Cómo hacer puzzles caseros originales

El valor de crear algo con tus manos es muy alto, y si eso que creas llenará de momentos especiales a tus seres más queridos, se vuelve aún más valioso. Ese es el caso de los puzzles caseros, una opción económica y divertida que puede personalizarse al máximo y generar momentos de felicidad que trasciendan.


Hacer puzzles caseros es muy sencillo, existe una gran variedad de posibilidades que puedes desarrollar en función de los materiales que tengas y a quién esté dirigido el rompecabezas.

Los principales materiales que puedes utilizar son cartón, madera y foami. A continuación te contamos cómo puedes hacer puzzles caseros originales y llamativos con muy pocos recursos:

Puzzles caseros de cartón

Los puzzles con base de cartón son los más populares y fáciles de hacer. Una de las grandes ventajas es que es posible hacerlos con materiales de uso cotidiano en el hogar, como cajas de cereales. De esta forma crearás un objeto de gran valor sentimental protegiendo el medio ambiente y ahorrando dinero.

Para hacer este tipo de puzzles es necesario contar con un cartón para la base. Toma en cuenta que mientras más grueso sea este cartón, más efectivo y duradero será el resultado final.

Opciones para el arte

Para el arte del puzzle puedes utilizar varios métodos: desde pintarlo a mano hasta usar una fotografía especial. A continuación te sugerimos algunas opciones:

Píntalo a mano

Puedes pintar toda la superficie de la base con pintura blanca y dibujar algún diseño sobre el cartón. Esta opción es ideal para despertar la creatividad y trabajar la motricidad fina tanto en niños como en adultos.

Usa una imagen llamativa

También se puede escoger una imagen o fotografía representativa que sea del mismo tamaño de la superficie del cartón e imprimirla. La impresión puede hacerse en papel bond, papel fotográfico o papel reciclado.

Una vez impreso el motivo, pégalo a la base de cartón con una pega resistente, cuidando que la imagen quede bien estirada y que no queden bolsas de aire.

Después de haber pegado la imagen a la base cúbrela con una capa delgada de barniz, así la protegerás del roce y quedará bien adherida al cartón.

Escoge una tela con motivos estampados

Sigue los mismos pasos descritos en el punto anterior pero, en vez de usar una impresión,usa una tela con patrones estampados que tengan cierta correlación entre sí.

Formas y estilos

Una vez tienes el arte instalado en la base, solo deberás voltear el puzzle y marcar en el reverso los ensambles que unirán las piezas.Corta las piezas con tijeras o cúter, siempre teniendo mucho cuidado.

La forma de los ensambles de las piezas puede ser tan original como quieras: puedes basarte en la forma común de los rompecabezas, puedes cortar figuras geométricas o puedes hacer diseños más personalizados.

Eso sí, ten en cuenta que es importante que los ensambles calcen entre sí de forma armónica; lo más importante del puzzle es que sea resistente y pueda acoplarse correctamente.

Puzzles caseros de madera

La madera es un material estupendo para crear rompecabezas, sobre todo porque es muy resistente.Puedes crear puzzles caseros en madera de forma muy sencillay sin necesidad de usar herramientas. A continuación te contamos las opciones más sencillas y originales:

Puzzles con cubos de madera

En los aserraderos suele haber retazos de maderadesechados de trabajos anteriores. Puedes acercarte a uno de estos establecimientos y preguntar si entre los materiales desechados tienen pequeños cubos de madera a los que tú puedas dar una nueva vida.

Consigue cuatro cubos y lija sus caras y bordes, para que eliminar astillas que puedan ser perjudiciales.Luego toma hojas de papel y crea cuatro diseños que sean del tamaño de los cuatro cubos juntos (colocándolos dos arriba y dos abajo).

Toma uno de los diseños y córtalo de forma que cada cubo tenga un cuarto de la imagen. Pega cada pieza con un adhesivo resistente y al final agrega una capa de barniz para que el acabado sea más prolijo.

Sigue el mismo procedimiento con los otros 3 diseños, de manera que todas las caras del cubo queden cubiertas con cada dibujo.

Puzzles con paletas de helado

Este tipo de rompecabezas es ideal para niños pequeños. Toma una cinta adhesiva y colócala sobre tu superficie de trabajo con la cara pegajosa hacia arriba.

Junta cinco o más paletas de helado y colócalas una al lado de la otra sobre la cinta adhesiva, de forma que queden pegadas y no se muevan con facilidad.

Una vez tienes las paletas juntas y firmes, crea el diseño que más te guste abarcando toda la superficie.Cuando hayas terminado con el arte, separa las paletas del adhesivo y usa un paño húmedo para limpiar el exceso de pega que haya quedado en el reverso.

Puzzles caseros con foami

Los puzzles de foami tienen la ventaja de ser ideales para niños pequeños gracias a la suavidad y resistencia del material.Toma en cuenta que para crear estos puzzles es importante que el foami de la base tenga un grosor de al menos 3 milímetros, de forma que puedan ensamblarse las piezas con firmeza.

El procedimiento para hacer rompecabezas de foami es similar al que usamos para crear puzzles de cartón, solo que en lugar de pintar el arte o usar una imagen impresa, puedes usar pegar piezas a la base y así añadir texturas al resultado final.

Por ejemplo, sobre la base de foami puedes crear la forma de un gato usando una capa más delgada de foami para el cuerpo, unos botones para los ojos y unos hilos gruesos para los bigotes.

Una vez tengas listo el arte, voltea el puzzle y usa un lápiz para marcar las piezas del rompecabezas. Córtalas con una tijera o uncúter con mucho cuidado y precisión, y disfruta de tu puzzle casero personalizado.