¿La lavadora es un invento moderno?

Una de las preguntas más comunes sobre la tecnología es «¿Cuál es la diferencia entre los inventos modernos y los antiguos? ¿Cuándo se convierte algo en un invento?». Por ejemplo, la gente suele preguntar si los microondas son un invento o sólo una versión moderna de algo que se inventó en el pasado. Veamos las lavadoras: ¿son un invento antiguo o uno nuevo?

En 1889 sale a la venta la primera lavadora totalmente automática en Estados Unidos.

La primera lavadora totalmente automatizada se inventó en 1889 y salió a la venta en Estados Unidos. Se accionaba a mano mediante una gran manivela, pero sólo costaba un dólar, lo que la hacía asequible para muchos hogares.

La invención de esta máquina se repartió entre dos hombres: William Blackstone y Alva Fisher. En un principio trabajaron juntos para crear este nuevo tipo de lavadora, pero cuando vendieron su invento a Montgomery Ward & Co., la empresa decidió que sólo figurara un nombre como inventor en la solicitud de patente, ¡y no era el suyo!

Esta lavadora era accionada a mano por una gran manivela.

Los orígenes de la lavadora se remontan a la década de 1890, cuando Georges Leclerc desarrolló el primer aparato de accionamiento manual. Se diseñó como una forma más eficaz de limpiar la ropa que utilizando una tabla de lavar, que era lo más habitual en aquella época. Las primeras lavadoras eléctricas se introdujeron en Estados Unidos en la década de 1920 y contaban con agitadores de carga superior que subían y bajaban alternativamente mientras giraban dentro de la bañera.

Sin embargo, estos primeros modelos requerían mucha agua (unos 80 galones por carga), ya que no tenían ningún tipo de sistema de calentamiento de agua interno ni función de centrifugado incorporada, algo que los consumidores modernos dan por sentado ahora, pero que no habría sido posible hasta mucho más tarde.

Casi 50 años después, salieron a la venta las primeras lavadoras eléctricas.

Casi 50 años después, salieron a la venta las primeras lavadoras eléctricas. El inventor fue un hombre llamado James B. Francis, que vio una demostración de una aspiradora eléctrica y decidió que quería construir una él mismo, pero con más ciclos de centrifugado.

Empezó a trabajar en su invento en 1886, pero tardó otros 20 años en terminarlo. Contó con la ayuda de su hijo, que le ayudó a probar su nuevo artilugio lavando la ropa en su sótano con el agua caliente de su horno de carbón.

La máquina de Francis no se puso de moda enseguida; la gente seguía estando acostumbrada a lavar la ropa a mano en casa o a salir al exterior para hacerlo en estanques o arroyos (que a menudo se consideraban más limpios que lo que salía de las tuberías de la ciudad). No fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial cuando las lavadoras eléctricas se popularizaron porque eran más fáciles que escurrir la ropa mojada a mano.

La palabra común americana «washer» no se utiliza en Inglaterra.

En Estados Unidos, utilizamos la palabra «lavadora» para referirnos a un aparato que lava la ropa. En Inglaterra, utilizamos la palabra «washing machine».

Resulta que estas dos palabras están relacionadas y tienen orígenes similares. Mucha gente cree que la palabra «washer» es una forma abreviada de «wash-boiler», por lo que tiene sentido que suenen de forma similar. Lo primero que piensa la mayoría de la gente cuando oye la palabra «lavadora» es lo sucia que puede estar la ropa. Así es, en Estados Unidos utilizamos la palabra «lavadora» porque el agua arrastra la suciedad.

Las lavadoras existen desde la década de 1850.

Las lavadoras existen desde la década de 1850.

La primera lavadora se inventó en Inglaterra y se utilizaba en una lavandería. Pero no fue hasta la Segunda Guerra Mundial cuando las lavadoras se generalizaron para uso residencial, ya que los hospitales las utilizaban para limpiar vendajes e instrumentos quirúrgicos. Luego, durante la Gran Depresión (años 30), las escuelas empezaron a adoptarlas para lavar los uniformes; los hoteles siguieron su ejemplo, utilizándolas para lavar las sábanas; los restaurantes empezaron a utilizarlas también para lavar la ropa de cama y los manteles.

No se generalizaron hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

Cuando piensa en lavadoras, probablemente se imagina una máquina en su casa. Sin embargo, el hecho es que la gente ha estado lavando la ropa durante miles de años sin el uso de dispositivos como éste.

Las lavadoras se generalizaron después de la Segunda Guerra Mundial porque se necesitaba a los soldados para luchar y a las mujeres en casa (para criar a sus familias), por lo que el esfuerzo bélico quedó en manos de hombres y mujeres que no estaban casados o no tenían hijos. Para mantener el ritmo de la demanda de nuevos soldados, los uniformes militares debían lavarse con frecuencia; esto significó que se crearon muchas lavanderías durante este periodo, lo que llevó a un aumento de la demanda de lavanderías y lavadoras de tamaño industrial. Una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, estas empresas empezaron a ofrecer sus servicios tanto fuera como dentro de las bases, lo que dio lugar a las actuales lavanderías.

Las primeras lavadoras eran accionadas por esclavos o sirvientes.

Una de las primeras lavadoras fue inventada por un hombre llamado Elias Howe, que vivió en Massachusetts a mediados del siglo XIX. Esta máquina utilizaba un sistema de levas y poleas para mover la ropa a través del agua y el jabón, pero necesitaba que alguien la girara y ayudara a manejarla. El operario debía ser un esclavo o un sirviente, porque sólo la gente rica podía permitirse una máquina de 2.000 dólares como ésta.

La primera lavadora patentada en Estados Unidos fue obra de un inventor afroamericano, James Forten, en 1851.

La primera lavadora patentada en Estados Unidos fue obra de un inventor afroamericano, James Forten, en 1851. Nacido en la esclavitud y liberado por voluntad de su madre a los 15 años, Forten se trasladó a Filadelfia, donde se convirtió en un destacado hombre de negocios y líder de la comunidad. Mecánico experto, conocido por inventar máquinas para facilitar y agilizar la producción de cuerdas y otros productos, Forten también encontró tiempo para actividades creativas de ocio, ¡incluyendo la invención de una lavadora!

Su solicitud de patente describía cómo su invento «lavaría la ropa mediante agua y jabón» a través de la agitación de paletas giratorias dentro de un barril cerrado. Siendo una de las primeras patentes relacionadas con los electrodomésticos tal y como los conocemos hoy en día (aunque no tan sofisticados), es fácil entender por qué este dispositivo no tuvo mucho éxito: ¡la ropa habría necesitado ser fregada a mano después de ser lavada con jabón de esa manera!

Las lavadoras modernas fueron inventadas por dos inventores británicos, William Blackstone y Alva Fisher.

Las lavadoras fueron inventadas por dos inventores británicos, William Blackstone y Alva Fisher. La primera lavadora de Estados Unidos fue inventada por William Blackstone en 1851, quien la patentó en 1854. Este primer modelo se llamaba «tina de lavado» porque no tenía un escurridor en la parte superior que exprimiera el agua de la ropa como hacen las máquinas modernas hoy en día. En su lugar, había que sacar cada prenda de la caldera de cobre con las manos y escurrirla sobre una rejilla o mesa antes de volver a introducirla en la cuba de lavado.

Sin embargo, en 1860 ya había muchos tipos de escurridores mecánicos manuales disponibles en las tiendas de Estados Unidos; se consideraban mucho mejores que usar las manos desnudas porque podían sacar más agua con mayor rapidez sin dañar demasiado los dedos (aunque yo no recomendaría probarlos).

En 1865 llegó otra gran innovación: ¡los escurridores automáticos comenzaron a aparecer en los hogares estadounidenses! Estas máquinas utilizaban la fuerza centrífuga en lugar de la fuerza humana para extraer la humedad de la ropa, lo que supuso una gran mejora con respecto a los métodos anteriores, ya que requerían menos esfuerzo por parte de los usuarios a la vez que producían una colada más limpia a mayor velocidad debido a la mayor presión ejercida sobre los tejidos húmedos que se lavaban en su interior.»

En 1901, casi toda la colada que se hacía en Estados Unidos la realizaban en casa las mujeres con una tabla de lavar y una bañera.

En 1901, casi toda la colada que se hacía en Estados Unidos la realizaban en casa las mujeres con una tabla de lavar y una tina. La lavandería era un trabajo tan grande que ocupaba la mayor parte del día. Las mujeres tenían que hervir agua en la estufa y luego remojar la ropa en agua jabonosa. A continuación, las fregaban con tablas de madera o de metal, que a menudo se llamaban tablas de lavar por la fuerza con la que había que fregarlas al hacer la colada. Después de aclararlas bien en agua limpia, las colgaban en algún lugar para que se secaran durante la noche antes de plancharlas (si te podías permitir una plancha).

La mayoría de las lavadoras modernas de carga frontal utilizan menos agua que las de carga superior.

Si quiere ahorrar energía y agua, una lavadora de carga frontal es una gran opción. Muchos modelos utilizan menos agua que las lavadoras de carga superior del pasado. Las lavadoras de carga frontal más modernas de hoy en día también utilizan menos energía que sus predecesoras -hasta un 40% menos- y pueden ser más respetuosas con el medio ambiente al eliminar los contaminantes de la ropa sin tener que aclararla con más agua.

La gente lleva casi 200 años utilizando la tecnología para limpiar su ropa.

Tomarse el tiempo de reflexionar sobre la historia de un invento moderno puede ayudarnos a apreciarlo más. Damos muchas cosas por sentadas, pero es importante recordar que hubo un tiempo en que no las teníamos. La lavadora no es una excepción.

La lavadora fue inventada por los británicos William Spindler y John Arthur Wood en 1797. Estaba hecha de madera, hierro y correas de cuero con una manivela que hacía girar los rodillos dentro de una bañera llena de agua o solución jabonosa. Esta primera lavadora no tenía agitador; en su lugar, la ropa se agitaba manualmente con la fuerza de las manos o de los pies (es decir, el trabajo de los esclavos). El producto funcionaba bien y se convirtió en algo habitual en los hogares de toda Europa durante el siglo XIX, antes de ser sustituido por tecnologías más modernas, como las lavadoras eléctricas, en la década de 1920.

Conclusión

Al final, está claro que las lavadoras existen desde hace mucho tiempo. Fueron inventadas por dos inventores británicos y se vendieron por primera vez en 1889. Sin embargo, no se generalizaron en Estados Unidos hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

Deja un comentario