Peritonitis

La peritonitis es la inflamación del Peritoneo, el cual es una membrana suave que recubre los órganos dentro del abdomen y las paredes abdominales internas.

 

Causas de la Peritonitis

 

La Peritonitis generalmente es causada por la infección del líquido que se acumula en la cavidad perotineal, que pueden ser fluidos corporales, sangre o pus.

Esto puede tener diversas causas, entre las cuales son más comunes:

  • Procedimientos médicos, como por ejemplo la diálisis peritoneal: durante esta diálisis se puede producir una infección si el entorno está sucio o contaminado, también por la falta de higiene.

  • Perforación del apéndice, úlcera estomacal o perforación del colon: estas afecciones permiten que ingresen bacterias al Peritoneo, propiciando la infección que lleva a la Peritonitis.

  • Pancreatitis: cuando el Páncreas se inflama como consecuencia de una infección, este puede producir Peritonitis si bacterias ingresan al Peritoneo a través del tracto gastrointestinal.

  • Traumatismo: Los traumatismos o lesiones también son susceptibles de generar Peritonitis, ya que permiten el ingreso de bacterias o sustancias químicas de otras partes del cuerpo hacia el Peritoneo.

  • Diverticulitis: Conocemos por Diverticulitis la infección de pequeñas bolsas abultadas en el tracto digestivo, la cual puede generar Peritonitis ya que, si una de estas bolsas se rompe, derrama desechos intestinales en la cavidad abdominal.

 

Tipos de Peritonitis

 

Hay varios criterios según los cuales se puede clasificar la Peritonitis, por su extensión, por su origen y por el tiempo de evolución:

Por su extensión: esta se divide en peritonitis localizada o generalizada. Con la localizada, únicamente un sector de la cavidad peritoneal es afectado. En cambio, en la generalizada, hay un mayor riesgo ya que afecta a todo el Peritoneo.

Por su origen: Dependiendo de los factores que las causan, estas pueden ser Peritonitis sépticas, las cuales son las más frecuentes, causadas por un proceso infeccioso; o también pueden ser peritonitis asépticas, en estas no existe infección inicialmente, siendo causadas por la irritación del Peritoneo por diversas sustancias; un ejemplo de estas últimas son las preparaciones químicas con el fin de realizar algún tratamiento.

Por tiempo de evolución: Estas pueden dividirse en Peritonitis Agudas y Peritonitis Crónicas. La Peritonitis Aguda se inicia de forma brusca, como puede ser luego de una Apendicitis Aguda Perforada; esta es la más frecuente. En cambio, la Peritonitis Crónica, comienza de forma insidiosa, no obstante, se desarrolla conforme pasa el tiempo, empeorando de forma progresiva, tal y como sucede con la Peritonitis Tuberculosa.

 

Sintomatología de la Peritonitis

 

Entre los síntomas más comunes de la Peritonitis podemos encontrar los siguientes:

  • Fiebre.

  • Náuseas y vómitos.

  • Pérdida del apetito.

  • Dolor abdominal o sensibilidad al tacto.

  • Hinchazón o sensación de pesadez en el abdomen.

  • Incapacidad de defeca.

  • Fatiga.

  • Desorientación.

  • Diarrea.

  • Baja producción de orina.

  • Sed.

 

Tratamiento de la Peritonitis

 

Es necesario atención médica urgente para combatir la Peritonitis y, si fuese necesario, también combatir cualquier otra enfermedad subyacente. Si esta no es tratada a tiempo, puede desembocar en una infección diseminada por todo el organismo, poniendo en riesgo la vida.

El tratamiento de la Peritonitis generalmente consta del uso de antibióticos y, en ciertos casos, cirugía.

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario