¿Los dinosaurios tenian plumas de colores vivos?

¿Te has preguntado alguna vez cómo eran los dinosaurios? ¿Eran verdes con rayas amarillas o tenían plumas rojas brillantes? La respuesta puede sorprenderle: no lo sabemos.

Los científicos siguen debatiendo si los dinosaurios tenían o no plumas, e incluso si las tenían, no hay forma de saber de qué colores eran esas plumas. Sin embargo, un nuevo estudio ha sugerido que las aves desarrollaron sus colores brillantes después de separarse de sus ancestros dinosaurios, lo que podría zanjar el debate sobre si los dinosaurios tenían plumas brillantes o monótonas.

Los científicos han debatido durante mucho tiempo si los dinosaurios tenían o no plumas.

  • Los científicos han debatido durante mucho tiempo si los dinosaurios tenían o no plumas.
  • El debate se ha zanjado con el descubrimiento de melanina en plumas fosilizadas de dinosaurios y aves.

Un nuevo estudio ha sugerido que las aves desarrollaron sus colores brillantes después de separarse de sus antepasados dinosaurios.

Un nuevo estudio sugiere que las aves desarrollaron sus brillantes colores después de separarse de sus antepasados dinosaurios.

«Las aves son tan espectacularmente diversas en cuanto a colores y patrones», dijo el coautor Jakob Vinther, paleontólogo de vertebrados de la Universidad de Bristol. «Los dinosaurios aún no tenían plumas».

La respuesta a esta pregunta depende del momento en que se plantee. Si se piensa en el aspecto de los dinosaurios en la era mesozoica, entonces no, probablemente no tenían plumas de colores brillantes (si es que existían). Pero si está pensando en el momento en que las aves evolucionaron a partir de esos dinosaurios, entonces sí: las aves pueden haber tenido un plumaje colorido al principio de su historia evolutiva.

El descubrimiento del pigmento melanina en los fósiles de aves y dinosaurios puede zanjar el debate sobre si los dinosaurios tenían plumas brillantes o monótonas.

La melanina es un pigmento que se encuentra en las plumas de las aves y los dinosaurios, y es responsable de muchos colores en la naturaleza. Por ejemplo, el naranja del tigre o el negro del cuervo se deben a tipos especiales de melanina. La melanina también es muy duradera, por lo que sobrevive a la fosilización. Si alguna vez has tenido un pájaro como mascota cuyas plumas estaban cubiertas de grasa para mantenerlas limpias, te habrás dado cuenta de que esta sustancia no se quitaba fácilmente: ¡había que fregarla con agua y jabón!

Hay dos tipos principales de melanina: la eumelanina (negra), que constituye aproximadamente el 30% de todas las melaninas, y la feomelanina (amarilla), que constituye el 70%. Ambos tipos están presentes en las plumas de las aves actuales, pero sólo la eumelanina sobrevive a la fosilización porque está formada principalmente por átomos de carbono

Los pigmentos llamados melaninas son los responsables de muchas tonalidades inconfundibles en la naturaleza, desde el naranja abrasador de un tigre hasta el color negro azabache del plumaje de un cuervo.

Puede que sepa que la melanina es la responsable de muchas tonalidades inconfundibles en la naturaleza, desde el naranja ardiente de un tigre hasta el plumaje negro azabache de un cuervo. Pero ¿sabía que también se encuentra en las plumas?

La melanina es producida por unas células especializadas llamadas melanocitos que se encuentran en los órganos productores de pigmentos, como los lunares, las pecas y las plumas. En las aves y otros animales con ancestros aviares -como los dinosaurios- es probable que estos órganos estuvieran presentes en su piel, además de las plumas. De hecho, se han identificado melaninas en fósiles de todo el mundo y a lo largo de la prehistoria: desde trozos microscópicos encontrados en cáscaras de huevo de dinosaurio hasta piezas más grandes incrustadas en ámbar que datan de hace 65 millones de años (Mya).

Como las melaninas son tan duraderas, los científicos las buscan en los fósiles para determinar el color de los animales antiguos.

Los dos científicos sabían que podían utilizar la melanina para determinar el color de las plumas de los dinosaurios. Las melaninas son pigmentos que se encuentran en muchos animales, incluidos los humanos y las aves. Además, son muy duraderas: no se descomponen fácilmente y pueden conservarse en el registro fósil. Por lo tanto, si se encuentra un dinosaurio fosilizado con melanina conservada, se puede utilizar esa información para adivinar de qué color era originalmente.

Los investigadores probaron su idea con un espécimen paleontológico emblemático: Archaeopteryx lithographica (Alterman et al., 2017). Este pájaro primitivo es conocido por tener alas con plumas que se parecen a las aves actuales, pero también dientes como los de los cocodrilos o los dinosaurios (algunas personas incluso han llamado a estas criaturas «dinosauroides»). Como tales, parecen tender un puente entre los reptiles y los mamíferos -algo que sería difícil de hacer si fueran de colores brillantes o marrones/verdes apagados como la mayoría de los reptiles modernos tienden a ser cuando no están bajo la amenaza de los depredadores-, así que hay muchas razones por las que podríamos esperar que

En un nuevo artículo publicado en la revista Nature Communications, los investigadores anuncian que han descubierto pruebas de la existencia de melanina en plumas fosilizadas de dinosaurios y aves.

La melanina es un pigmento que se encuentra en muchos animales, incluido el ser humano. Es la responsable del color de la piel y el pelo, y también se encuentra en las plumas negras. La melanina ayuda a proteger a algunos animales del sol; protege su piel de la luz ultravioleta que, de otro modo, dañaría las células o provocaría una producción excesiva de melanina.

En las aves, la melanina desempeña un papel importante en la pigmentación de las plumas. En particular, suele encontrarse en las plumas de color marrón oscuro o negro que ayudan a proporcionar camuflaje y actúan como aislantes contra las temperaturas extremas. La presencia de melaninas fue señalada por primera vez por científicos que analizaron fragmentos de huesos de dinosaurio fosilizados mediante espectroscopia de infrarrojos; sin embargo, hasta ahora no había pruebas directas de su presencia en fósiles reales (e incluso entonces no eran concluyentes).

La melanina también está implicada en ciertos aspectos del comportamiento animal, como mantener el calor de las aves y ayudar a los peces a reconocer el estatus social de los demás.

La melanina es un pigmento que produce diferentes colores en distintos animales. Se encuentra en la piel y las plumas de aves, peces, reptiles y mamíferos. También se encuentra en los ojos, el pelo y la piel de los seres humanos.

Sus hallazgos sugieren que los primeros dinosaurios y aves no tenían una coloración llamativa como la de las aves modernas, pero eso no quiere decir que fueran de color apagado.

Los resultados de su estudio sugieren que los primeros dinosaurios y aves no tenían una coloración llamativa como las aves modernas, pero eso no significa que fueran de colores apagados. «Si se observa un ave como un pavo real o un avestruz o cualquier tipo de ave actual con grandes plumas en la cola, se observan estos colores realmente brillantes e iridiscentes que provienen de la estructura de la propia pluma», dijo el Dr. Prum. «Se trata de un fenómeno óptico en el que la luz rebota en estas estructuras microscópicas de la pluma y cambia su aspecto a nuestros ojos, por lo que vemos la iridiscencia cuando no hay ningún pigmento real en esas plumas».

Pero según el Dr. Prum, este tipo de coloración iridiscente sería difícil de producir con pigmentos simples como la melanina (que da a algunos mamíferos su color marrón). En cambio, cree que los primeros dinosaurios probablemente tenían un plumaje menos colorido que las aves actuales porque carecían de ciertas características estructurales necesarias para producir colores iridiscentes, o al menos no las tuvieron hasta hace muy poco en la historia evolutiva.

No sabemos exactamente qué colores tenían los dinos, ¡pero probablemente no eran tan brillantes como creemos!

Aunque no sabemos exactamente qué colores tenían los dinosaurios, es probable que no fueran tan brillantes como creemos. El descubrimiento de melanina en plumas fosilizadas puede ayudar a resolver el debate sobre si los dinosaurios tenían plumas brillantes o apagadas.

Pero sea cual sea su color, no cabe duda de que los dinosaurios siguen siendo una de las criaturas más fascinantes de este planeta.

Conclusión

Es difícil imaginar cómo eran los dinosaurios en vida, pero podemos estar seguros de que no eran tan coloridos como los que vemos hoy. Puede que nunca sepamos qué colores tenían los dinosaurios, pero este nuevo estudio nos da una mejor idea de cómo y por qué las aves desarrollaron sus brillantes plumas tras separarse de sus antepasados dinosaurios hace millones de años.

Deja un comentario