¿Por qué flota el corcho?

Puede resultar sorprendente ver un trozo de corcho flotando en el agua. Parece que debería hundirse directamente, pero no lo hace. ¿Por qué ocurre esto? La respuesta está en la física de la densidad: la masa de un objeto por unidad de volumen. El corcho flota porque su densidad es menor que la del agua; es más fácil que algo con menos masa flote que algo con más masa en un fluido (o cualquier otro material).

Un trozo de corcho colocado sobre el agua flotará porque el material es menos denso que el agua.

Para entender por qué el corcho flota, es útil saber qué es la densidad. La densidad es la masa de un objeto por unidad de volumen. Esto significa que un material más denso tiene más masa en un volumen determinado que un material menos denso. Por ejemplo, si coges dos recipientes del mismo tamaño llenos de agua y los colocas uno al lado del otro en la encimera de tu cocina, cada uno tendrá aproximadamente la misma cantidad de agua dentro (aproximadamente un litro). Pero como uno de esos recipientes está hecho de plomo (un metal muy pesado) y el otro de aluminio (que es más ligero), sus masas serán diferentes, aunque estén llenos exactamente del mismo volumen de agua.

La densidad es la masa de un objeto por unidad de volumen.

La densidad es la masa de un objeto por unidad de volumen. En términos sencillos, la densidad de un objeto puede considerarse como la cantidad de masa que hay en un volumen determinado. Por ejemplo, si tenemos dos objetos que están hechos de materiales diferentes pero que tienen la misma forma y tamaño, sus densidades serán iguales porque ambos tienen cantidades idénticas de masa.

La densidad se calcula dividiendo la masa (m) entre el volumen (V):

Densidad = Masa ÷ Volumen

Cuanto menos denso sea un objeto, más flotante será en un fluido.

  • Cuanto menos denso sea un objeto, más flotante será en un fluido.
  • La densidad es una medida de la cantidad de masa contenida en un volumen determinado. La densidad del agua a temperatura y presión ambiente es de aproximadamente 1g/cm3 (1 gramo por centímetro cúbico).
  • En este ejemplo, el corcho tiene una densidad menor que el agua porque sus celdas están llenas de aire en lugar de moléculas de agua.

La densidad del corcho es aproximadamente el doble de la del agua.

El corcho está formado por millones de pequeñas bolsas de aire. La densidad del corcho es de aproximadamente 1,0 g/cm3, mientras que el agua tiene una densidad de 1,0 g/cm3, lo que significa que el corcho pesa el doble que el agua. Por eso, cuando se pone la botella de vino en el lago o en el río, flota porque es menos densa que su entorno: ¡no se podría decir al mirarla que hay burbujas de aire en su interior!

El corcho flota porque su densidad es menor que la del agua.

Has aprendido que el corcho flota porque su densidad es menor que la del agua. Eso significa que cuando pongas un trozo de corcho en un cubo, será menos denso que el líquido que lo rodea y subirá a la superficie.

La densidad se define como masa sobre volumen. Se puede calcular multiplicando lo que pesa un objeto por el espacio que ocupa (es decir, el volumen). Por ejemplo: si tuviéramos una roca de 100 libras que tuviera 1 pie de largo y 1 pie de ancho, su peso sería de 100 libras y su volumen sería de 2 pies cúbicos (1 pie x 1 pie x 1 pie = 1 pie cúbico). Por lo tanto, este objeto tiene una densidad de 100 libras por 2 pies cúbicos = 50 libras por pie cúbico (50 lb/pie3). ¡Esta roca tiene una densidad alta porque tiene bastante para su tamaño!

Conclusión

El corcho que se encuentra en las botellas de vino se fabrica con la corteza de los alcornoques, que crecen en España y Portugal. El corcho se ha utilizado como tapón durante siglos porque es ligero, fuerte e impermeable. El corcho también puede flotar en el agua porque su densidad es menor que la del agua.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario