¿Por qué a los niños se les cura antes un hueso roto?

Cuando un hueso se fractura, corre el riesgo de curarse mal y quedar más débil que antes. Pero, ¿por qué el cuerpo se cura más rápido en los niños? En este artículo, exploraremos las tres etapas de la curación de los huesos en los niños y cómo se diferencian de los adultos.

Contenidos ocultar

Cuando los huesos se fracturan, pasan por tres etapas de curación

Cuando los huesos se fracturan, pasan por tres etapas de curación. En la primera etapa, el cuerpo se encuentra en un estado de shock, ya que su reacción natural a la lesión se pone en marcha. El sistema inmunitario y las células sanguíneas del cuerpo llegan al lugar de la lesión en cuestión de minutos para empezar a combatir cualquier organismo invasor, como bacterias o virus, que pueda haber causado la rotura. Como es de esperar, este proceso desencadena una inflamación alrededor de la zona lesionada para ayudar a combatir la infección.

El siguiente paso en la reparación del hueso consiste en transformar las células viejas en otras nuevas que puedan formar un nuevo tejido en el lugar de la fractura, de forma muy parecida a lo que ocurre cuando nos cortamos: Nuestro cuerpo produce rápidamente nuevas células de la piel para no desangrarse.

Además de la formación de nuevo tejido en los lugares de la fractura (llamado «callo»), las células del cartílago y del hueso también migran desde zonas cercanas, como los tendones o las articulaciones, hacia los lugares lesionados; se denominan fibroblastos porque crean fibras (como el colágeno) a lo largo de nuestros huesos. Los fibroblastos también segregan sustancias como los proteoglicanos, que ayudan a endurecer las zonas recién curadas para que vuelvan a ser lo suficientemente fuertes como para realizar actividades cotidianas.

La etapa de inflamación es la reacción natural del cuerpo a la lesión. Tiene lugar justo después de una fractura

La fase inflamatoria es la reacción natural del cuerpo ante una lesión. Tiene lugar justo después de una fractura y puede ser muy dolorosa, por lo que los niños suelen llorar cuando se rompen un hueso. La inflamación es un proceso activo que ayuda al organismo a curarse eliminando el tejido dañado y combatiendo las sustancias extrañas. Es posible que hayas oído hablar de los antiinflamatorios o de medicamentos como el ibuprofeno, que reducen la inflamación para aliviar el dolor o ralentizar el tiempo de curación tras una lesión como la rotura de un hueso.

El sistema inmunitario y las células sanguíneas llegan al lugar, provocando el enrojecimiento y la hinchazón de la zona

El sistema inmunitario es la primera línea de defensa del organismo contra las infecciones y las lesiones. Los glóbulos blancos forman parte del sistema inmunitario y ayudan a curar las heridas combatiendo la infección y la inflamación. Cuando te rompes un hueso, se produce un enrojecimiento e hinchazón (inflamación) alrededor de la zona. Esto se debe a que los glóbulos blancos se dirigen rápidamente al tejido dañado.

Cuando llegan al lugar de la lesión, los glóbulos blancos liberan sustancias químicas que provocan dolor e hinchazón. Estas sustancias químicas también atraen a otras células del sistema inmunitario, como los macrófagos, para que vengan a ayudar a combatir los gérmenes que puedan entrar en la extremidad rota a través de los cortes o raspaduras en la piel cercana a los huesos rotos.

Todo tipo de células sanguíneas acuden al lugar de la fractura, pero sobre todo los glóbulos blancos (WBC)

Los glóbulos blancos son un tipo de célula que ayuda a combatir las infecciones. Forman parte del sistema inmunitario, que es la defensa del cuerpo contra las infecciones y las enfermedades.

El sistema inmunitario está formado por muchos tipos diferentes de células y órganos. Incluye:

  • Los glóbulos blancos (WBC). Estos combaten los gérmenes o las bacterias en el cuerpo
  • Células T, que ayudan a las células B a producir anticuerpos para eliminar los gérmenes.

Las células del cartílago y del hueso también migran al lugar de la fractura

Las células óseas y cartilaginosas también migran al lugar de la fractura.

Las células cartilaginosas son capaces de formar nuevo cartílago en el hueso roto.

Las células óseas pueden formar hueso nuevo en el hueso roto.

Los osteoblastos, células productoras de hueso, crean «puentes» de cartílago que, con el tiempo, son lo suficientemente fuertes como para volver a soportar pequeñas cargas

Los huesos se rompen y reconstruyen constantemente. Esto forma parte de su ciclo normal de crecimiento y destrucción, que tiene lugar a lo largo de la vida. Esto ocurre gracias a dos tipos diferentes de células: los osteoblastos (células productoras de hueso) y los osteoclastos (células destructoras de hueso).

