por qué las ciencias avanzan y la filosofía no

En 1962 se publicó un pequeño libro de tamaño, con metas de ensayo filosófico, que hizo bastante estruendos en el planeta científico, filosófico y teológico. Hablamos de la Composición de las Revoluciones Científicas. Su creador, Thomas Samuel Kuhn, poco popular hasta el momento, fue un físico que comenzó a deducirse hacia la Historia de la Ciencia. ¿Qué queda de las proposiciones de Kuhn medio siglo después? ¿Qué encontronazo tuvo en las tendencias de las religiones?

Ciencia y pensamiento

La investigación científica supone la interpretación del cosmos en un instante histórico preciso, según con algún sistema de ideas dado y por norma general recibido (el “pensamiento”) ), el que debe tener congruencia, ser lógico y preciso y que logre interpretar cualquier elemento de la experiencia. Y este sistema de “la imagen de todo el mundo” es filosófico.

Los conceptos filosóficos y científicos están sometidos a transformación y adaptación y, por consiguiente, no tienen la posibilidad de ser ni “evidentes” ni “terminantes”, como los llamarían Descartes y la “novedosa ciencia” de la Ilustración y el moderno neoracionalismo.

Ejemplos de pensamiento científico

Aun las tecnologías mucho más básicas son fruto del pensamiento científico.

Por una parte, las llamadas ciencias precisas o duras son una manifestación del pensamiento científico. Asimismo lo son aquellas con apps específicas en la tecnología, como la electricidad, la informática o la astronomía, por poner un ejemplo.

Filosofía y límite de la ciencia

Pero alén de la compatibilidad entre la fe y la ciencia, es realmente difícil ignorar el límite de esta última. La ciencia sola es inútil de ofrecer respuestas contundentes a las considerables problemas del hombre, que son, en buena medida, de naturaleza ética y existencial: ¿por qué razón estoy aquí? ¿Cuál es el sentido de la vida? ¿De qué manera debo vivirla? , etcétera.

Esto se origina por que estas cuestiones por el momento no forman parte a la categoría de lo que se puede observar, tocar, medir y pesar. Son cuestiones que exceden los límites del comprender científico, revelando al tiempo la necesidad urgente de comprar una visión renovada del comprender. ¿Es la ciencia la única forma en que tenemos la posibilidad de comprender algo? La Iglesia siempre y en todo momento ha considerado que la ciencia es solo una rama del conocimiento de la realidad. La ciencia solo puede asistirnos a entender hasta un punto, desde el como se entra en el lote de la razón y la filosofía. Esta situación no supone una contradicción con la ciencia. En verdad, la razón, en especial aplicada a la filosofía, es un favorecido puente para articular las relaciones entre la ciencia y la fe.

Trabajar con conceptos

Deseo realizar énfasis en que los puntos precedentes son solo apremios que orientan la labor del pensador: le dicen a este qué no debe llevar a cabo.

Pero una disputa filosófica no puede resolverse de forma exclusiva a través de la observación y el ensayo. Esto se desprende que la filosofía, así como he retratado, trata de conceptos, no cosas. Si bien esto no regresa sin importancia la prueba experimental, tampoco la hace definitiva.

Deja un comentario