Manhattan (proyecto)

Proyecto Manhattan ¿En qué consistía?

El proyecto Manhattan es el nombre que se le otorgó a una iniciativa secreta para el desarrollo de la bomba atómica, nombrado así por el presidente Franklin D. Roosevelt.

Se origina luego de que en el año 1939, el científico y matemático Albert Einstein advirtiese al presidente acerca de lo factible que era crear una bomba atómica. Por su parte, este mismo le indicó que los alemanes podrían estar cerca de obtenerla.

Su criterio sobre la reacción nuclear en cadena se basaba en el estudio de otros expertos en el tema, como Enrico Fermi y Leo Szilard desde los Estados Unidos. Mientras que en Francia Frédéric Joliot y su esposa Irene Joliot-Curie también habían hecho indagaciones al respecto y compartido su conocimiento con Einstein.

Es de esta manera que varios científicos, incluido Albert, redactan una carta dirigida al presidente estadounidense en donde se expresan dos temas importantes:

  • La escasez de reservas de Uranio en el territorio norteamericano, un mineral esencial para el desarrollo de fusión nuclear.

  • El control masivo de las minas de Uranio por parte del Reich, quienes además habían suspendido la venta del mismo, insinuando que ya se encontraban experimentando con él.

¿En qué consistía el proyecto Manhattan?

Luego de que el presidente Roosevelt recibiera una carta, creó una comisión (aunque no con demasiado entusiasmo) para que investigara las cuestiones mencionadas. Así, durante el año 1940 hasta 1941 se hicieron diferentes pruebas en los sistemas de Uranio-grafito. Durante este período, Glen Seaborg descubrió un elemento artificial que podría servir para fabricar bombas atómicas: el plutonio-239.

De esta manera, en 1941 se inicia oficialmente el proyecto Manhattan luego de un ataque japonés en la base militar de Pearl Harbor. En él, participaron varios ganadores del premio Nobel, incluido Edward Teller y Albert Einstein, aunque este último no participo directamente en la iniciativa.

Dicha iniciativa se le confió al ejército y tuvo un costo de alrededor de 2.500 millones de dólares y que tenían dos objetivos fundamentales:

  • La separación del componente Plutonio-235 del elemento Plutonio-238.

  • Fabricación de Plutonio-239 para los reactores de grafito.

En 1942 se genera la primera reacción nuclear gracias a la construcción del reactor Chicago Pile, cuyo desarrollo se dio dentro del proyecto Manhattan.

Todo esto gracias a la ayuda de científicos nucleares europeos que habían emigrado hasta Estados Unidos bajo el mandato del italiano Enrico Fermi. Fue tras este hecho que empezaron a fundarse ciudades enteras con centros de investigación sobre la reacción nuclear:

  • Oak Ridge en Tennesee en donde se centraban en la separación del Plutonio-235 del Plutonio-238.

  • Hanford, como punto para el establecimiento de nuevos reactores nucleares.

  • Los Álamos, base principal para el desarrollo de la bomba atómica, a cargo de Robert Oppenheimer.

Resultados del proyecto Manhattan

A partir del proyecto Manhattan se logró fabricar bombas nucleares para fines bélicos. El primer ensayo nuclear ocurrió el 16 de julio de 1945 en Alamogordo, ubicado en Nuevo México. Para ese entonces, tanto la bomba de Plutonio y de Uranio estaban listas para ser usadas.

La primera de ellas fue nombrada Little Boy, fabricada con dos masas de Uranio-235 proyectadas una sobre la otra y acompañada de explosivos convencionales. La segunda se llamaba Fat Man, hecha con una esfera hueca con Plutonio y que colapsaría sobre su centro a causa de explosivos convencionales.

Ambas bombas fueron lanzadas en agosto de 1945 en Nagasaki e Hiroshima durante la segunda guerra mundial, convirtiéndose en las primeras y únicas ciudades que fueron objetivos de un ataque nuclear. Esto significó la rendición del país nipón y el cese definitivo del conflicto bélico.

 

Deja un comentario