por que las ciencias humanos no son predecibles

Una sucesión de ensayos publicados en la gaceta Science ahondan en las habilidades predictivas que el día de hoy tiene la ciencia. La clave es los algoritmos de IA (inteligencia artificial), especialmente los que afectan al campo del machine learning. Estos dejan estudiar de los datos que se les introducen, para hacer novedosa información, o sea, anticiparse. El accionar humano, los fenómenos sociales o las políticas públicas son varios de los temas tratados.

##El accionar humano

Ejemplos de ciencias precisas

  1. Física. De manera frecuente entendida como matemática aplicada a la descripción de los fenómenos y fuerzas que suceden en la verdad circundante, se basa en la aspiración de una medición formal y descripción teorética del cosmos. Para esto utiliza la experimentación, la observación y varios instrumentos, más allá de que en varias variaciones como la física cuántica e inclusive la astrofísica, el nivel de indecisión y de conjetura es considerablemente mayor.
  2. Química. Estudia el desempeño de la materia y las relaciones atómicas en ella, la química inicia la experimentación como una manera de probar con mayor o menor precisión un grupo de sus principios teóricos escenciales, replicables en el laboratorio y con varias apps diarias demostrables.
  3. Matemática. Ya que trabaja basado en un grupo de relaciones, signos y des de índole lógica y abstracta, la matemática en la medida en que ciencia formal recurre a métodos precisos y ciertos, repetibles y deducibles, aproximadamente experimentales. Se la considera el epítome de las ciencias formales, en tanto que muchas otras, como la física, se se usa para detallar la lectura de todo el mundo.
  4. Geología. Interesada en la capacitación y origen de los distintos elementos que conforman la Tierra, esta ciencia precisa se sirve de otros como la química y la física para conseguir desenlaces demostrables, experimentales y acompañados de una formulación teorética en relación a las capas del subsuelo y los procesos por ella expertos. No obstante, posiblemente permanezca un cierto margen de especulación en la recomposición histórica de los sustratos que formaron el mundo.
  5. Biología. El estudio de la vida es asimismo un campo demasiado apegado a los principios del procedimiento científico que ofrecen la observación, el examen, la hipótesis y la reproducción en fase de prueba para revisar la precisión de lo que piensa. En este sentido, la biología se hermana con otras ciencias naturales en su aproximación al planeta de lo que está vivo en los distintos probables niveles.
  1. Bioquímica. A través de la química y la biología, esta ciencia se enfoca en el comprensión de los procesos químicos de la materia viviente, con lo que la precisión es siempre y en todo momento una intención esencial. El estudio detallado de las relaciones moleculares que dejan la vida comporta la apertura de campos de intervención y experimentación considerablemente más complejos y de desenlaces demostrables.
  2. Farmacología. Un paso mucho más en frente de la bioquímica y a través de la medicina, la farmacología quiere la mayor precisión viable en la intervención del cuerpo humano con distintos compuestos proveniente de la naturaleza y artificial, para generarle confort y la curación de males y anomalías de la salud .
  3. Computación. Producto de la app de la matemática en la elaboración complicada de sistemas lógicos, es una ciencia precisa mientras que sus desenlaces sean predecibles: se tienen la posibilidad de crear sistemas que lleven a cabo tareas de forma comprobable y demostrable, muy próximos a la precisión ( más allá de que muchas vivencias computacionales acusen a un irremediable margen de fallo en la mayor parte de los sistemas, como cualquiera de los individuos de Windows lo sabe).
  4. Oceanografía. La ciencia que inspecciona la composición de las aguas y fondos de los mares y océanos, recurre a la biología y la química para entender los procesos bióticos y físico-químicos que suceden en estas zonas puntuales. En esta medida, sus estudios son reproducibles en el laboratorio y comprobables fácticamente.
  5. Medicina. Combinación de otras ciencias precisas aplicadas a la lógica y desempeño de los distintos órganos y tejidos del cuerpo humano, con la intención de calmar los males y patologías, tal como arreglar en lo posible sus daños y traumatismos, intenta un margen esencial de precisión, ya que dependen vidas humanas.

Interdisciplinariedad contra los abusos

Los abusos de las humanidades hicieron que a buena hora el físico Mario Bunge se preguntara si la lingüística orbita, adjuntado con la crítica literaria, en el campo de humanidades o si tiene una orientación científica popular como la antropología. Este pensador argentino-canadiense comentó que varios lingüistas de inclinación chosmkyana se pasaron de las facultades de antropología a las de humanidades, dados los cuestionamientos políticos crecientes de esa temporada contra la ciencia.

Y sucede que por el influjo de la crítica literaria y la semiótica, sobrecargada con los excesos textualistas de la hermenéutica, tanto la lingüística como las sociología se ven sometidas a ser una rama de las humanidades, pero tanto, un campo “no científico”, únicamente interpretativo de la verdad, e inclusive con la soberbia de interpretar exactamente la misma ciencia, como lo haría Bruno Latour con la teoría de Einstein, pensando que todo es un artículo que es requisito entender.

 Las tres R: Reificación, replicación y refutabilidad

La fuerza de la tradición conductista en la psicología de america a lo largo del siglo XX se asigna comunmente a la reacción contra la naturaleza «antientientífico» del psicoanálisis, representado al comienzo por el trabajo de Sigmund Freud. El trabajo de Freud fue, como es natural, la primordial fuente de la iniciativa de que los sueños representan procesos mentales subconscientes y de la afirmación de que el análisis en un ambiente terapéutico se utiliza para conocer la causa primera de varios inconvenientes sicológicos. Esto podría ser cierto, pero es una afirmación problemática en términos científicos. Si admitimos la suposición de que los sueños siempre y en todo momento poseen un concepto esencial y tienen la posibilidad de descubrir algo sobre los pensamientos y deseos que los individuos han reprimido, entonces todos y cada uno de los sueños quedan sujetos a interpretación en estos términos. Los sueños que no poseen simbología esencial en estos términos no tienen la posibilidad de distinguirse de forma fácil de los que sí tienen. La iniciativa subyacente jamás se examina, no semeja analizable; se transforma en una suerte de profecía autocumplida. En otras expresiones, no es -en este sentido- “científica”.

Como reacción, y en un intento siendo consciente de efectuar la especialidad mucho más «científica», los estudiosos de tradición conductista procuraron no estimar cualquier variable que no pudiese observarse de forma directa. En un largo plazo la estrategia no se mantuvo realmente bien, en tanto que a los humanos les motivan todos los días pensamientos y sentimientos que no se tienen la posibilidad de ver de manera directa, y estudiar el accionar final no revela de forma consistente cuáles eran esos pensamientos y sentimientos de todos modos. No obstante, el alejamiento de la subjetividad percibida del psicoanálisis resultó en un énfasis continuado en la medición cuantitativa precisa de cambiantes, ciertas aun latentes o «invisibles», por la parte de varios estudiosos en psicología y otros campos relacionados. Aquí la utilización de la reproducibilidad como test de validez –un término antes extraño a la civilización antropológica– es mucho más bien la regla. Esto no quiere decir que los antropólogos no se preocupen por la validez, sino reproducir desenlaces estadísticos basado en mediciones no tiende a ser una meta central.

Deja un comentario