Los puntos de luz que vemos a simple vista en el cielo ¿son estrellas o son galaxias?

Cuando miras al cielo nocturno, ¿qué ves? Si sólo es un mar de oscuridad, ¡te estás perdiendo un espectáculo increíble! Hay miles de millones de estrellas en nuestra propia galaxia e innumerables galaxias más allá. Estos puntos de luz tienen historias detrás que son fascinantes, pero algunas son más fáciles de entender que otras. Aquí exploraremos cómo la luz viaja desde el espacio profundo hasta tu ojo para que puedas ver estos hermosos objetos en toda su gloria.

La gran mayoría de la luz que ves cuando miras al cielo nocturno procede de las estrellas, que están en nuestra propia galaxia, la Vía Láctea.

Quizá te sorprenda saber que la gran mayoría de la luz que ves cuando miras al cielo nocturno procede de las estrellas, que están en nuestra propia galaxia, la Vía Láctea. Las otras fuentes de luz en nuestro cielo son galaxias fuera de nuestra galaxia. Estas galaxias pueden verse como puntos de luz distintos porque están muy lejos de nosotros (muchos miles o incluso millones de años luz).

Se podría pensar que si buscáramos otras estrellas y galaxias, las buscaríamos por la noche, cuando hay menos luz solar dispersada por las moléculas de aire. Sin embargo, esto no es cierto: ¡hay suficiente luz solar dispersada durante el día para ocultar cualquier fuente más tenue, como las estrellas y las galaxias!

Puedes ver muchas galaxias cuando miras al cielo nocturno en una noche muy clara y oscura.

Muchas personas se sorprenden al saber que los puntos de luz que ven en el cielo nocturno a simple vista son en realidad galaxias. Las galaxias pueden estar muy lejos, por lo que aparecen como objetos tenues y difusos. La Vía Láctea es una gran galaxia espiral -una de las miles de millones que hay en nuestro universo- y contiene más de 100.000 millones de estrellas repartidas en 100.000 años luz (un año luz es la distancia que recorre la luz en un año).

Las galaxias están formadas por miles de millones de estrellas como nuestro Sol (que es sólo una estrella entre muchas). Algunas galaxias contienen decenas o incluso miles de miles de millones de estrellas. Cuando los astrónomos observan las galaxias lejanas a través de los telescopios, ven cúmulos y supercúmulos que contienen cientos o incluso miles de galaxias unidas por la gravedad.

Las galaxias están miles de millones de veces más lejos que nuestro propio sol, por lo que parecen puntos débiles en el cielo.

Las galaxias están muy lejos, por lo que nos aparecen como puntos débiles en el cielo. La luz de una galaxia viaja durante miles de millones de años antes de llegar a la Tierra, así que cuando ves el brillo de una galaxia a través de tu telescopio, ¡en realidad estás viendo su antiguo pasado!

Las galaxias son también muy pequeñas: sólo contienen un 1% de toda la materia del espacio.

Los puntos que estás viendo son probablemente estrellas individuales de nuestra propia galaxia, pero algunas pueden ser otras galaxias que están demasiado lejos como para distinguirlas a simple vista.

Los puntos que ves son probablemente estrellas individuales de nuestra propia galaxia, pero algunas pueden ser otras galaxias que están demasiado lejos para distinguirlas a simple vista.

No hay una manera fácil de saber cuál es cuál desde la Tierra.

Si quieres saber con certeza lo que estás viendo, ¡consigue un telescopio o unos prismáticos y empieza a mirar más de cerca!

Si viviéramos en un exoplaneta en órbita alrededor de una de estas galaxias, probablemente no podríamos verlas a simple vista porque aparecerían como pequeños puntos de luz como las estrellas cercanas aquí en la Tierra, sólo que mucho más lejos que cualquier estrella que podamos ver ahora (más de 100 mil millones de trillones de millas).

 Los puntos de luz que ves en el cielo tienen una historia detrás y representan una increíble variedad de objetos.

Cuando miras al cielo y ves un punto de luz, estás viendo una estrella o una galaxia. Estos puntos de luz representan una increíble variedad de objetos, desde estrellas gigantes a diminutas estrellas enanas y desde inmensas galaxias espirales a pequeñas galaxias elípticas. Lo único que los une a todos es su distancia a nosotros: Todos los objetos que podemos ver en nuestro cielo nocturno están muy lejos.

Los diferentes tipos de estrellas tienen muchos tamaños y colores, pero todas tienen algo en común: brillan al convertir la masa en energía mediante reacciones de fusión nuclear en sus centros (o núcleos). Nuestro Sol es sólo un ejemplo; ¡ni siquiera es especialmente grande en comparación con otras estrellas! Además, gira sobre su eje cada 26 días y orbita alrededor del centro de nuestra Vía Láctea cada 225 millones de años aproximadamente.

Conclusión

Si tiene más preguntas sobre el cielo nocturno, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.

Deja un comentario