar matemáticas como uno (porque ¿quién no lo haría?), aquí tienes algunos consejos:

  • Levántate temprano por la mañana y haz tu trabajo antes de que empiecen las clases. De este modo, si tienes problemas o confusiones con alguna de tus tareas, habrá tiempo durante los periodos de clase más tarde para que los profesores o compañeros puedan ayudarte con aclaraciones u orientación.
  • Aprovecha todos los recursos disponibles. Ya sean las lecturas asignadas de los libros de texto o sitios web útiles como Khan Academy o Mathway (que permite a los usuarios acceder a través de descargas de software gratuitas), hay un montón de lugares para aquellos que quieren respuestas sobre su trabajo de curso; todo lo que tienen que hacer es buscarlos.

Las razones varían, pero las matemáticas realmente no son tan difíciles como algunos piensan.

Las matemáticas son una materia que a la mayoría de la gente le cuesta entender. También puede ser difícil de explicar, ya que puede parecer algo que debería ser automático y natural. Sin embargo, las matemáticas son algo más que números: también son lógica y razonamiento.

Si quieres que te ayuden a entender mejor las matemáticas, pide ayuda a tu profesor o busca algunos recursos en Internet que puedan ayudarte a aprender mejor los conceptos. También puedes probar a preguntar a amigos a los que se les dan bien las matemáticas si les importaría darte algunos consejos sobre cómo aprendieron a hacerlo todo.

En conclusión: Las razones varían, ¡pero las matemáticas no son realmente tan difíciles como algunos piensan!

Conclusión

Si todavía tienes problemas con las matemáticas, ¡no te preocupes! Puede llevar tiempo acostumbrarse a nuevos conceptos y técnicas. Haz lo que mejor te funcione a ti y no te sientas mal si la manera de otra persona no le ayuda en absoluto. ¡Lo importante es que sigas trabajando duro en ello!

Deja un comentario