Cómo hacer un robot casero

Un robot casero podría convertirse en el juguete favorito de tu hijo, no solo por la funcionalidad o la estética que le den, sino porque disfrutará mucho haciéndolo con tu ayuda.

Hoy más que nunca estamos rodeados de inteligencia artificial y los robots están por doquier. No es de extrañar que a cualquier niño le llame la atención hacerse de uno para divertirse.

No importa la edad, un robot siempre es una buena idea. Elaborarlo es una actividad tan interesante que tu hijo podría hacerse fan de este tipo de construcciones. Tampoco importa el género, tanto niños, como niñas pueden disfrutarlo al máximo.

Es una manera de entretenerlos por bastante tiempo y se pueden hacer varios con el fin de que no puedan aburrirse fácilmente. Cada vez que elabore uno nuevo, será otra aventura por vivir.

Hacer un robot puede ser más sencillo de lo que parece, solo necesitarás los materiales correctos y muy buena disposición. No tienes que ser experto en ingeniería para elaborar una máquina simple como esta.

Tampoco se requiere de mucho dinero, para la electrónica casera puede que algunos materiales los tengas en casa y si no, los encontrarás súper baratos en la ferretería más cercana. Toma la actividad como un experimento y diviértete junto a tu pequeño.

Robot casero de cartón que camina (paso a paso)

Materiales

2 motores DC (de eje simple)

2 pilas AA con portapilas

2 adaptadores (para pilas)

1 interruptor

1 brida pequeña

1 cable pequeño

Silicón (silicona)

Cartón grueso (cantidad según la forma del robot)

Palitos de madera

Engranajes

Pintura para pintar el cartón

Herramientas

Si no tienes en casa los materiales para la electrónica, puedes pedirlo por Amazon o en la ferretería más cercana, son fáciles de conseguir y económicos.

Robot casero infantil

Instrucciones

Para la electrónica, que es el paso un poco más complicado, pero no te preocupes solo deberás seguir los pasos que te mostramos a continuación:

1- Pega ambos motores, por la base más ancha, a las dos pilas. La idea es que puedan mantenerse en pie, te recomendamos pegarlas con silicón caliente que es un pegamento más fuerte.

2- Luego de que las piezas estén secas, y te asegures de ello, debes pegarlas por la pieza blanca de cada motor. La identificarás porque sobresale, la verás fácilmente. Haz el pegado con silicón.

3- Debes unir los dos motores también por la parte superior, ayúdate con la pequeña brida, los motores tienen una piececita que ayudará a que puedas hacerlo.

4- Coge uno de los cable y pélalos por ambos lados, introduce uno de los lados por una de las puntas del motor (donde tiene el orificio), repite la misma acción con el otro extremo por la punta del otro motor.

5- Pon los portapilas en la conexión de los motores, por la parte de abajo, une un cable negro y uno rojo de cada portapilas al cable que pusiste anteriormente.

6- Une los cables rojos y negros que te sobraron de los portapilas, pélalo y únelos al interruptor.

7- Prueba a encender el sistema con el interruptor, debe moverse.

8- Pega los cables sueltos, esto es importante.

9- Con un palito de madera haz el soporte para que el robot no se caiga. Colócalo en la parte inferior trasera del robot. El palito le dará estabilidad.

Para elaborar el diseño de cartón:

1- Decide la forma que deseas que tenga el robot, forma de cilindro, forma cuadrada o rectangular y corta el cartón de acuerdo a esa figura, recuerda dejar la base sin cara para que luego puedas pegar la estructura y no tapes todo el robot.

2- Echa pegamento a los lados y en la parte superior del robot y pega el cartón. Decóralo a tu gusto, pinta el cartón con pintura metálica, puedes también ponerle ojitos o antenas. Lo importante es que le guste a tu peque y pueda lucirlo con sus amigos si quiere.

3- Listo, ya puedes poner a andar el robot. Como ves, no ha sido nada difícil, con un poco de paciencia y concentración has podido lograrlo.

Robot casero infantil finalizado

Te sugerimos que dejes participar a los niños lo más que puedas, siempre con tu supervisión. Dependiendo de la edad, podrán involucrarse más o menos, lo importante a fin de cuentas es que lo hagan. Esperamos que esta idea sea útil y cumpla su propósito de enseñar y divertir a tus hijos.