¿Los insectos se comen enteros, con sus intestinos?

Cuando se trata de comer insectos, parece que hay dos escuelas de pensamiento: algunos piensan que comer insectos es asqueroso y repugnante, mientras que otros insisten en que comer insectos es una forma inteligente de reducir nuestro impacto medioambiental. Yo estoy en el medio: creo que los insectos están bien siempre que no estén vivos cuando los comas. Sin embargo, cuando se trata de si debemos o no comer tripas de insectos (que están llenas de quitina), hay más variación entre las opiniones de la gente. La buena noticia es que este artículo ayudará a aclarar las cosas a quienes se hayan preguntado alguna vez cómo digerimos los insectos.

Los insectos casi siempre son consumidos completamente por el depredador, con caparazón y todo.

La respuesta a esta pregunta es no. Los insectos casi siempre son consumidos completamente por el depredador, con caparazón y todo.

Los intestinos de los insectos están llenos de quitina, que es indigerible para la mayoría de los animales.

Los intestinos de los insectos están llenos de quitina, que no es digerible para la mayoría de los animales. La quitina es un carbohidrato que se encuentra en el exoesqueleto de los insectos. No es digerible para los humanos ni para la mayoría de los vertebrados, pero algunos insectos pueden descomponerla; por ejemplo, las termitas utilizan la quitina para sus nidos, que están hechos de madera masticada que ha pasado por su tracto digestivo.

Los grillos se trituran en dos etapas para poder molerlos con las barbas y luego con los dientes.

Para triturar los grillos, hay que meterlos en una bolsa de plástico y pasarlos por la batidora. Pero esto sólo funcionará si tienes una batidora potente; de lo contrario, sólo hará pequeños trozos de grillo en lugar de pulverizarlos en trozos de polvo.

Una forma mejor de hacerlo es aplastarlos con las manos. Primero, quita las barbas o las alas de los grillos con unas tijeras o pinzas (o lo que tengas a mano). A continuación, colócalos en un recipiente de plástico con un poco de agua y tápalo para que no puedan escapar mientras dejas que el agua absorba sus cuerpos. Déjalos toda la noche hasta que sus tripas estén bien ablandadas (esto puede llevar hasta 14 horas). También puedes utilizar otro tipo de líquido, como el alcohol, si quieres obtener resultados más rápidos; sin embargo, te recomiendo que no utilices alcohol porque puede estropear tu mazo para moler las especias más adelante. Una vez que estén lo suficientemente blandas como para empezar a triturarlas a mano, mezcla todos esos jugos del interior de sus pequeñas barrigas (si es que algo lo ha hecho) con sal hasta que se forme un lodo de al menos media pulgada de grosor sobre su propio nivel de superficie…

Los peces hacha trituran su comida con el molino faríngeo antes de tragarla entera

Los trituradores faríngeos se encuentran en la faringe, que es la primera parte del tracto digestivo de los insectos. Trituran los alimentos hasta convertirlos en una pasta antes de que puedan ser tragados.

Las glándulas venenosas de una chinche se vacían cuando se ve amenazada, lo que da un olor fétido a su cuerpo.

Se puede pensar en las chinches como una especie de bomba biológica de olor. Sus glándulas venenosas se vacían cuando se ven amenazadas, lo que les da su mal olor. Pero no se trata de un mecanismo defensivo que funcione repeliendo a los depredadores. Es simplemente un olor desagradable, como el de la carne podrida.

Cuando se ven amenazados, los chinches del boj pueden liberar un compuesto maloliente.

Las chinches del saúco son un tipo de chinche apestoso. Pueden liberar un compuesto maloliente cuando se ven amenazados, lo que les ayuda a disuadir a los depredadores. No se trata de un comportamiento agresivo, pero puede resultar molesto para las personas a las que les molesta el olor. Las chinches del saúco no son peligrosas y no suponen una amenaza a menos que se las manipule o pise accidentalmente.

Las tripas de las arañas no huelen como las de las personas porque las arañas tienen un estómago que no forma parte de sus tripas.

  • Las arañas son muy diferentes a los humanos, y por eso sus tripas no huelen como las nuestras.
  • Si te preguntas por los intestinos de las arañas, no es lo mismo que el resto de sus tripas. Su tracto digestivo (que incluye la boca, el estómago y el ano) se llama canal alimentario.
  • La boca de la araña es el lugar de donde obtiene su alimento: su presa. Cuando alguien come algo con la boca, también está comiendo con el estómago porque todo pasa primero por ahí antes de ser digerido en su estómago. Esto también significa que todo lo que hay en su boca va directamente a ambas aberturas en lugar de una sola como en el caso de muchos animales, incluidos los humanos. Así que mientras que podríamos pensar que las arañas tienen dos bocas porque vemos una abertura cuando comen una mosca o un insecto atrapado con la mano cerca de la evidencia de fondo nos muestra lo contrario por lo que la investigación de este más antes de hacer cualquier conclusión sobre si o no estas criaturas en realidad tienen tres aberturas en lugar de sólo dos, ya que hay otros factores involucrados, tales como qué tipo de especies este artículo se centra en general en lugar de sólo un tipo específico de tipo de animal (específicamente los insectos).

Conclusión

Es importante señalar que los insectos no son los únicos animales cuyas tripas huelen mal. Por ejemplo, la mayoría de los pájaros no tienen olor y sus sistemas digestivos son tan eficientes que ni siquiera necesitan un estómago. Así que no sabemos realmente si se debe a su dieta o si es algo totalmente distinto.

Deja un comentario