Margarita Salas: biografía y su huella en la bioquímica

Hace poco que se cumplieron dos años de la muerte Margarita Salas, la científica más importante nacida en nuestro país. No solo eso, sino que está considerada la científica más grande de todos los tiempos, después de Marie Curie. Conozcamos quien fue Margarita Salas, su biografía, su relación profesional con Severo Ochoa y sus estudios e investigaciones en el campo de la bioquímica.

La vida de Margarita Salas

Margarita Salas Falgueras nació en Canero (Principado de Asturias), el día 30 de noviembre de 1938.

Recibió su educación primaria y preuniversitaria en Gijón, tras lo que se trasladó a Madrid para cursar la carrera universitaria de Ciencias Químicas. Fue allí donde conoció al científico Severo Ochoa, del que posteriormente sería discípula.

En 1960 obtuvo el título de licenciada en Ciencias Químicas y tres años después se doctoró en esa misma disciplina.

Se casó en 1963 con Eladio Viñuela, un científico del mismo ramo, y un año más tarde ambos se trasladaron a Estados Unidos para trabajar en el Departamento Científico de la Universidad de Nueva York, donde coincidieron de nuevo con Severo Ochoa y colaboraron en sus investigaciones, orientando sus carreras profesionales hacia la bioquímica.

En 1967, ambos regresaron a España para continuar con su labor de investigación y docencia. Durante más de cuatro décadas, Margarita Salas trabajó en los departamentos de bioquímica de las más prestigiosas instituciones españolas, como el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa y el Consejo Superior de investigaciones Científicas (CSIC).   

Margarita Salas falleció en Madrid, el día 7 de noviembre de 2019.

Estudios e investigaciones de Margarita Salas

Margarita Salas fue una bióloga molecular pionera y la impulsora de la creación del primer centro de investigación en esta disciplina que se abrió en España, el hoy denominado Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, en honor a su maestro y mentor.

Allí dirigió el laboratorio bioquímico más avanzado del país, investigando y trabajando hasta pocos días antes de su muerte.

Su vida de investigación se centró especialmente en el estudio bioquímico de un virus que, como ella misma decía, tenía un nombre complicado: el bacteriófago Phi29.

Su descubrimiento de la enzima ADN polimerasa de ese virus bacteriófago (infecta a bacterias del género Bacillus) dio lugar a la patente más rentable del CSIC: dicha patente supuso el 50 % de los ingresos que el CSIC ha recibido por todas las patentes registradas desde su creación como institución científica.

El trabajo de Margarita Salas no se limitó a descubrir los mecanismos de replicación del ADN del virus, ya que también fue la responsable de una serie de patentes internacionales sobre el uso de esa ADN polimerasa en ingeniería genética y biotecnología.

“Margaritos” y “margaritas”

En la biografía de Margarita Salas destaca también el hecho de que ha sido la formadora científica más importante de España: por sus laboratorios han pasado decenas de discípulos que posteriormente se han convertido también en grandes investigadores de la biotecnología y la bioquímica.

De hecho, estos investigadores pertenecen a un gran grupo informal en el que se denominan a sí mismos “margaritas” y “margaritos”, una forma de enfatizar la importancia y la influencia que Margarita Salas ha tenido en el desarrollo de sus carreras científicas.

Muchos de estas “margaritas” y “margaritos” ocupan hoy en día algunos de los puestos más destacados de la ciencia española. Todo un legado científico póstumo de la gran Margarita Salas.

Margarita Salas y el papel de la mujer en la ciencia

Margarita Salas fue muy pertinaz en la denuncia de la discriminación de la mujer en la ciencia. Ella misma reconoció que tardó en darse cuenta de este hecho y de cómo había afectado a su propia carrera, pero una vez que tomó conciencia, aprovechó cualquier ocasión para denunciar públicamente esta discriminación.

En reconocimiento a esta labor, fue nombrada miembro de honor de la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT).

Una científica reconocida por sus colegas y por el gran público

Margarita Salas es la primera científica española reconocida universalmente por el gran público, a lo que añade una enorme lista de reconocimientos por parte de colegas e instituciones científicas.

Fue la primera científica española en ingresar en la Academia de Ciencias de Estados Unidos y la lista de galardones, premios y reconocimientos es inacabable, por lo que mencionaremos solo unos pocos, a modo de ejemplo:

  • Premio Nacional de Investigación Santiago Ramón y Cajal
  • Premio Rey Jaime I de Investigación
  • Premio a la Excelencia Química
  • Medalla Echegaray de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

Igualmente, innumerables son los doctorados “honoris causa” que recibió por parte de decenas de instituciones universitarias nacionales y extranjeras.

En resumen, la constancia, el rigor científico y el trabajo sin descanso son las constantes que definen a Margarita Salas y a su biografía, un hecho que queda demostrado porque siguió investigando en su laboratorio hasta los 80 años. Recibió su último galardón, el Premio al Inventor Europeo 2019, pocos días antes de su repentino e inesperado fallecimiento.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario