Pascal

De origen galo, nacido en Clermont-Ferrand el 19 de junio de 1623, Blaise Pascal fue un matemático, físico y filósofo, quien es una figura fundamental y considerado como una de las mentes más privilegiadas de la historia y ciencia occidental.

Pascal fue el principal impulsor de las bases de lo que, posteriormente serían las calculadoras y ordenadores modernos. Además, sus aportes a la teoría de la probabilidad, sus exhaustivas investigaciones acerca de los fluidos y su concepción de la presión y el vacío también se cuentan entre sus logros.

Curiosidad y genio de Pascal

Bajo el manto protector de su padre, Blaise Pascal dio muestras tempranas de su genialidad y se estableció como un verdadero prodigio de las matemáticas. De hecho, con tan solo 16 años de edad, formuló uno de los teoremas básicos de la geometría proyectiva, conocido como el teorema de Pascal y descrito en su Ensayo sobre las cónicas.

A la edad de 30 años, Pascal publicó un tratado en el cual describió el tema de la hidrostática, sentando con ello las bases del estudio acerca de la presión atmosférica.

Amante del juego de envite y azar, algo muy común entre la nobleza de la época, ese mismo año de 1653 Pascal comenzó a estudiar las características de la teoría de la probabilidad.

Posteriormente, en 1654, el matemático y filósofo francés se dedicó a realizar diversas publicaciones relacionadas con la demostración por inducción matemática, fundamentadas en la combinación y el orden de los números.

El teorema de Pascal

También conocido como el hexágono místico de Pascal, el teorema de Pascal fue publicado en 1639 en El Ensayo de Cónicas. Dicho teorema supone la explicación de que, si un hexágono está inscrito en una sección cónica, entonces los puntos de intersección de los pares de los lados opuestos son colineales, es decir, crearán una línea recta.

Esta gran obra recoge a todas las propiedades de las secciones cónicas en un solo ejemplo, y se convirtió en un avance sin precedentes en la aplicación de las proyecciones y la geometría proyectiva, principios usados fundamentalmente en el arte y la arquitectura.

La existencia del vacío

Pascal también demostró en su obra de 1647 la existencia del vacío, desafiando con ello el pensamiento aristotélico y de Descartes. Experimentó con el mercurio y el barómetro, demostrando de esta manera lo que Evangelista Torricelli (1608-1647) había teorizado con anterioridad.

De esta forma, Pascal logró probar lo que muchos creían imposible: que el espacio existente por encima de un líquido dentro de un barómetro no es más que el vacío. Este descubrimiento allanó el camino para su siguiente estudio sobre la presión atmosférica.

La presión atmosférica

Aunque el tema de la presión atmosférica ya había sido tratado con anterioridad, el aporte de Pascal en este sentido fue decisivo. Llenó dos barómetros con mercurio (B1 y B2). B1 fue trasladado a la cima de una montaña y B2 fue dejado al pie de esta.

Resultó que, el nivel de mercurio se mantuvo constante en B2, pero, conforme B1 ascendía, el nivel de mercurio descendía. De esta manera, Pascal demostró que, a mayor altitud, menor presión atmosférica. Dicho experimento terminaría por sentar las bases del estudio de hidrodinámica e hidrostática.

La teoría de la probabilidad

Pascal formuló junto con Pierre de Fermat la teoría de la probabilidad en el año de 1654. Hizo uso de su famoso e infinito triángulo de Pascal, con tal de darle forma a esta teoría, ya que las probabilidades pueden ser calculadas de cierta forma si se toma en consideración lo que ha venido sucediendo antes de ellas.

La teoría de la probabilidad se aplicó con el siguiente ejemplo: si un juego de azar es interrumpido antes de poder finalizar, hay que repartir las ganancias. Y así, mediante el uso del triángulo Pascal y Fermat establecieron las probabilidades numéricas con precisión matemática y así poder repartir la ganancia de forma justa.

 

 

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario