Nibiru

Significa «lugar de transición», el cuerpo celeste que los babilonios asociaban con Marduk, una deidad patrona de la ciudad de Babilonia llamada Nibiru. Ha sido objeto de diversas teorías y debates y su influencia en la cultura popular ha tenido tanto impacto, que incluso se le adjudicó una posible colisión con la Tierra en algunos círculos pseudocientíficos.

Así es, algunas agrupaciones esotéricas se plantearon la posibilidad de que Nibiru es un planeta  que cruza las órbitas de los astros restantes más allá de Neptuno.

Por supuesto la comunidad científica niega tajantemente  la posible existencia de un planeta así, e incluso realizaron múltiples declaraciones en este sentido desde la polémica aparición de Nibiru en la palestra.

Nibiru: astronomía y pseudociencia

Para algunos astrónomos Nibiru era el planeta que se vinculaba con el fin del mundo, la última de las profecías sobre el apocalipsis que se hizo pública en internet y que se contemplaba chocaría con la Tierra exactamente el 23 de septiembre del año 2017.

Para los astrónomos era muy claro, esas persistentes declaraciones sobre un planeta cercano pero invisible eran simplemente absurdas profecías, a pesar de estar basada supuestamente en astronomía, desarrollo de investigación científica y contar con respaldo de la Biblia.

Polémica sobre el fin del mundo

Al principio, la teoría que defendía la existencia de Nibiru aseguraba que la catástrofe tendría lugar en Mayo de 2003, pero nada sucedió, así que los seguidores  de tal teoría la reinterpretaron y  la  reprogramaron para Diciembre de 2012, realizando de esta forma la conexión con el fin de uno de los ciclos del calendario Maya.

Inclusive el eclipse total, que es a menudo fuente de supersticiones populares, era utilizado como argumento como sustentación de tal creencia y definido como el mismo «presagio del apocalipsis».  

No contentos con esto, en diversas páginas pseudocientíficas  se afirmaba que Nibiru era visible y que la NASA había ocultado esta información, ofreciendo como prueba un efecto óptico producido en cámaras de baja calidad.

¿Pero esta profecía poseía alguna evidencia científica?

Ya en un artículo que se publicó en 2012 acerca del supuesto apocalipsis previsto aquel año, la agencia fue tajante y declaró que si “Nibiru  fuese real y ciertamente se dirigiera rumbo a la Tierra, todos los astrónomos estarían realizando seguimiento durante los últimos 10 años y sería posible verlo a simple vista. 

Era obvio que la NASA lo tenía muy claro, declarando que esto no era más que un engaño de internet: Nibiru no existía ni había fundamentos para creerlo. 

Uno de los científicos de la NASA llamado David Morrison publicó diversidad de artículos descartando la existencia de Nibiru.

Definía como «absurdas» aquellas teorías que aseguraban que Nibiru estaba escondido detrás del sol y que por esta razón podría no haber sido localizado,  o que solo podía ser visible desde el Polo Sur.

En una entrevista con el diario The Washington Post  Morrison lamentó que existieran tantas páginas web dando falsa información sobre la supuesta catástrofe.

Gran influencia en la cultura popular

Pese a que el supuesto planeta nunca fue  detectado por instrumentos, la polémica hizo que  se viera incluido en la cultura popular.

En el año 2005 fue publicado un videojuego llamado Nibiru: el mensajero de los dioses. La historia se centra en un hallazgo de los nazis, a fines de la Segunda Guerra Mundial, y de la forma de aprovecharse de la tecnología de quienes habitan el planeta para influir en el resultado de la guerra.

A esto se suman la gran cantidad de las llamadas teorías conspirativas, acerca el planeta y de los habitantes que pretenden dominar la Tierra e incluso en la música urbana, hay quienes echan mano del nombre para sus lanzamientos.

Lo que es posible dar por sentado es que sin basamento científico o pruebas reales, cualquier tipo de absurdo puede desencadenar informaciones falsas de tal poder que son capaces de quedar en el inconsciente colectivo.

 

.

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario