¿Por qué hay mareas?

Las mareas son uno de los fenómenos naturales más fascinantes de la Tierra. El sol y la atracción gravitatoria de la luna provocan las mareas, que pueden tener grandes efectos sobre la vida marina y otros organismos de nuestros océanos. Sin embargo, en contra de la creencia popular, hay pocas pruebas científicas que demuestren que la rotación de nuestro planeta tenga algo que ver con estas olas oceánicas.

Las mareas son causadas por la atracción gravitatoria de la luna.

La fuerza gravitatoria de la Luna es más fuerte que la del Sol, por lo que cuando está más cerca de la Tierra, su atracción gravitatoria hace que las mareas en nuestro planeta sean más altas. Lo contrario ocurre cuando está más lejos de la Tierra: las mareas son más bajas porque hay menos gravedad que tira de ellas. Este efecto también se puede observar: cuando la luz del sol incide sobre un objeto, como una ola del mar o una gota de lluvia, se dispersan en todas las direcciones según su tamaño y forma. Cuando la Luna pasa entre el Sol y la Tierra, su sombra cubre parte de nuestro planeta; si observas una zona concreta durante este periodo de tiempo, notarás que hay menos luz sobre tu ubicación de lo habitual: ¡esto se corresponde con la marea baja!

Normalmente sólo hay dos mareas altas y dos mareas bajas al día.

Las mareas están causadas por la atracción gravitatoria de la Luna. La luna provoca mareas altas y bajas porque está más cerca de la Tierra de lo que creemos y se mueve en una órbita elíptica alrededor de nosotros. Esto significa que un lado de la luna se acerca más a la Tierra que el otro.

Normalmente sólo hay dos mareas altas y dos mareas bajas al día. En algunos lugares, las mareas ocurren dos veces al día; una cuando están más cerca y otra cuando están más lejos (la «marea muerta»). Pero en la mayoría de los lugares de la Tierra, sólo hay una marea alta y una marea baja al día (la «marea viva»).

Los niveles de las mareas también se ven afectados por la atracción gravitatoria del sol.

Es posible que haya notado que las mareas son más altas en el momento de la luna llena, cuando el sol y la luna están alineados. Esto se debe a que la luna orbita alrededor de la Tierra y está más cerca de nosotros durante la luna llena. Como resultado, nuestro planeta experimenta una mayor atracción gravitatoria de ambos cuerpos en ese momento, y ya sabes lo que ocurre cuando algo es atraído hacia sí mismo: ¡se estira!

Este efecto de estiramiento provoca los altos niveles de marea que vemos en los océanos de la Tierra (así como en los lagos). Si estuvieras en la costa de un océano durante la marea de primavera (el punto más alto de las mareas diarias locales), te encontrarías mirando una cantidad de agua inusualmente grande para tu zona.

Las mareas pueden tener grandes efectos en la vida marina.

Las mareas pueden tener un gran efecto en la vida marina. Las mareas acercan los alimentos, como las algas y el plancton, a la costa. Esto provoca un aumento del número de peces que se alimentan de ellos.

Sin embargo, algunas especies se adaptan mejor a las mareas que otras. Por ejemplo, muchas aves marinas prefieren anidar o posarse cerca de tierra y no utilizarán las islas si están expuestas durante la marea baja. Algunas especies incluso evitan las zonas en las que su alimento sólo está disponible a determinadas horas del día porque eso significa que no pueden cazar durante todo el año.

En contra de la creencia popular, las mareas no tienen nada que ver con la rotación de la Tierra ni con las olas del océano.

En contra de la creencia popular, las mareas no tienen nada que ver con la rotación de la Tierra ni con las olas del océano. Las mareas son causadas por la atracción gravitatoria de la luna y el sol. La atracción gravitatoria de la luna provoca tanto las mareas altas como las bajas, mientras que la atracción gravitatoria del sol sólo provoca las mareas altas cada dos semanas (cuando se pueden ver).

Las mareas no son causadas por las olas del océano, ya que se desplazan a través de grandes masas de agua con la suficiente rapidez como para no causar ningún cambio perceptible en el nivel del agua. Además, si no hubiera marea en tu zona, seguirías sintiendo que te arrastran hacia abajo como resultado de la gravedad.(1)

El sol también interviene en la creación de las mareas.

La atracción gravitatoria del sol también interviene en la creación de las mareas. El sol y la luna tienen una influencia combinada en las mareas, pero el sol es más importante para las grandes mareas que la luna.

Conclusión

Hay muchos factores que intervienen en la creación de las mareas. El sol, la rotación de la Tierra y la luna desempeñan un papel en este fenómeno. Puede ser difícil entender cómo estas tres cosas trabajan juntas para crear las mareas, pero esperamos que al leer este artículo tengas ahora una mejor idea de cómo lo hacen.

Deja un comentario