¿Los dinosaurios se ponían enfermos?

Hay muchas cosas que no sabemos sobre los dinosaurios, pero una cosa que sí sabemos es que eran muy grandes. Algunos eran lo suficientemente grandes como para pesar 80 toneladas. Algunos medían probablemente más de 30 metros de largo y otros más de 30 metros de alto. Y, sin embargo, a pesar de su enorme tamaño y fuerza, es posible que estas antiguas criaturas padecieran enfermedades comunes como resfriados y fiebre.

No sabemos con certeza si los dinosaurios eran presa de parásitos porque no tenemos ninguna evidencia de parásitos en los fósiles de dinosaurios.

Si alguna vez has tenido un parásito, sabes que puede ser una molestia menor o algo que ponga tu salud en grave peligro. Si los dinosaurios fueron o no presa de parásitos sigue siendo una cuestión abierta porque no tenemos pruebas fósiles de estos parásitos en los fósiles de dinosaurios.

Los fósiles no siempre se conservan completamente y pueden contener sólo una parte del organismo que ha muerto. Por ejemplo, si un animal muere en el agua, sus huesos se hunden y acaban enterrados bajo los sedimentos. Si este sedimento es cubierto posteriormente por más sedimentos y se acumula presión debajo (por ejemplo, debido a la actividad volcánica), los huesos pueden fosilizarse en roca por la entrada de minerales en solución (este proceso se llama petrificación). Esto significa que pueden faltar pruebas fósiles de algunos organismos que vivieron en la tierra durante ciertos periodos de tiempo.

Necesitamos más pruebas fósiles para determinar qué tipos de dinosaurios tenían plumas, y si todos los dinosaurios con plumas estaban relacionados de esta manera.

Los científicos no tienen suficientes pruebas fósiles para determinar cuántos tipos de dinosaurios tenían plumas o si todos los dinosaurios con plumas están relacionados de esta manera. Los fósiles que hemos encontrado nos dicen que algunos grupos de dinosaurios tenían más probabilidades que otros de tener plumas, pero no nos cuentan la historia completa.

Es difícil decir sólo a partir de los fósiles que un dinosaurio murió de una enfermedad, especialmente si la enfermedad no era infecciosa.

Es difícil saber, sólo a partir de los fósiles, si un dinosaurio murió de una enfermedad, especialmente si ésta no era infecciosa. Sin embargo, hay algunas formas en que los científicos han podido identificar posibles enfermedades en los dinosaurios. Algunos ejemplos incluyen:

  • Los paleontólogos han identificado tumores y lesiones en huesos fosilizados de dinosaurios. Esto ha llevado a algunos investigadores a sugerir que los dinosaurios pueden haber tenido crecimientos cancerosos u otras enfermedades similares a las que se encuentran en los seres humanos de hoy.
  • El estrés ambiental también provoca cambios en la estructura ósea a lo largo del tiempo, por lo que los paleontólogos pueden utilizar esta información al estudiar los fósiles en busca de signos de enfermedad o muerte causados por una enfermedad como la neumonía o la deshidratación (falta de agua).

Algunos fósiles muestran deformaciones que podrían indicar huesos infectados por una enfermedad o rotos y curados de forma no ideal.

Algunos fósiles muestran deformaciones que podrían indicar huesos infectados por enfermedades o rotos y curados de forma no ideal. Algunos huesos de dinosaurio parecen haber sido deformados por enfermedades como la osteomielitis, por lo que es posible que los dinosaurios enfermen.

También hay pruebas de que algunos huesos de dinosaurio se rompieron de manera que sería difícil de arreglar, pero no imposible. Por ejemplo, un espécimen del saurópodo de cuello largo del Jurásico Mamenchisaurus fue descubierto con sus extremidades delanteras fusionadas en sus codos (una condición llamada fusión congénita del codo). Esto podría haber sucedido si una extremidad delantera se lesionó y curó de forma inadecuada en el transcurso de varios años antes de que el animal muriera por otra razón totalmente distinta: una lesión no relacionada con la anterior podría haberlo matado antes de que tuviera tiempo de recuperarse completamente de su primera lesión. Por otra parte, esto podría significar que algunas especies eran propensas a la fusión congénita del codo debido a la composición genética o a factores ambientales como el cambio climático durante su vida

Nuestra mejor evidencia de infecciones en los dinosaurios proviene de un fósil de un cráneo de dinosaurio (Avisaurus) con un absceso.

El fósil fue descubierto en la década de 1990, por un equipo de paleontólogos dirigido por el Dr. Paul Sereno, en la región de la Patagonia argentina. Fue hallado en la cima de una ladera cubierta de antiguas areniscas y fangos marinos que datan del período Cretácico, hace unos 100 millones de años.

El Avisaurus es un tipo de dinosaurio que vivió en el Cretácico Superior y medía unos 8 metros de largo. Su nombre científico significa «lagarto pájaro». El nombre de la especie, cazaui, hace honor al paleontólogo argentino Miguel Ángel Cazau por sus investigaciones sobre los dinosaurios de la región de la Patagonia argentina.

Hay algunas pruebas indirectas de que al menos algunos dinosaurios estaban cubiertos de plumas, pero no estamos seguros de lo común que era.

Algunos científicos han sugerido que algunos dinosaurios, como el Archaeopteryx, tenían plumas. Otros científicos piensan que esto es imposible porque no hemos encontrado plumas en otros dinosaurios como el Tyrannosaurus rex. Este enfoque tiene sentido para mí porque si todos los animales que encontramos en el registro fósil están muertos, ¡sería difícil que les crecieran plumas!

También hay algunas pruebas indirectas de que al menos algunos dinosaurios estaban cubiertos de plumas, pero no estamos seguros de lo común que era (ver más abajo). Mucha gente cree que las aves evolucionaron a partir de pequeños dinosaurios emplumados como el Archaeopteryx (mostrado arriba), ¡y las aves modernas todavía tienen escamas detrás de las alas para poder volar más rápido que si su piel estuviera expuesta!

El espécimen de dinosaurio con plumas más famoso es un fósil de Archaeopteryx cubierto de plumas, pero en realidad podría estar más estrechamente relacionado con algunos tipos de pterosaurios que con otros dinosaurios.

Se ha descubierto un fósil de un dinosaurio que vivió hace unos 150 millones de años con plumas cubriendo su cuerpo. Esto demuestra que los dinosaurios tenían plumas, pero no necesariamente que volaran. Y es que esta especie en concreto está más emparentada con los pterosaurios que con las aves u otros reptiles voladores.

De hecho, el espécimen de dinosaurio emplumado más famoso -un fósil de Archaeopteryx cubierto de plumas- podría estar más relacionado con algunos tipos de pterosaurios que con otros dinosaurios. Las alas de esta criatura eran largas y anchas como las de las aves modernas, pero no tan largas como las de los organismos voladores actuales, como los murciélagos o las aves, o incluso los mamíferos que planean, como las ardillas y las águilas voladoras.

Es difícil saber si los dinosaurios enfermaban o no, pero es posible que estuvieran plagados de parásitos como muchos animales en la actualidad.

Es difícil saber si los dinosaurios estaban enfermos o no, pero es posible que estuvieran plagados de parásitos como muchos animales actuales. También hay pruebas de que los dinosaurios podían estar cubiertos de plumas. Los fósiles no pueden decirnos con seguridad si los dinosaurios estaban enfermos, pero sí pueden decirnos si estaban cubiertos de plumas.

Conclusión

Sabemos por los registros fósiles que los dinosaurios no eran inmunes a las enfermedades. Sin embargo, es poco probable que los dinosaurios sufrieran los mismos tipos de infecciones que los mamíferos actuales porque sus cuerpos eran diferentes. Tampoco sabemos mucho sobre los parásitos en los dinosaurios porque hasta ahora no tenemos evidencia de parásitos en los fósiles de dinosaurios. Esperemos que los futuros descubrimientos nos ayuden a responder a algunas de estas preguntas.

Deja un comentario