Otto Heinrich Warburg

Otto Heinrich Warburg nació en Friburgo de Brisgovia (Alemania) el 8 de octubre de 1883. En 1910 se casó con Margarete (Gretel) v. Goldschmidt-Rothschild y tuvo cuatro hijos con ella: Harald (1914), Hildebrandt (1915), Heiner (1917) y Editha (1920). Murió de neumonía a la edad de 85 años en Berlín Occidental el 1 de agosto de 1970. A lo largo de su vida trabajó como físico y fisiólogo, pero es más famoso por haber ganado el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1931 «por su descubrimiento de la naturaleza y el modo de acción de la enzima respiratoria».

Nacido el 8 de octubre de 1883 en Friburgo, Baden, Alemania

Otto Heinrich Warburg nació el 8 de octubre de 1883 en Friburgo, Baden, Alemania. Su padre se llamaba Emil Warburg y su madre Emma Calve. Tenía dos hermanos: la hermana Charlotte (nacida en 1882) y el hermano Max Warburg (1885). En 1903 se casó con Gerta Marcusohn, que murió en 1955. Tuvieron un hijo Michael Warburg (1917-2013) y una hija Elizabeth Grotjahn (nacida en 1918).

Fallecido el 1 de agosto de 1970 en Berlín Occidental, Alemania Occidental.

Warburg murió el día que cumplía 87 años, en Berlín (Alemania). Murió de un ataque al corazón que se produjo durante una conferencia que estaba dando en el Instituto Kaiser Wilhelm de Fisiología Celular. Fue enterrado en Kiel (Alemania)[4].

Hijo de Emil Warburg y Elisabeth Natho.

Otto Warburg era el menor de los seis hijos de Emil Warburg, profesor de anatomía de la Universidad de Friburgo, y de Elisabeth Natho.

Emil Warburg era un fisiólogo muy respetado que estudiaba la estructura de las células y su funcionamiento conjunto en los organismos vivos. También enseñó a su hijo Otto sobre estos temas desde una edad temprana.

El padre de Elisabeth Natho era dueño de una fábrica de galletas; murió cuando ella era joven y dejó a su familia una fortuna millonaria.

Casado con Margarete (Gretel) v. Goldschmidt-Rothschild en 1910.

Es posible que haya oído hablar de los experimentos de Warburg con la glucólisis y el sistema respiratorio. ¿Pero sabía que se casó con Margarete (Gretel) v. Goldschmidt-Rothschild en 1910? Era una abogada y pediatra alemana que le ayudó en sus trabajos sobre las células cancerosas. La pareja tuvo dos hijos, Hans y Eva, que llegaron a ser físicos: Hans se convirtió en profesor de la Universidad de Yale y Eva se casó con el físico Carl Friedrich von Weizsäcker.

Galardonado con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1931 «por su descubrimiento de la naturaleza y el modo de acción de la enzima respiratoria».

Quizá se pregunte por qué alguien que descubrió la forma en que las células crean energía recibió el Premio Nobel en 1931. Pues bien, tiene que ver con la forma en que descubrió este proceso. Fue capaz de ver lo que ocurría (o más bien lo que no ocurría) dentro de una célula cuando no había oxígeno presente, y resultó que estas células estaban creando energía al romper las moléculas de azúcar. Esto se llama fermentación. Sin embargo, cuando el oxígeno está presente, estas células son capaces de descomponer los alimentos de una manera diferente: a través de la respiración. Lo que Warburg descubrió fue que este proceso puede producirse sin oxígeno; pero si hay algo alrededor, la fermentación no se produce porque la respiración lo requiere.

Uno de los científicos más importantes de su época.

Otto Heinrich Warburg, uno de los científicos más importantes de su época, fue un fisiólogo y biólogo alemán. Nacido el 5 de octubre de 1883 en Friburgo de Brisgovia, estudió medicina en la Universidad de Friburgo. Tras licenciarse en 1907 con el título de doctor en medicina (Dr. med.), trabajó como asistente de Max Rubner en el Instituto Kaiser Wilhelm de Investigación Médica. En 1912 se convirtió en profesor de fisiología y enseñó farmacología hasta 1933, cuando Adolf Hitler llegó al poder y le despidió de su puesto por ser judío.

Las investigaciones de Warburg se centraron en la respiración celular y el metabolismo energético, concretamente en cómo las células producen ATP (trifosfato de adenosina). Descubrió que el oxígeno es vital para este proceso, pero su presencia por sí sola no garantiza que se produzca correctamente debido a otros factores como la temperatura o los niveles de pH desequilibrados, que provocan un exceso de acidez dentro de las células, lo que hace que no puedan «respirar» correctamente y que mueran prematuramente, lo que provoca el desarrollo de enfermedades con el paso del tiempo; un ejemplo es el cáncer…

Conclusión

Es posible que conozca otros logros de Otto Warburg, como su papel en el desarrollo del efecto Warburg, que es un dato importante para los investigadores del cáncer. También hizo importantes contribuciones a nuestra comprensión de la fotosíntesis y la respiración, pero su trabajo sobre la respiración celular fue especialmente influyente porque nos ayudó a entender cómo las células producen energía a partir de los alimentos.

Deja un comentario