La ciencia es el regalo de cumpleaños perfecto

¿Conoce a alguien que vaya a cumplir años? ¿Es un explorador, un programador, un científico o simplemente le interesa la ciencia? Pues ha encontrado a su pareja: es hora de hacerle el mejor regalo de cumpleaños.

La ciencia es el regalo de cumpleaños perfecto.

Los mejores regalos son los que puedes compartir con otra persona, y una de las mejores formas de compartir la ciencia es hacer una fiesta de cumpleaños.

Llevo años organizando fiestas de cumpleaños científicas y he aprendido mucho sobre lo que hace que tengan éxito. Estos son mis principales consejos para organizar una fiesta científica divertida, educativa y memorable:

Empieza pronto. Si tu hijo cumple 7 u 8 años este año, empieza a planearlo cuanto antes, preferiblemente antes de enero o febrero del año que viene. Es mucho más fácil encontrar buenas ofertas en material y decoración cuando aún queda tiempo antes de que llegue el gran día.

Elige bien el tema. Si planeas realizar varias actividades, asegúrate de que cada una de ellas se ajuste a su propio tema: ¡no intentes hacer una actividad de helados con un tema del espacio exterior! También es importante que elijas un tema que entusiasme a tu hijo: si no le interesa el espacio exterior, probablemente tampoco le entusiasmará una fiesta con temática del espacio exterior.

Planifica con antelación la limpieza. Cuando se trata de fiestas de cumpleaños, por mucho que nos esforcemos (¡y créeme que lo hacemos!), a veces las cosas salen mal.

Cuando se trata de fiestas de cumpleaños, por mucho que nos esforcemos (¡y créeme que lo hacemos!), a veces las cosas se tuercen: quizá te has olvidado de comprar servilletas o falta el peluche favorito de tu sobrina.

Cuando eso ocurra, no te asustes. En lugar de eso, sé creativo con estas soluciones rápidas para los percances más comunes de las fiestas:

1. ¡La tarta se ha caído! No te preocupes por limpiar el desastre, simplemente dale la vuelta a la tarta y vuelve a escarcharla. La parte superior de la tarta se secará, pero si la cubres con suficiente glaseado nadie se enterará.

2. Tu mejor amiga acaba de derramar zumo sobre sus vaqueros nuevos. Intenta frotar la mancha con soda de inmediato (neutralizará la acidez) y luego déjala reposar toda la noche antes de lavarla como de costumbre. Si no puedes esperar tanto tiempo, mezcla una cucharadita de bicarbonato de sodio en una taza llena de agua y viértela sobre la mancha. Déjalo reposar durante 5 minutos antes de lavarlo como de costumbre.

3. ¡El centro de mesa se ha caído! No pasa nada, pon las manos en las caderas y haz como si no hubiera pasado nada (porque en realidad no ha pasado nada).

4. ¡Los padres de la cumpleañera han olvidado un regalo! No hay que alarmarse. Puedes tener uno de backup.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario