Lente bifocal

Las lentes bifocales son lentes compuestas por una gran zona graduada para ver de lejos y un bisel con la potencia necesaria para leer. El término bifocal significa que la lente tiene dos gradaciones, es decir, tiene dos focos de imagen, uno para cada una de sus dos zonas, a diferencia de una lente monofocal.

 

La mayor parte de la lente está ocupada por la zona de potencia de lejos, mientras que la zona de potencia de cerca ocupa una pequeña porción en la parte inferior. Las lentes bifocales se utilizan para corregir la ametropía, que puede ser miopía, hipermetropía o astigmatismo, y para resolver la presbicia.

Las lentes bifocales de bisel invisible forman parte de un tipo de lentes que técnicamente tienen dos puntos focales distintos, el punto focal de lejos en la mayor parte de la lente y el punto focal de cerca mediante la inserción de una zona de «bisel» donde se encuentra la potencia de cerca. Estas lentes graduadas son muy eficaces para las personas que necesitan zonas de visión amplias y sin distorsiones a distancias fijas. La potencia de la lente tiene una clara separación entre las zonas y, por lo tanto, garantiza tener la corrección de lejos y de cerca en el mismo par de gafas.

 

Tipos de lentes bifocales por material

 

Las lentes bifocales existen tanto en vidrio como en plástico, y ambos materiales existen en diferentes índices de refracción. Para la ligereza y el grosor de las lentes bifocales, se aplican las mismas consideraciones que para las lentes monofocales, es decir, un índice más alto corresponde a una lente más fina y ligera.

 

La elección del material y del índice de refracción depende de la potencia de las lentes. Los bifocales de cristal son más resistentes a los arañazos, pero son más pesados y pueden romperse si se caen, mientras que los bifocales de plástico son irrompibles y más ligeros, pero se rayan más fácilmente.

 

Tipos de bifocales por tipo de bisel

 

Las lentes bifocales se diferencian según el tipo de bisel cercano. El primer tipo de lente bifocal, llamado «Executive», tiene un bisel muy grande que ocupa toda la parte inferior de la lente, desde el lado nasal al temporal.

 

Este tipo es bastante raro y se suelen preferir otros tipos. El segundo tipo, mucho más utilizado, tiene un bisel en la zona nasal inferior de la lente, que tiene forma de medio disco, con el margen superior plano o curvado.

 

Los bifocales «circulares», en cambio, se construyen en dos versiones, una como pieza única, es decir, una lente con el mismo índice de refracción pero con un radio de curvatura diferente en la zona cercana, y la otra como disco fusionado, es decir, con el mismo radio de curvatura en toda la lente bifocal pero con un índice de refracción diferente en la zona cercana.

 

En este caso, se introduce en la lente una pastilla con un índice de refracción más alto. Sin embargo, salvo en el caso de los bifocales «Executive», la zona cercana siempre está en la parte inferior del lado nasal.

 

Ventajas e inconvenientes de las lentes bifocales

 

Las gafas bifocales se desarrollaron para satisfacer la necesidad de una buena visión de lejos y de cerca en un solo par de gafas, pero tienen sus pros y sus contras:

 

La ventaja es la comodidad de utilizar un solo par de gafas en todo momento, sin tener que quitarse y ponerse constantemente las gafas de lejos y de cerca.

 

Está claro que las gafas bifocales son gafas para présbitas ametrópicos, es decir, personas que no ven bien de cerca debido a la presbicia y que no ven bien de lejos debido a la ametropía, ya sea miopía, hipermetropía o astigmatismo.

 

La desventaja de los bifocales es que sólo hay dos distancias de uso, la distancia y la lectura. De hecho, todas las distancias intermedias no son compensadas por este tipo de lentes, por lo que, por ejemplo, el ordenador puede verse borroso porque está a una distancia intermedia y no está enfocado por la zona de distancia o el bisel.

 

La diferencia entre las lentes bifocales y las progresivas es que las primeras compensan todas las distancias de visión y la transición entre las distintas zonas es suave y cómoda. En conclusión, podemos decir que las lentes multifocales son mejores que las bifocales.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario