¿Llega la luz de las estrellas hasta la Tierra o la vemos en la distancia?

La Tierra está rodeada por un manto de aire y agua, y esta atmósfera absorbe la luz de las estrellas.

«La luz de las estrellas» es la luz de las estrellas.

Lo primero que hay que entender es que la «luz de las estrellas» no es sólo la luz de una sola estrella, sino que se compone de toda la luz de todas las estrellas de nuestra galaxia. Y, como podemos ver miles de estrellas en una noche clara, eso significa que hay millones y millones de fotones volando hacia nosotros cada segundo.

La luz de las estrellas ha estado viajando hacia nosotros durante cientos y miles y millones de años: ¡tarda mucho en llegar! La distancia entre la Tierra y otras galaxias es tan grande que se necesitan años luz para viajar de un lugar a otro. Un año luz equivale a 9 billones de kilómetros o 5 billones de millas; cuando intentas imaginarte cómo es eso, ¡parece bastante impresionante!

Es bien sabido que la luz viaja a una velocidad finita, 3 × 108 metros por segundo.

Es bien sabido que la luz viaja a una velocidad finita, 3 × 108 metros por segundo. La velocidad de la luz es de 299792458 m/s y se ha medido con gran precisión que es constante en todas las circunstancias. De hecho, la velocidad de la luz es la mayor velocidad posible en nuestro universo. Esto significa que nada puede viajar más rápido que la luz, pero ¿qué pasaría si pudieras acelerar tu nave espacial para acercarte a esta increíble velocidad?

Si de alguna manera pudieras alcanzar el mismo impulso que los fotones de luz visible (las partículas más rápidas que se encuentran en la naturaleza), ¿cuánto tiempo tardarían en llegar a su destino?

Medimos esas distancias en años luz.

Estas distancias se miden en años luz. Un año luz es la distancia que recorre la luz en un año, que equivale a 9,46 billones de kilómetros (unos 6 billones de millas).

Si decimos que una estrella está a un año luz, significa que la luz tarda un año en llegar a nosotros.

Si decimos que una estrella está a un año luz, significa que la luz tarda un año en llegar a nosotros. Como podemos ver la estrella, la distancia entre nosotros y esta estrella debe ser menor o igual a un año luz.

La velocidad a la que viaja la luz es de unos 3×108 metros por segundo (lo que equivale a unos 670 millones de millas por hora). Medimos las distancias en términos de años luz porque necesitamos una unidad que tenga en cuenta tanto el tiempo como el tamaño. Un año luz equivale a 9,5 billones de kilómetros (unos 5 billones de millas).

Y si decimos que una galaxia está a mil millones (109) de años luz, entonces queremos decir que la luz tarda mil millones de años en llegar hasta nosotros.

Resulta que el universo se está expandiendo. Por ello, la luz de una galaxia lejana viaja por el espacio durante más tiempo que la luz de una galaxia cercana. El estiramiento del espacio hace que la luz se vea más roja de lo que se vería en su origen, por lo que decimos que las galaxias lejanas están desplazadas hacia el rojo. Si sabemos cuánto se desplaza una galaxia hacia el rojo y a qué distancia está, podemos calcular su velocidad de recesión (o su constante de Hubble).

Entonces, ¿cuánto tarda la luz de las estrellas «más antiguas» en llegar hasta nosotros?

La velocidad de la luz es una constante y la luz del Sol tarda unos 8 minutos en llegar a la Tierra. Cuanto más lejos esté algo, más tiempo tardará su luz en llegar hasta nosotros.

Cuanto más grande es una galaxia, más estrellas hay en ella. Cuantas más estrellas haya en ella, más tiempo tardará su luz en llegar hasta nosotros.

La respuesta es más complicada de lo que se cree.

La respuesta a esta pregunta es más complicada de lo que se cree. Si una estrella se encuentra en la Vía Láctea, que está a 100.000 años luz de distancia, entonces su luz probablemente nos alcanzará. Si está fuera de nuestra galaxia y se aleja de nosotros a casi la velocidad de la luz, entonces no la veremos porque su luz nunca nos alcanzará. La luz viaja a 300.000 kilómetros por segundo (km/s), así que si una estrella se alejara de la Tierra a un 99% de la velocidad de la luz (299792458 km/s), no podríamos verla porque la señal tardaría 10 millones de años en llegar.

Conclusión

Así que, para responder a la pregunta sobre si la luz de las estrellas llega o no a la Tierra, diría que depende de lo que se entienda por «llegar» y «no». Si por alcance te refieres a que la vemos en el cielo nocturno, entonces sí, la luz de las estrellas nos llega porque somos capaces de verla con nuestros ojos. Sin embargo, si por alcance te refieres a que nos llega la luz de galaxias lejanas como la galaxia de Andrómeda. Entonces aquí es donde las cosas se complican, porque la respuesta es no, ya que no tenemos forma de medir el tiempo que tarda la luz de estas galaxias lejanas en llegar a nosotros (pero los científicos estiman que tienen alrededor de 2 millones de años).

Deja un comentario