por qué dios prohibe comer del arbol de la ciencia

“…Y Jehová Dios logró nacer de la tierra todo árbol exquisito a la visión, y bueno para comer; asimismo el árbol de vida en la mitad del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal… Y Jehová envió a Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto lograras comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no vas a comer, pues el día que comes, precisamente vas a morir”. un río que regaba el huerto. Esta corriente se dividía en 4 brazos. El nombre de uno, el que rodeaba la tierra de Havila donde hay oro, era Pisón. El del segundo, que rodeaba la tierra de Cus, era Gihón. El del tercero, escondido y sombrío, que iba al oriente de Asiria, era Hydekel y el cuarto de expresiones buenas y comentarios, era el Éufrates. Pero Edén se encontraba terminado en plantas y animales, de ahí que nuestros progenitores estuvieron allí los nombradores de todos y cada uno de los seres vivientes. ¿De qué manera llamar al Árbol de la Vida y al de la Ciencia del Bien y del Mal sin saberlo, sin arrimarse a él? De ahí que, sin tener ciencia desearon tenerla y no supieron de qué manera. De esta forma, turbada Eva por el interrogante se durmió una noche y durmiendo soñó y soñando vio el árbol de la ciencia que relucía en la obscuridad. Así, Eva se aproximó al árbol y, de súbito, se presentó una inquietante figura alada. Su puerto era bonito, pero en la obscuridad no llegaba a distinguir la cara que, quizás, era el de Adam. De sus pelos húmedos de rocío se espiraba una fragancia que exaltaba el cariño. Y Eva deseaba ver. La figura, mientras que señalaba el árbol, ha dicho: “¡Oh bella planta de fruto abundante! ¿No existe quien se digne aliviarte de tu peso y agradar de tu tiernicidad? ¿Tan despreciada es la ciencia? ¿Va a ser quizá la envidia o alguna reserva injusta lo que prohíbe tocarte? Prohíbalo quien desee, absolutamente nadie me privará por mucho más tiempo de los recursos que ofreces; si no, ¿por qué razón andas aquí?”. De este modo ha dicho, y no se detuvo mucho más; sino con mano imprudente arrancó el fruto y lo agradó. Un horror glacial paralizó a Eva en su sueño, al notar la audacia de la figura alada, pero rápidamente esta exclamó: “Oh fruto divino, dulce por ti solo y considerablemente más dulce cogido de esa suerte estando contraindicado, con lo que semeja, como guardado únicamente para los dioses y siente, no obstante, con la capacidad de transformar en dioses a los hombres! ¿Y por qué razón no tienen que serlo? El bien incrementa cuanto mucho más se comunica y su creador, lejos de perder, va a adquirir mucho más loas. Acércate feliz criatura, hermosa y angelical Eva; ¡participa de este fruto conmigo!”(2) Eva despertó alterada y comunicó el sueño a su compañero. Adán, entonces, se preguntó: “¿No charla Dios por los sueños? Si cada día prohíbe y durante la noche invita, ¿a qué incitación deberé contestar puesto que no tengo ciencia bastante? Debemos comprar esta ciencia para enderezar nuestros sitios en tanto que Jehová Dios nos creó pero no ha dicho de qué forma deberíamos hacernos a nosotros”. Entonces, comunicó a Eva su plan para conseguir el poder de la fruta, para correr con ella llegando después hasta el árbol de la vida a fin de quedar inmunes del veneno de la ciencia. Después aguardaron a que Jehová Dios se paseara por el huerto, al aire del día y en su sepa fueron hacia el árbol. Entonces, al notar a una serpiente que entre las ramas se desplazaba por los frutos, creyeron que su veneno era recogido de este alimento. De ahí que vacilaron y al dudar pasó el tiempo y Jehová Dios emprendió su regreso. Entonces, creyeron sentir que la serpiente murmuraba: “No moriréis, sino sabe Dios que el día que coma estos frutos van a ser libres sus ojos y va a ser como Dios conociendo el bien y el mal”.(3) No engañaba la serpiente, pero deseaba eludir que comiesen del otro árbol, del árbol de la vida.(4) Siendo ahora muy tarde, Adán y Eva agradaron del fruto y sus ojos se abrieron, pero en el momento en que desearon llegar al ‘ árbol de la inmortalidad Jehová Dios les cerró el paso impidiendo que completarán su propósito.

¿Qué es el árbol del conocimiento?

Dios plantó varios árboles en el Jardín del Edén. El tiempo y la atmósfera de todo el mundo se habrían sentido muy dispares antes del Diluvio, de ahí que no entendemos la naturaleza precisa de estos árboles. Pero entendemos que probablemente eran del género de Oriente Medio, en tanto que aquí es donde la mayor parte de los teólogos han puesto la localización del Jardín del Edén. No entendemos el sitio exacto, pero tenemos la posibilidad de exponernos a llevar a cabo muchas conjeturas.

Si bien Dios deja que Adán y Eva concurran del fruto de cualquier árbol en el Jardín del Edén, les prohíbe comer. árbol del conocimiento del bien y del mal. Él da esto con una observación de que van a fallecer si lo hacen. En teoría, el árbol podría proporcionarles el saber del bien y del mal, pero llevarlo a cabo tendría un coste. Otro árbol en el Jardín era el árbol de la vida (Génesis 2). Adán y Eva, mientras que vivieron en el Jardín, tuvieron ingreso a su fruto vivificante. Pero una vez consumieron del árbol contraindicado, debieron dejar ese sitio del paraíso.

Evaluar lo bueno

Antes de comer el fruto de este árbol, conocían el bien, pero no conocían el mal. Al seleccionar comida del árbol, adquirieron a través de esta experiencia el saber del mal en el momento en que su acto de desobediencia corrompió su naturaleza humana, pervirtiendo el bien que existía. Al elegir por sí solos lo que era bueno o malo, llevaron el pecado y el padecimiento a la raza humana. Adán y Eva fueron puestos a prueba para poder ver si confiarían en que Dios era bueno, o si confiarían en sí mismos como mejores jueces de lo que era bueno. En el momento en que creyeron que sabían mejor que Dios, lo que era bueno para ellos. Consecuentemente, el resultado fue el pecado y la desaparición.

¿De qué manera te charla esta explicación bíblica? Por favor comparte tus pensamientos abajo!

La abolición de la Pascua ocasionó la pérdida del árbol de la vida otra vez

Por consiguiente, todo el que que cree en la promesa de Jesús y come el pan y bebe el vino de la Pascua tiene vida eterna. No obstante, esta hermosa verdad de la Pascua fue derogada por la Iglesia Católica Romana en el Concilio de Nicea en 325 d. C. La abolición de la Pascua quiere decir que los humanos perdimos el árbol de la vida y asimismo la promesa de la vida eterna. ¿Quién puede volver a poner el árbol de la vida y guiarnos hacia el sendero de la salvación?

La Biblia presagia que Cristo, que aparecerá por segunda vez, nos guiará en el sendero de la salvación.

¿La Ciencia está relacionada con la rebelión del humano contra Dios?

La ciencia se define de la próxima forma:

“Rama del comprender humano constituida por el grupo de entendimientos objetivos y verificables sobre una materia cierta que son conseguidos a través de la observación y la experimentación, la explicación de sus principios y causas y la formulación y verificación de hipótesis y se caracteriza, además de esto, por la utilización de una metodología correcta para el objeto de estudio y la sistematización de los entendimientos. RAE”

Deja un comentario