¿La basura espacial caen a la Tierra?

Se espera que la primera etapa del cohete chino Long March 5B, lanzado el 29 de abril, comience a reentrar en la atmósfera terrestre en los próximos días. Los expertos no saben exactamente dónde aterrizará el cohete ni qué impacto puede tener sobre las personas o las propiedades si sobrevive a la reentrada, pero dicen que no hay motivo de alarma.

La Agencia Espacial Europea vigila la basura espacial.

La ESA vigila los desechos espaciales a través de su Oficina de Desechos Espaciales, que forma parte del Centro Europeo de Operaciones Espaciales. La ESA es miembro del Comité de Coordinación Interinstitucional de la Basura Espacial (IADC) y contribuye a la red mundial de información sobre la basura espacial. También participa en programas nacionales e internacionales de vigilancia y previsión de objetos peligrosos que entran en la atmósfera terrestre.

El Long March 5B de China, lanzado el 29 de abril, ha comenzado a regresar a la Tierra.

Es posible que haya visto la noticia de que el Long March 5B de China, lanzado el 29 de abril, ha comenzado a regresar a la Tierra. El cohete se puso en órbita geosincrónica alrededor de la Tierra a una altitud de 22.236 millas (35.786 km). Ha estado en órbita durante aproximadamente un mes y se espera que regrese pronto a la Tierra. Los desechos espaciales que caen de la órbita terrestre baja suelen volver a entrar en un plazo de tres semanas después del lanzamiento; sin embargo, este cohete en particular permanecerá en el espacio unas dos semanas más antes de iniciar su descenso.

Cuando un objeto entra en nuestra atmósfera a altas velocidades -como las que alcanzan las naves espaciales- produce calor a través de la fricción con las moléculas de aire mientras se mueve a través de ellas. Esto crea lo que llamamos «ablación de la nave espacial»: a medida que el objeto se calienta debido a esta fricción con las moléculas de aire, pierde masa porque su superficie se funde o se reduce por las reacciones químicas que se producen cuando los átomos se mueven más rápido de lo que lo hacen normalmente a temperatura ambiente

Actualmente hay 8.400 toneladas métricas de basura espacial flotando alrededor de la Tierra.

No hay mucho que hacer con la basura espacial a corto plazo, pero eso no significa que no se esté abordando. La Agencia Espacial Europea (ESA) tiene una iniciativa a largo plazo llamada Clean Space, cuyo objetivo es «aumentar la concienciación sobre el creciente problema de la basura espacial y encontrar nuevas formas de eliminarla de la órbita».

Esto es importante porque los daños causados por la basura espacial pueden ser catastróficos: pueden poner en peligro a los astronautas y a los satélites que orbitan la Tierra, así como interferir en las comunicaciones entre ellos y las estaciones de control en tierra. Actualmente hay 8.400 toneladas métricas de basura espacial flotando alrededor de nuestro planeta; esto incluye unas 22.000 piezas más grandes que una pelota de béisbol (unos 5 centímetros), que suponen una amenaza cuando chocan con otros objetos en órbita o se queman al reentrar en nuestra atmósfera debido a la fricción con las moléculas de aire. Las piezas más pequeñas son aún más peligrosas: ¡viajan a velocidades de hasta 17.500 mph!

El cohete chino parece estar en una ruta de reentrada no planificada.

El 30 de abril se espera que el cohete vuelva a entrar en la atmósfera en algún lugar entre los 43 grados Norte y los 43 grados Sur. Se espera que vuelva a entrar en algún lugar entre los 43 grados Oeste y los 43 grados Este.

Algunos restos del cohete podrían sobrevivir a la reentrada y caer a la Tierra, según los expertos.

Actualmente hay 8.400 toneladas métricas de residuos espaciales flotando alrededor de la Tierra. Estos objetos incluyen etapas de cohetes gastadas, satélites desechados y otros trozos de metal de misiones pasadas.

El cohete parece estar en una trayectoria de reentrada no planificada. No está claro el tamaño de esta pieza ni el tiempo que permanecerá en órbita antes de volver a entrar en la atmósfera.

Se han realizado más de 50.000 lanzamientos desde el inicio de los vuelos espaciales en las décadas de 1950 y 1960.

Desde el inicio de los vuelos espaciales en las décadas de 1950 y 1960, se han realizado más de 50.000 lanzamientos. En la actualidad, estos desechos consisten en más de 8.400 toneladas métricas de naves espaciales no funcionales y otros elementos como etapas de cohetes que ya no funcionan en órbita.

Es posible rastrear estos objetos utilizando radares y telescopios para controlar sus movimientos. Sin embargo, no basta con seguirlos, sino que hay que predecir dónde caerán para poder evitarlos si es necesario.

Se espera que un enorme cohete chino regrese pronto a la Tierra, y los expertos no saben dónde aterrizará.

Se espera que un enorme cohete chino regrese pronto a la Tierra, y los expertos no saben dónde aterrizará.

El cohete Long March 5 fue lanzado el 3 de noviembre con el satélite de comunicaciones Shijian-18 como carga útil. Los dos fueron colocados en una órbita geoestacionaria, lo que significa que ahora están posicionados sobre un punto de la Tierra a casi 36.000 millas por hora -¡eso es más de 8 millas por segundo! Desde este elevado punto de observación pueden permanecer fijos en una posición relativa a la tierra, independientemente de su ubicación o de la velocidad a la que se muevan en el espacio.

El Shijian-18 todavía está en órbita durante otros 3 años antes de que se le acabe el combustible y regrese a la Tierra (como hacen todas las cosas en algún momento). Pero el momento en que esto ocurra depende de muchos factores, como la cantidad de combustible que quede a bordo, la trayectoria utilizada durante el lanzamiento, el tiempo transcurrido desde el lanzamiento, etc. También depende del lugar exacto en el que pensamos que podría haber aterrizado el Shijian-18 si no hubiera tantas variables implicadas, pero como nuestro conocimiento de estas variables es incompleto, no sabemos exactamente cuándo volverá a bajar.

Conclusión

Es posible que hayas oído hablar de este cohete chino que se espera que regrese a la Tierra pronto. Si lo hace, algunos restos del cohete podrían sobrevivir a la reentrada y caer a la Tierra, según los expertos. La Agencia Espacial Europea vigila la basura espacial, pero no rastrea objetos individuales como éste porque no se dispone de suficiente información sobre ellos.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario