¿La actividad física puede regenerar neuronas?

El ejercicio es esencial para la salud, pero ¿qué pasa con el cerebro? ¿Puede la actividad física regenerar las neuronas y mejorar la función cerebral? Las pruebas sobre este tema son contradictorias y no concluyentes.

Desde hace tiempo se sabe que el ejercicio tiene un efecto beneficioso para el cerebro.

Hace tiempo que se sabe que el ejercicio tiene un efecto beneficioso para el cerebro. Se ha demostrado que el ejercicio aumenta el flujo sanguíneo y los niveles de BDNF (factor neurotrófico derivado del cerebro), ambos importantes para el crecimiento neuronal, la cognición y la formación de la memoria.

Sin embargo, la cuestión de si la actividad física puede regenerar neuronas ha permanecido sin respuesta hasta hace poco. En 2017, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Texas encontró pruebas que sugieren que el ejercicio aeróbico de intensidad moderada puede, de hecho, aumentar la producción de neuronas en el hipocampo.

Los investigadores descubrieron que después de cuatro semanas de correr en una cinta cinco días a la semana a un 60% de VO2 máx. (una medida de cuánto oxígeno consumes durante el ejercicio), las ratas tenían el doble de nuevas neuronas en el hipocampo que las que no corrieron. Esto sugiere que hacer ejercicio aeróbico de intensidad moderada puede ayudar a mejorar la cognición al aumentar la producción de neuronas.

Estos hallazgos también sugieren que no es necesario empezar a hacer un entrenamiento extenuante de alta intensidad si se busca una forma eficaz de aumentar la potencia cerebral y mejorar el estado de ánimo.

La neurogénesis, el crecimiento de nuevas neuronas en los cerebros adultos, se produce de forma rutinaria en algunos animales pero no en los humanos.

La neurogénesis (el nacimiento de nuevas células cerebrales) se produce en el hipocampo, una región del cerebro fundamental para el aprendizaje y la memoria. La neurogénesis disminuye con la edad, pero no parece producirse en el neocórtex, la parte más externa de nuestro cerebro responsable de los procesos de pensamiento de alto nivel, como el lenguaje y las habilidades motoras. Durante mucho tiempo se creyó que la neurogénesis cesaba después de la infancia, pero pruebas recientes demuestran que la neurogénesis adulta se produce en los seres humanos y otros mamíferos.

El descubrimiento de que las nuevas neuronas siguen creciendo en los cerebros adultos podría tener importantes implicaciones para el tratamiento de afecciones como la depresión y la enfermedad de Alzheimer: Si hay pruebas de que la actividad física estimula la neurogénesis, el ejercicio podría ser una forma eficaz de mejorar la salud cognitiva haciendo crecer literalmente la mente.

¿Podrá el ejercicio regular producir nuevas neuronas en el cerebro humano?

La neurogénesis es el proceso por el que se generan nuevas neuronas a partir de células madre neurales. Este proceso se da en el cerebro de los animales, pero no en el de los humanos. De hecho, se ha demostrado que después de nacer nuestros cerebros dejan de producir nuevas neuronas por completo, y esto puede ser algo bueno, porque un exceso de neurogénesis puede provocar la enfermedad de Alzheimer.

La neurogénesis se produce en una zona del cerebro llamada hipocampo, una zona implicada en el aprendizaje y la memoria. Curiosamente, se ha demostrado que el ejercicio aumenta la neurogénesis en animales (pero no en humanos). El problema de este hallazgo es que estos estudios suelen utilizar animales criados específicamente con fines de investigación que pueden tener antecedentes genéticos diferentes a los de las típicas mascotas domésticas o animales de granja que se encuentran en las granjas de todo el mundo; también suelen mantenerse en condiciones muy diferentes a las que se considerarían normales fuera de tales instalaciones; dicho esto, ¡todavía nos da razones para pensar que el ejercicio podría conducir directamente a una capacidad de aprendizaje más eficiente con el tiempo!

El hipocampo es una zona del cerebro esencial para el aprendizaje y la memoria.

El hipocampo es una zona del cerebro esencial para el aprendizaje y la memoria. El hipocampo está situado en el lóbulo temporal medio, que también alberga otras estructuras relacionadas con la navegación espacial, como el córtex entorrinal y el giro parahipocampal. Forma parte tanto del sistema límbico (considerado una estructura de apoyo para las emociones) como del diencéfalo (que incluye todas las estructuras que se sitúan por encima del cerebelo).

Un estudio reciente indica lo contrario, pero otras pruebas apoyan este concepto.

Aunque el estudio se llevó a cabo en ratones y no analizó el efecto del ejercicio en todo el cerebro o el cuerpo, sigue proporcionando información valiosa sobre el funcionamiento de nuestro cerebro. Es importante señalar que este estudio sólo analizó una zona muy específica del cerebro: el hipocampo. Estudios anteriores han demostrado que la actividad física puede aumentar las células madre neurales en otras zonas del cerebro.

Por ejemplo, un estudio descubrió que el ejercicio aeróbico regular aumenta las nuevas neuronas en regiones como el estriado (que está relacionado con las habilidades motoras), el córtex prefrontal (que está relacionado con la atención y la toma de decisiones) y el cerebelo (que está relacionado con el movimiento). Otro estudio demostró un aumento de la densidad de la materia blanca -un indicador de una función cerebral más saludable- tras sólo 20 minutos de ejercicio aeróbico tres veces por semana durante seis meses.

Aunque hay que seguir investigando antes de poder asegurar que la actividad física regenera realmente las neuronas, estas pruebas sugieren que tiene un efecto positivo en muchos aspectos de la salud cognitiva.

La actividad física puede mejorar la función cerebral.

En las últimas décadas, un gran número de investigaciones ha demostrado que la actividad física puede mejorar la función cerebral. El ejercicio puede ayudar a mejorar la memoria, el estado de ánimo y la salud mental en general. Así que si quieres ser más inteligente, ¡mueve el culo y haz ejercicio!

Conclusión

En definitiva, la actividad física puede mejorar la función cerebral. Sin embargo, no se trata de una píldora mágica: ¡hay que trabajar duro para obtener resultados! Pero no se preocupe por exagerar: cualquier cantidad de ejercicio regular es mejor que ninguna.

Deja un comentario