La principal función de los osteoblastos es crear tejido óseo para el crecimiento de nuevos huesos. Durante la infancia, cuando los huesos siguen creciendo rápidamente, el cuerpo produce muchos más osteoblastos de los que necesita, más de los que pueden utilizarse sólo para crear nueva masa ósea. Los osteoblastos sobrantes se quedan por si hay algún daño que haya que reparar más adelante en la vida; de este modo, el cuerpo tiene algún respaldo si los necesita más adelante. Los osteoblastos también son importantes porque liberan sustancias químicas que ayudan a estimular el flujo sanguíneo a través de los tejidos recién formados.

La etapa de formación tiene lugar cuando se forma el callo alrededor del lugar de la fractura. El callo se compone de cartílago, formado por condrocitos. En algunas fracturas simples, el callo puede ser suficiente para mantener los huesos unidos

La etapa de formación se produce cuando se forma el callo alrededor del lugar de la fractura. El callo está compuesto por cartílago, formado por condrocitos. En algunas fracturas simples, el callo puede ser suficiente para mantener unidos los huesos.

En el cartílago no hay fibras de dolor, por lo que generalmente no se siente dolor durante esta etapa

El motivo es que el cartílago no es sensible, por lo que no hay fibras de dolor en él. También cabe destacar que tampoco hay fibras de dolor en los tendones, pero eso no afecta a tu capacidad de movimiento.

El dolor puede sentirse en otras etapas de la curación, como cuando te golpeas la espinilla con algo afilado o cuando te tropiezas con la pata de una silla. Esto ocurre porque esas partes del cuerpo tienen muchos nervios, que les permiten sentir el dolor (y disparar un impulso para alejarse de lo que lo ha causado).

Los osteoblastos se desplazan de un lado a otro del hueso

Una de las cosas que hace que un hueso roto se cure más rápido es el hecho de que los osteoblastos se desplazan de un lado del hueso al otro. Cuando un niño se rompe un hueso, los osteoblastos se desplazan de un lado del hueso para rellenar el hueco creado por su propia fractura.

Los osteoclastos son otro tipo de células que se encuentran en nuestro cuerpo. Estas células descomponen los huesos viejos y ayudan a construir otros nuevos a medida que envejecemos, pero también desempeñan un papel importante durante las fracturas. Una vez que la fractura de un niño se ha curado lo suficiente como para permitirle volver a moverse libremente, estas células empiezan a descomponer todos los trozos de cartílago y otros tejidos que se han acumulado alrededor de la lesión a lo largo del tiempo, y esto es lo que nos permite a todos volver a ponernos en pie.

Los osteoclastos eliminan hueso de un lado mientras los osteoblastos añaden hueso en el otro lado. Así se crea un puente que conecta ambos lados del hueso roto hasta que pueda curarse por sí mismo

Los osteoclastos, también conocidos como células de reabsorción ósea, son células especializadas que descomponen el hueso. Se encuentran en el revestimiento de los vasos sanguíneos y liberan enzimas que disuelven las proteínas del hueso. Estas enzimas descomponen los grandes trozos de hueso en fragmentos más pequeños para que puedan ser reabsorbidos en el torrente sanguíneo.

Los osteoblastos, por su parte, construyen hueso nuevo segregando una sustancia llamada osteoide (un precursor de la proteína colágena mineralizada). El osteoide se deposita como un andamio sobre el que se forman cristales de fosfato de calcio para crear una nueva capa mineralizada en el lugar de la lesión o la fractura. Este proceso se denomina aposición endosteal (la creación de nuevo tejido en lugares donde se ha producido una pérdida) porque se produce dentro de una estructura existente -la médula o la cavidad de la médula dentro de los huesos largos como los brazos y las piernas- en lugar de crear estructuras completamente nuevas como las que se forman durante el desarrollo embriológico o los procesos de curación de heridas más adelante en la vida, cuando se produce la formación de cicatrices en lugar de un crecimiento basado en la diferenciación celular;

La etapa de remodelación se produce una vez que la fractura está curada. Esto suele ocurrir entre 4 y 8 semanas después de la lesión. El hueso sigue creciendo y descomponiéndose durante este tiempo hasta que finalmente se fortalece de nuevo a niveles normales

La etapa de remodelación se produce una vez que la fractura está curada. Esto suele ocurrir entre 4 y 8 semanas después de la lesión. El hueso sigue creciendo y descomponiéndose durante este tiempo hasta que finalmente se fortalece hasta alcanzar los niveles normales.

Este proceso puede durar meses, dependiendo de la rapidez con que el cuerpo se repare a sí mismo.

Conclusión

Como puedes ver, el cuerpo tiene mucha actividad durante el proceso de curación. Por eso, aunque tu hijo pueda moverse con la escayola, mantenlo en la cama o con muletas el mayor tiempo posible (al menos 10 días). Esto permitirá que los huesos se curen adecuadamente sin someterlos a demasiada tensión.

Deja un comentario