¿Podría implantarse en humanos la proteína p53 que protege a los elefantes del cáncer?

Los elefantes son los animales que imaginamos cuando pensamos en cuerpos a prueba de cáncer. Son enormes, viven durante décadas -más que cualquier otro mamífero- y no se les ve morir de cáncer. Pero eso no es cierto para todos los elefantes.

En febrero de 2019, los científicos descubrieron el gen p53 en los elefantes africanos mientras estudiaban un brote de cáncer entre ellos en Kenia. Este gen es el responsable de suprimir los tumores en humanos y otros mamíferos, por lo que su descubrimiento planteó algunas preguntas interesantes: ¿Cómo pueden los elefantes tener una mutación en este gen sin padecer cáncer? ¿Pueden los humanos tener también esta mutación? Y si es así, ¿nos ayudaría a protegernos de desarrollar tumores malignos?

Una mutación en el gen p53 protege a los elefantes de contraer cáncer.

El P53 es el gen supresor de tumores más importante, que se encuentra en todos los animales y seres humanos. Una mutación en este gen lo hace más activo, impidiendo que detenga la división celular y causando potencialmente un cáncer. En los elefantes, sin embargo, una mutación en el p53 hace que la proteína sea menos sensible al daño del ADN. Esto significa que cualquier célula dañada será reparada en lugar de morir como es habitual. ¿El resultado de esto? Los elefantes no tienen cáncer.

Los científicos descubrieron la mutación en el gen p53 al estudiar un brote de cáncer en elefantes africanos el año pasado.

Mientras que el cáncer es algo común en los humanos, es raro en los elefantes. Pero cuando un grupo de investigadores examinó los genes de elefantes africanos con cáncer en 2015, descubrió que su gen p53 tenía una mutación inusual. La proteína p53 interviene en la regulación del crecimiento y la muerte de las células, por lo que la mutación dificulta que estas dejen de dividirse y mueran.

De hecho, esta misma mutación se ha encontrado también en otros animales, como los ratones y los perros, donde podría desempeñar un papel en la prevención del desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

Los científicos creen que esta mutación en particular podría ser útil para tratar a personas con formas agresivas de cáncer u otras afecciones que implican un crecimiento celular excesivo (como la psoriasis o la enfermedad de Alzheimer).

Los elefantes mueren por muchas enfermedades, pero el cáncer no es una de ellas.

Los elefantes son los animales terrestres más grandes que existen, con una vida de entre 70 y 80 años. Pueden pesar hasta 16.000 libras y tienen cuatro molares que utilizan para masticar hierbas y otras plantas. Los elefantes son herbívoros, pero pueden comer carne cuando es necesario. Sin embargo, su dieta consiste principalmente en frutas y hojas de árboles como las acacias.

Los elefantes están en peligro de extinción debido a la pérdida de hábitat causada por los humanos que invaden las zonas boscosas donde residen los elefantes para alimentarse o refugiarse. También la caza furtiva para obtener colmillos de marfil ha contribuido en gran medida a su declive en el último siglo, así como la pérdida de hábitat debida a la deforestación con fines agrícolas o a proyectos de desarrollo como las presas construidas por los gobiernos de toda África, que amenazan a las poblaciones de elefantes que viven cerca de los ríos donde el agua fluye río abajo hacia los asentamientos humanos.

El gen p53 de los elefantes contiene una mutación que impide que las proteínas se unan a él y lo desactiven.

La proteína p53 es un supresor de tumores, lo que significa que previene el cáncer. Cuando la p53 detecta que las células están dañadas o mutadas, desencadena una cascada de acontecimientos que pueden reparar el daño o matar la célula antes de que se convierta en maligna. En los humanos, el gen p53 es el responsable de la producción de la proteína p53.

En los elefantes, sin embargo, no hay ninguna mutación en sus copias de este gen: producen niveles normales de ambas proteínas y, por tanto, tienen una defensa eficaz contra el cáncer.

En los humanos, las mutaciones del gen p53 están relacionadas con aproximadamente la mitad de los cánceres.

En los seres humanos, las mutaciones del gen p53 están asociadas a aproximadamente la mitad de los cánceres. En otras palabras, una mutación en el gen p53 puede causar cáncer.

Por eso los científicos están tan interesados en saber cómo se las arreglan los elefantes para mantener sus proteínas p53 a salvo de cualquier daño. Si pudieran encontrar una forma de implantar estas proteínas en el ADN humano, podría ayudar a prevenir el cáncer y mantener a las personas con vida durante más tiempo.

El cáncer es imparable, pero algunos animales lo combaten mejor que otros.

Entonces, ¿qué podemos aprender de estas maravillosas criaturas?

  • Los elefantes tienen una mutación que impide que el p53 se desactive. Esto no ocurre en los seres humanos, que necesitan poder desactivar el p53 a veces para hacer frente a tensiones como el ejercicio intenso y las dietas.
  • Los humanos podrían recibir el gen p53 del elefante. Esto nos permitiría luchar contra el cáncer de forma más eficaz y vivir más tiempo sin que éste nos mate primero.

Conclusión

La proteína p53 es un mecanismo antiguo y muy conservado para prevenir el cáncer. No es sorprendente que los elefantes hayan evolucionado para utilizarla en su beneficio, pero lo que sí es sorprendente es el tiempo que hemos tardado en descubrirlo. La próxima vez que alguien pregunte si los elefantes están emparentados con los humanos, diles que tienen más en común de lo que creen.

Deja un comentario